viernes, 29 de enero de 2016

ESTADO DE DERECHO O ESTADO DEL CAPITAL

luis roca jusmet bilaketarekin bat datozen irudiak

Escrito por Luis Roca Jusmet

 Con el tiempo me he vuelto conservador, lo acepto. De joven trotskista he pasado a viejo socialdemócrata, afortunadamente. No es la conversión ideológica de los que pasan del sueño izquierdista a la ilusión nacionalista o a la idealización liberal. Es simplemente el pasar del idealismo al ideal. Idealismo quiere decir identificarse con un ideal y confundir la realidad con los deseos y los movimientos reales de la sociedad con la acción voluntaristas de unos pocos. Freud ya nos habló de la ilusión como la proyección de un deseo. Lenin ya dió esta definición de izquierdismo como enfermedad infantil del comunismo. El idealismo es muy peligroso porque los idealistas solamente ven su ideal: son capaces de morir o de matar por él, en los casos más extremos. Ya nos avisó Kant de este peligro : defiende lo que creas justo pero no pienses nunca en el otro como un medio para satisfacer tu ideal moral.
 El que tiene un ideal no deber ser una encarnación del ideal, no debe identificarse totalmente con él. No hacerlo  le previene del dogmatismo y del sectarismo. Tiene una visión más amplia, porque sabe que su ideal es relativo, no absoluto. Y porque su ideal político forma parte de un conjunto de ideales éticos y morales. Sabe de las limitaciones de lo humano y que ninguna ideología previene contra ellas. Una ideología no te hace mejor y menos un fanatismo, que es donde acaba conduciendo el idealismo. No me gustan los santos y no soy un héroe, aunque a veces quizás hagan falta. Como a veces puede hacer falta arriesgar lo imposible, como dice Zizek. Lo hizo Lenin. Habrá que valorar históricamente, con más distancia, si fue la mejor opción. En todo caso condujo al totalitarismo estalinista. Quizás era inevitable o quizás no. También Gandhi apostó por lo imposible y también la historia tendrá que explicar como su desobediencia civil y su pacifismo acabó generando tanta violencia : la participación entre India y Pakistán, Bangladesh. En todo caso el precio por arriesgar lo imposible es siempre alto. Hay que valorar si la situación es tan desesperada y si en este caso merece la pena. Pero sin idealizar. La idealización del maoísmo fue uno los delirios de los jóvenes izquierdistas post-mayo 68.
 La cuestión es que, madurando he dejado de ser un idealista sin convertirme en un cínico. Poco a poco me he ido decantando hacia la socialdemocracia, como la mejor opción para España y Europa. Me parece la mejor articulación de la tradición republicana, liberal y socialista. Otra cosa es si los viejos partidos socialdemócratas están a la altura. y en nuestro país si lo está el PSOE. Siempre pensé que no y mis simpatías se dirigían más hacia Izquierda Unida, a pesar de mis reticencias hacia el PCE. Pero el problema se complica en Cataluña. EUiA, versión catalana de IU, han sido siempre un apéndice de ICV y han compartido con este último su deriva nacionalista. por esto me he ido desmarcando de ambos. Cuando apareció Podemos me pareció que podía ser una alternativa renovadora de la socialdemocracia, con un funcionamiento más participativo. Pero me equivoqué, tanto en estas expectativas como en las de que pudiera crear en Cataluña una alternativa de izquierda no nacionalista. Todo esto me ha conducido al PSC, que me parece la única opción catalana desde una izquierda federalista. Los nacionalistas se fueron del PSC y espero que la mayoría de arribistas y oportunistas también, como suele ocurrir cuando se atraviesa el desierto. El PSC está en una etapa abierta en la que quiero participar. Aunque reconozco que no comulgo con la idea catalanista de Miquel iceta. El catalanismo estaba bien cuando la lengua catalana estaba reprimida y las instituciones anuladas, pero no ahora que están normalizadas. No comparto tampoco el blindaje que quieren hacer de la inmersión lingüística. Es algo a cuestionar y a debatir.

 En todo caso lo que me parece que se está jugando en Europa es si se consolida o no una Europa del capital. Como Arrighi argumentó la característica básica del capitalismo es que el estado está al servicio del gran capital. Frente a esto solo podemos contraponer un Estado de derecho para todos los ciudadanos en un proyecto de un Confederación europea de Estados europeos. Pero no de una Europa de las naciones, que lo que haría sería disgregar más a los ya debilitados estados, que debe reforzar su papel político frente a los poderes económicos y consolidarse como estados de derecho que sean capaces de garantizar los derechos individuales, políticos y sociales. El proyecto de la izquierda no debe ser el de los nacionalismos, sino el de avanzar hacia una sociedad democrática y justa en el complicado mundo de la economía-mundo capitalista. Para ello habría que reformar la gran tríada de las instituciones económicas internacionales ( BM,FMI,OMC), que hasta ahora han estado al servicio de la lógica capitalista. Y democratizar más la ONU. ¿ Anticapitalismo ? Como se quiera llamar. Las palabras ya no me seducen. Se trata de un poder político que regule el económico, no de acabar con la economía del mercado. Introduciendo, por supuesto, unos límites no solo para limitar la desigualdad sino también para hacer que la economía sea ecológicamente sostenible. 
¿ Democracia real ?  Soy partidario de la democracia liberal pero hay que introducir medidas para democratizar los partidos, para controlar los gobernantes... Luchar contra la corrupción, por supuesto, pero sabiendo que no hay ideologías inmunes : todos los partidos que tocan poder se llenan de arribistas y oportunistas. La ética es tan importante como la política. 
 Resumiendo: creo que hemos de asumir un compromiso ético para mejorar las cosas, cada uno desde nuestro lugar. Creo también que hay que asumir posiciones políticas positivistas y realistas para frenar la lógica devastadora de un capitalismo salvaje. