lunes, 1 de febrero de 2016

LA CHINA Y NOSOTROS


Luis Roca Jusmet

 Titulo el artículo  La China y nosotros pero en realidad hablo de lo que significa China en mi propio imaginario. Pero cómo persona de izquierdas me gusta recoger lo que la cosas tienen de público y no de lo que tienen de privado. Lo común aquí es algo que tiene que ver con personas de entornos urbanos, de raíz cultural católica y miembros obligados de una sociedad capitalista relativamente consolidada. Personas que nacimos sobre los años 50 y a los que China llegó a nuestro imaginario por dos vías antagónicas. Por una parte por la influencia del movimiento contracultural de los “hippies” La fascinación por el Oriente mítico incluía el Tao Te King, el I Ching, el taoismo, el tai chi y la acupuntura. Y David Carradine con su kungfu nos ofrecía la imagen de un iniciado en los secretos de la sabiduría y de las artes marciales. Por otra parte teníamos, a través de Mayo del 68, la fascinación por el maoísmo y la revolución cultural como un mensaje renovado del hombre nuevo que alumbraría el comunismo.


Más tarde descubrimos los ilusorio de ambas expectativas. Ni había una vía iniciática para la espiritualidad verdadera ni tampoco un camino abierto para una sociedad de hombres libres e igualitarios. Nos desencantamos y esto estuvo bien porque las ilusiones nunca son buenas y siempre nos engañan.
Llega entonces el momento de valorar de una manera equilibrada, es decir desde la razón común que nos orienta en la búsqueda de la búsqueda de la felicidad personal y colectiva, lo que nos puede quedar como resto positivo de todas estas influencias. Porque lo contrario del encantamiento, que es el resentimiento de quién se ha sentido engañado, tampoco es bueno. No se trata de pasar del amor al odio sino de buscar que es lo nos queda de aprovechable de todo este imaginario confuso. Y yo, por supuesto, hago una valoración personal que interesa, repito, en lo que puede tener de común.
Empecemos por el maoísmo. Creo que fue el peor espejismo de los jóvenes decepcionados por el comunismo oficial que buscaban una izquierda real. Fue tan grave que transformó una pesadilla en un ideal y creo que hoy tenemos suficiente documentación cómo para afirmarlo y considerar que la época de la Revolución cultural fue la más nefasta de la China comunista. Porque los testimonio vivo de los que la padecieron,perfectamente contrastados, fueron escalofriantes. Igualmente considero el maoísmo europeo como una deriva dogmática y sectaria del peor izquierdismo. Los partidos maoístas que surgieron en Francia a raíz de mayo del 68 dilapidaron en gran parte toda la energía que puso en marcha el movimiento. Y ni Sartre, ni Althusser ni Foucault tuvieron la capacidad crítica para no dejarse seducir por esta ilusión. Sólo la autentica izquierda crítica como Cornelius Castoriadis en Francia ( o Manuel Sacristán en España) fueron capaz de distanciarse con nitidez de aquella moda izquierdista. En España el PC(i), la ORT, el MCE, diferentes versiones de la izquierda autoritaria, fueron sus frutos. Por lo tanto lo único aprovechable de esta influencia es la necesidad de potenciar una izquierda democrática y crítica que huya como de la peste tanto de los dogmatismos sectarios como del atractivos del exotismo ( que también tuvo su parte, y que surge siempre de un rechazo inmaduro de lo propio).
Tenemos el otro paquete, el de la cultura china tradicional, que es diferente porque pienso que hay aquí mucho de aprovechable y lo que hemos de hacer es filtrarla, depurarla de la ilusión pseudoespiritualista que acompañó la “contracultura hippie” y derivó en la New Age, tan sincrética como superficial. Lo que hay que hacer entonces es tratar de entender lo que nos pueden ofrecer de interesante estos aspectos de la cultura tradicional china. Pero para ello hay que entender que ni somos chinos ni nunca lo seremos y que nos podemos aproximar a esta riqueza cultural sin dejar de ser lo que somos ( y la racionalidad que tenemos) aunque abriéndonos a una manera radicalmente diferente de ver, entender y actuar en lo real. Esta doble actitud de respeto y de criterio tiene un exponente muy interesante en Joseph Needhman, un biólogo británico muy reconocido que además era católico y