jueves, 30 de abril de 2015

LA MUERTE DE DIOS Y EL SUPERHOMBRE





   Escrito y video de  Luis Roca Jusmet


Nietzsche hace un diagnóstico interesante del presente, que es el suyo y el nuestro. Es el mundo moderno, el suyo, y el tardomoderno, el nuestro. Lo llama "La muerte de Dios" y la aparición del nihilismo. Muerte de Dios quiere decir que Europa se constituye sobre la base del cristianismo. El cristianismo es, de entrada, "platonismo para el pueblo". Es decir que lo mismo que decía Platón a un grupo selectos de griegos se lo dice Jesús a las masas. ¿ Qué les dice ? Este mundo no vale nada, este cuerpo no vale nada. Otro Mundo nos espera, una alma quiere liberarse. Ilusiones para negar la vida. Odio, resentimiento contra la vida. Después de Platón los valores negativo, serviles del judaismo,ra los valores afirmativos, aristocráticos, de los romanos. Pero el cristianismo añade nos actitudes nefastas que sirven precisamente para debilitar, para hacer sentirse mal a los fuertes, a lo que quieren vivir. Platón y el cristianismo imponen Valores ficticios : la Verdad, el Bien. La verdad no existe, todo son construcciones, ficciones. El Bien no existe: no hay hechos morales. Estas dos afirmaciones son el resultado de la filosofía moderna. Por un lado al transformarlo todo en contingente, por otro al separar las decisiones, las acciones, del conocimiento. Pero esta Voluntad de Verdad acaba cuestionando la propia Idea de Dios, de Bien o incluso se problematiza a sí misma y la Verdad como tal se cuestiona.

Siglo XIX, el siglo de Nietzsche. Todo parece derrumbarse. Nietzsche ya avisa: "vendrán guerras como no las habéis visto nunca". ¿ Buena noticia la Muerte de Dios? No, porque la Muerte de Dios no significa que deje de afirmarse Otro Mundo para afirmar este. Europa está tan acostumbrada a que el Sentido del Mundo es Trascendente que la Muerte de Dios lleva a la aparición del nihilismo. Nihilismo quiere decir que nada tiene sentido porque el sentido siempre lo entendíamos como algo que nos venía d euna Realidad superior. ¿ Cuales son las figuras del nihilismo ? Primero es el nihilismo trágico : el existencialismo, Cioran. Luego, como dice Nietzsche, el hombre se acaba adaptando al nihilismo. Lo estamos viviendo. El hombre-masa, el consumismo. Un nihilismo hedonista y teconológico. El hombre que se empequeñece, que no quiere intensidad, que no quiere dolor aunque tampoco experimente placer. Que no quiere intensidad. Hombre anestesiado.

Por otra parte a partir de la Revolución francesa, de la Ilustración se empiezan a instalar los valores plebeyos, igualitarios. Es una manera de negar lo que destaca, de imponer lo mediocre, de uniformizar. Igualar es nivelar desde lo más bajo. Aquí el Nietzsche aristocrático rechaza la democracia, el socialismo, todas las formas de igualdad.
 ¿ Estamos en el mundo nihilista e igualitario que anunciaba Nietzsche ?  ¿ Nos da Nietzsche claves interesantes para entendernos ? ¿ Desde qué perspectiva ? ¿ Nos vale su ontología del presente ? ¿ Hemos de hacer una lectura política de Nietzsche o es posible un Nietzsche antipolítico ?