marxista. Su encuentro con la cultura china le conmocionó profundamente y se dedicó a escribir estudios muy rigurosos sobre la aportación de China a la historia de la ciencia, de los que existen muchas traducciones al castellano que recomiendo vivamente. Su punto de vista coincide con el de Jean François Belletier, sinólogo contemporáneo que tiene, que yo sepa, sólo traducido un pequeño libro que se llama Cuatro lecciones sobre Zhuan Zhi ( que es Chuang-Tsé, no lo olvidemos, ya que a muchos todavía nos suena esta antigua transcripción y no la actual, que es la PinYi). Y esta perspectiva es la de buscar una historia universal de la filosofía y de la ciencia y ver las aportaciones de la cultura tradicional china a este fondo común. Aquí hay una concepción amplia que nos permite acoger estas aportaciones en una historia universal de la filosofía y de la ciencia. La concepción de la ciencia es la de los razonamientos empíricamente contratados y la de la filosofía, y repito a Belletier porque me gusta su definición es la de “un hombre que piensa por sí mismo, consulta ante todo su propia experiencia, reflexiona también sobre lo que dicen los demás y hace un uso meditado del lenguaje”. La postura contraria la tiene otro sinólogo francés contemporáneo al anterior que se llama François Jullien, que entiende la sabiduría china a partir de la diferencia con nuestra manera de pensar. Para Jullien esta civilización se construye sobre bases totalmente diferentes de la nuestra, que no la podemos entender desde un fondo común y universal, y que lo único que podemos y debemos hacer es, sin dejar de ser quién somos, intentar entender lo que nos pueden aportar desde su concepción radicalmente diferente. Su planteamiento me parece muy interesante y muy dialéctico : partimos del Uno que somos, vamos hacia el Otro y volvemos después de la confrontación con el Otro. Para Jullien la filosofía y la política son inventos griegos que no comparte China y que los rechaza en el momento que le resulta posible ( en el primer caso) o ni siquiera contempla en el segundo. Si por filosofía entendemos el pensar sobre la Verdad, sobre el Bien y sobre el Ser, entonces China rechaza esta práctica. En algún momento es posible pero no la quiere. La vía es la del Sabio que no tiene ideas ( como se titula uno de sus libros). El sabio no se pronuncia, no se posiciona porque si lo hace se identifica con un punto de vista parcial, particular y pierde la visión global que le caracteriza. No es un modelo ni marca unas normas porque él mismo forma parte de la regulación natural de las cosas, de su transformación, él forma parte del proceso armónico y por lo tanto su presencia, su acción ya es transformadora. Jullien no sólo considera que esta es la actitud propia de los sabios taoístas sino también de los confucionistas, en concreto de Mencio, el seguidor más importante de Confucio, que es el que estudia a fondo. De la misma manera la política no existe en China porque no hay democracia, hay una jerarquía que es preciso mantener a través de una estrategia eficaz. Y aquí la palabra eficacia también quiere decir desarrollar el potencial de las cosas no adecuarse a unos objetivos planificados. Jullien propone una lectura interesante y veraz del pensamiento chino. El Sabio del que habla se corresponde perfectamente con el que nos ofrece el taoísmo. Pensemos que éste nace en la misma China de una manera tardía y tiene manifestaciones muy diversas. Los sabios fundadores de esta tradición siempre son considerados retroactivamente. 
  Lao tsé con el Tao te king y ChuanTsé ( Lao ¡zi y Zhuang Zhi) eran sabios que escribían pero con muy poca fe en la escritura, y quizás no fueron ellos sino sus discípulos los que lo hicieron. Poco de puede decir, poco se puede hablar, las cosas se manifiestan por sí mismas y se captan de manera directa, intuitiva. El Tao te king es un libro muy enigmático, del que son posibles múltiples lecturas, incluso la militar. Es un libro para leer como un poema, no para interpretar. Y de esta manera te llega de manera indirecta, intuitiva, más al corazón que a la cabeza. Luego apareció el taoísmo alquímico ( prácticas que sólo interesan al realmente iniciado porque más vale no hacer de aprendiz de brujo) y el religioso.

¿ Que podemos aprender del taoísmo ? Yo creo que la actitud serena, tranquila que desprende. El dejar que las cosas vayan madurando, no precipitarnos, no forzar, saber esperar, dejar que todo siga su curso natural. Vivir la vida como un proceso del que formamos parte, no como un proceso que hemos de controlar. Relajar la mente, salir del ego y de sus pasiones ( envidia, vanidad...). Todo esto, claro, de una manera relativa porque de lo contrario se convierte en un camino absoluto, el del Sabio que lo abandona todo. El YIng y el Yang como principios cosmológicos que no pertenecen propiamente a ninguna tradición específica pero que atraviesa todo el pensamiento chino y que mucho más tarde se integraría en lo que podríamos llamar una sabiduría ( ¿ o filosofía ? ) llamada neoconfucionismo  y que no sólo se formará a partir de estas nociones tradicionales junto al taoísmo y el confucionismo sino también con lo que será el tercer pilar, el budismo chan. Éste último será la versión china de una religión venida de la India que es el budismo y que surgirá de una tradición cultural diferente que es el hinduismo. Pero éste es otro tema. El confucionismo es una ética y una moral social que se dirige a los adultos y los jóvenes , que tienen unos deberes sociales, y el taoísmo se dirige a las personas ya mayores, que han cumplido con sus obligaciones y se retiran a una vida sencilla. Parémonos en la bella concepción de la vejez ésta que la presenta no como un retiro de la vida sino como un retiro a la vida, a la Naturaleza para acabar fundiéndote con ella. Por esto pienso que es un error presentar el taoísmo como una manera de vivir en sociedad porque esto nos llevaría al pasotismo. Y su derivación más perversa es intentar extraer del taoísmo formas directivas del nuevo ejecutivo postmoderno, como también se ha hecho ( por vía USA, claro, quizás los jóvenes “hippies” transformados con los años en hábiles gestores del capitalismo fluido. El confucionismo, que quizás la forma cultural más propia de la civilización tradicional china. Confucio ya no llega con la contracultura, por supuesto, porque es un sistema moral jerárquico basados en las convenciones, aquello contra lo que los “hippies” tanto lucharon. El gran admirador de Confucio en Europa, bastantes decenios antes, fue una bestia maldita : el poeta Ezra Pound. Confucio tampoco es un filósofo porque el no busca la Verdad sino que transmite la mítica Sabiduría de los Antiguos. Hay cosas de Confucio que no tiene sentido plantear hoy y si se hiciera sería desde una opción política ultraconservadora.La jerarquía Emperador/súbditos; Hombre/mujer ; Padres/hijos y toda ella enmarcada en una estructura jerárquica global de obediencia al superior. Olvidémonos del tema planteado en estos términos. Ahora bien, queda el tema de la autoridad y de su reconocimiento a través del respeto. Y queda ligado a esto lo que se llama la Teoría de los Nombres de Confucio. Con Confucio podríamos quizás recuperar una buena noción de respeto correspondiente a un determinado lugar simbólico siempre que el que ocupa el lugar cumpla con su función. El padre, la madre, el profesor, el adulto, una autoridad pública ocupan un lugar que merece un respeto pero siempre que su conducta sea acorde con lo que implica su función. Es decir que para Confucio si un gobernante, un directivo, un padre, un profesor, un juez o un policía merecen respeto es porque son lo que dice ser y son lo que dicen ser cuando están a la altura de lo que exige su posición. Sino el nombre es puramente formal y por tanto no puede exigir el respeto que como tal merece. Bueno, para las gentes de izquierda el tema del poder y de la autoridad es una cuestión compleja que hay que aclarar y podríamos leer críticamente lo que dice al respecto Confucio. También decía que todo ser humano por serlo merecía un respeto. Tanto él como Mencio resaltaban el sentimiento de humanidad ( que Jullien compara con Kant y yo compararía más bien con David Hume ). En todo caso está claro que hay también una igualdad democrática que es contrapuesta a la jerarquía de Confucio.Muy interesante es la concepción del carácter de Confucio como estructura sólida, centrada y basada en el esfuerzo, la paciencia y autodisciplina. También lo son sus comentarios al Yi king ( o I Ching )o Libro de los Cambios. Recomiendo vivamente el ejercicio de hacer una consulta una vez tomada una decisión porque funciona siempre lo que podemos llamar el azar objetivo. Esto quiere decir que aunque la figura que sale es casual ( no creo en la sincronicidad de la que hablaba Jung) siempre es un comentario sabio que uno acaba relacionando con sus propias intuiciones y expectativas, por lo cual siempre surge una reflexión provechosa. La idea china de la realidad como proceso, como transformación, como unidad de contrario es muy sugerente.
 Saliendo del tema de la sabiduría hay otras cuestiones interesantes como todo lo que forma parte de la Medcinia tradicional china. La verdad es que es un campo apasionante, que conozco. El mejor libro traducido para hacerlo es, por lo que sé, Medicina china. Una trama sin tejedor de Ted J.Kaptchuk. En todo caso vale la pena recordar el buen pragmatismo chino de los tiempos en que existía una sanidad pública en la que los médicos, algunos tradicionales y otros científicos, convivían perfectamente porque cada cual sabía las dolencias que les correspondían desde un sentido común.o laterlamente. hice un curso sobre la teoría y he sido paciente de una de sus ramas, la acupuntura. Pero lo que sí he practicado es chi kung, que vienen a se runos ejercicios que combinan concentración, respiración y unos movimientos precisos que deben hacerse de manera consciente y relajada.
 Luego están las artes marciales internas y externas.De las últimas he practicado algo de dos estilos que son el Wing Chun y el Choy Li Fut.  Para mí son estilos que superan por su eficacia y complejidad a otros más conocidos como el karate o el taekwondo. Lo que he practicado más son las artes marciales internas, como el tai chi chian y el i chuan, sobre todo el primero.  El Taijiquan ( nombre actualizado) es una disciplina de salud y marcial muy completa e integral para el trabajo corporal entendido de manera integral, entendiendo la mente como algo conectado con el resto del cuerpo. Lo que puedo decir es que es muy aconsejable como ayuda para calmar la mente y tranquilizarnos y centrarnos. Nos enseña a ser una cabeza en un cuerpo más que una cabeza transportada por un cuerpo. Pero olvidemos de pseudomisticismos que no tienen nada que ver con estas disciplinas y que engaña quien las ofrece de esta manera. Y la acupuntura hay que situarla en el contexto de la Medicina Tradicional China y el diálogo de paradigmas con la Medicina científica. 
 Bien, aquí acaban mis reflexiones. Los límites para trabajar los textos ya vienen del idioma chino,También hay otro tipo de libros como el de Rafael Poch La actualidad de la China  que nos permiten ver a través de su lectura que es lo que queda en la China real de todo este imaginario. Todo esto lo podemos hacer, como quien dice, sin salir de casa. Leer a los clásicos chinos ( y también su extraordinaria poesía) en libros bien traducidos, Ir al acupuntor, practicar tai chi, chi kung o kung fu ( que es el nombre que también se le da  cualquiera de los estilos marciales) e irse a comer a un buen restaurante chino. Ventajas d ela globalización.