 Pasemos al remedio.¿ Cual es el remedio que plantea Nietzsche ? Superar la negación de la voluntad ( el nihilismo) que ha generado el cristianismo ( voluntad de negación). Rechazar los dos e impulsar una voluntad afirmativa, un querer vivir que se justifica a sí mismo. La inmanencia de la vida, la vida que es capaz de asumir lo que tiene de trágico.
Nietzsche lleva lo moderno,la separación entre conocimento y acción hasta su radicalidad. No es el conocimiento el que determina la acción sino que es la acción la que determina el conocimiento. Así Nietzsche invierte el proceso : la actitud determina los valores y los valores determinan las creencias. Es decir, que cada cual tendrá la verdad que se merece por su carácter, que es en definitiva la fuerza o la delibilidad que lo constituye. Aquí hay una ambigüedad. ¿ que quiere decir lo que se merece ? Nietzsche juega con varios sentidos de la palabra verdad. Por una lado es una ficción que construimos para justificar unos valores. En su breve pero denso libro Verdad y mentira en sentido extramoral Nietzsche deja varias cosas claras. Que la verdad es un invento de la arrogancia humana. Que la experiencia está filtrada por un cuerpo biológico con un aparato sensorial limitado y parcial. Que cada sociedad se inventa un lenguaje y unas categorías a partir de la cuales iguala ( a través del concepto) lo que es desigual ( la individualidad de las cosas, los procesos, los hombres). Que lo que es verdad en cada sociedad depende de las relaciones de poder que se configuran en ella.
 El que los valores de cada cual sean afirmativos o negativos de la vida dependen de la perspectiva. Una es sana, fuerte, noble. Otra es débil, enferma, plebeya. Son respectivamente la perspectiva del pájaro y la perspectiva de la rana, el que mira desde arriba y el que mira desde abajo. Por otro lado hay una verdad fáctica, que es la de los procesos reales. Nietzsche también la contempla cuando habla de los que son capaces o no de soportar la verdad. El que tiene capacidad de soportar lo que pasa, lo que le pasa, lo que es, es el fuerte. El que se engaña, se autoengaña, monta ilusiones es el débil.
¿ Que son los valores para Nietzsche ? No es algo externo, ideal, objetivo. Los valores son aquello que generamos con nuestras propias actitudes, con nuestros propios hábitos. Pero esto solo ocurre con los fuertes, porque lo que hacen los débiles, los siervos lo que hacen es reaccionar, defenderse, delante de los fuertes. La formación de valores es por tanto concreta, vital, práctica. Nietzsche denuncia los valores cristianos : obediencia, pobreza, castidad, compasión, culpa. Valores de lo que no quieren vivir, de los que utilizan su propia energía vital envenenada por el odio y el resentimiento para negar la vida : la libertad, la riqueza, la sexualidad, el egoísmo, la inocencia.
¿ Cual es el remedio que propone para la doble enfermedad de Europa, el cristianismo y el nihilismo ? Lo que llama la transvaloración, la transmutación de todos los valores. Construye aquí un delirio en el que asume un papel profético-protagonista. Es el delirio del super-hombre. Aunque hagamos una lectura sosegada y consideremos el super-hombre como el hombre que se supera a sí mismo es un ideal tan utópico como indeseable. Lo es porque es totalmente elitista y porque se basa en una minoría selecta que domina a la mayoría. Aquí si que hay un cierre de filas de Nietzsche con la reacción burguesa y aristocrática contra los movimientos reivindicativos de la clase obrera.
Pero hay planteamientos que podemos asumir desde un ideal emancipatorio. Planteamientos éticos sin derivaciones políticas, de las que podemos prescindir. Pero planteamientos éticos que incluyan una moral, que Nietzsche siempre rechaza. Porque la moral introduce al otro, a los otros, en nuestro proyecto ético y esto es lo que Nietzsche niega. Lo que niega es, en definitiva, el respeto y el reconocimiento del otro. ¿ que hay entonces en su ética que sea asumible ? Es la apuesta por la vida con su aspecto trágico pero creativo. Se trata entonces de que cualquiera pueda jugar a este juego de crear sus propios valores. Cualquiera no quiere decir que deben hacerlo todos sino que pueden hacerlo todos. No caer en las ilusiones espiritualistas ni en el nihilismo. Construir un proyecto desde la vida. No buscar Otro Mundo sino otra vida. ¿ Cuales son estos valores ? Nunca lo dice explícitamente pero nos da pistas, en algunos textos, como el de "Las tres transformaciones". Convertirse en un camello, para ser resistente, para tener resilencia ( por utilizar un término actual) : "lo que no nos mata nos hace más fuertes". Ser un león, un hombre libre con criterio propio, con decisiones propias que no se somete a los otros. Y recuperar una cierta inocencia. La alegría de vivir. Por supuesto está más en la línea de Spinoza que de Schopenhauer. Hacer de la propia vida un experimento, algo interesante, esta es la propuesta de Nietzsche. ¿ Para todos ? No, para quien quiera.
 La pregunta sería si es posible situar la propuesta de Nietzsche en un proyecto emancipatorio para cualquiera o es necesriamente elitista, orientado a una minoría. Está claro que Nietzsche lo plantea en este último sentido pero pienso que podría plantearse en unos términos igualitarios. Su propuesta de afirmación trágica de la vida puede ir dirigida a cualquiera y la voluntad de poder no debe ser necesariamente entendida en términos de dominio sobre el otro.

2 comentarios:

  1. Lo que llama la atención del diagnóstico de Nietzsche es que poco tiene
    que ver lo que dice con lo que él vivió como persona. Cualquiera diría leyendo estas cosas
    que fue un libertino desaforado. Y la verdad que toda su vida fue bastante atormentada.

    La vida se niega a sí misma porque pasa y se acaba, no hace falta que venga ni Platón ni la Biblia a negarla.
    Muchas de estas afirmaciones de Nietzsche a veces me parecen muy poéticas, visionarias, literarias y tan bien dichas que a todos los que nos encantan la literatura y la filosofía nos encandilan, pero me pregunto hasta que punto no se le va la mano en la poesía y nos lleva a terrenos que están bien cmo construcción literaria pero no tan bien si nos ponemos a contrastar con lo que realmente supusieron por ejemplo la revolución francesa, la ilustración o la igualdad como un valor político y social frente a la sociedad estamental.

    ResponderEliminar
  2. Es que el mismo Nietzsche en algún momento plantea que él mismo utiliza el ideal ascético al servicio de su obra. Fué austero, casto. Su vida era una experiencia más interna que externa. se dedicaba a escribir más que a viviir en un sentido más directo. Pero tiene algo de estimulante, de lúcido que a mí por lo menos me atrapa. Un abrazo

    ResponderEliminar

Temas