1 comentario:

  1. Per fi t'has relaxat en els darrers articles amb aquest, per a mi no es pot saber res que no siga d'un mateix, tot i que som el Tot i el no-res, i clar que crec no en la sicronicitat, sinó en una infinitud de succesos que ni els déus em deixen escriure ni jo mateix escriuria mai, no perquè no poguera, sinó perquè ni em deixen i si els transgredira o moriria o em prendrien per boig o un xaró, però dir-te que només es pot escriure d'un mateix amb garanties de veritat si és que existeix aquest concepte, que no és l'important sinó la intenció del discurs, i creu-me, la meua és positiva, bona, constructiva, oïdora, dialogant, d'alumne i mestre, en una contradiccó paradoxal que fa que el lloc no estiga definit, i per aclarir aquest tema et posaré un xicotet poema que vaig escriure fa uns deu anys en què ja em veia, d'un costat i d'un altre amenaçat amb el castrador símbol, doncs és quan tenim el símbol que matem l'essència, ací te'l deixe amb la intenció de que penses que un filòsof, i tu ho saps, pren un camí cap a una altra porta quan deixa d'atrapar el símbol i el deixa fluir, tot i que també ha de menjar, lògicament, però si Déu vol ho aconsegueix, digues-li "Déu proveeix" o el mateix miracle de l'existència, ací te'l deixe esperant que els déus no em castiguen per haver-me expressat fa dues línies d'aquesta manera+, a més per a que ens sentim còmplices per primera vegada, vistes les diferències que ens separen, que són com el pa que ens serveix per a menjar i viure:

    Desig o ganes de viure
    Els faxendes em pensen roig,
    els rojos faxenda,
    els sociates filo-capitoste,
    i els filo-capitostes sociata.
    Els homo em pensen homòfob,
    els búfals una marieta,
    l'enveja em diu “masclista”,
    la mala "òstia" mari-progre,
    els abanderats pensen
    que aguante l'espelma del seu rival,
    els pocs homes justos es fan creus,
    pensen: _aquest s'estavella
    de tan i tan sincer.
    I jo faig el meu camí
    doncs no sóc ni just ni sant
    però em cal el discurs i el cant
    sense ficar-me amb ningú.
    Ni m'hi fique ni convenç.
    Quan em demanen sempre hi sóc,
    tot i que després em pengen.
    Però jo trec el coll de la samuga
    i dic sempre com Brassens:
    “A la gent no li agrada què
    cadascun tinga la seua fe”,
    però jo seguisc el meu camí
    tot i que la gent no li agrade
    que vaja per la via com un solitari.
    I tot i què sé que si el règim canvia
    seré el primer a pujar al bagó
    del gas i de la crucifixió,
    doncs algú ja em diu tebi,
    i així no veig cap altra solució
    que viure com sé i desitge,
    i seguisc parlant, escric i visc
    com si la llibertat hi existira.

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANÁLISIS POLÍTICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CAPITALISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET CLEMËNT ROSSET. COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO LASURDO. DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO COLINA FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOIS JULLIEN: FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER GUY STANFING HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEANNE CARLIER JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE MARIA ÁLVAREZ JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN ARROYO JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL CANDEL MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET OTOÑO PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERSONALIDAD PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO RODRIGUEZ ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA T TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEMPERAMENTO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN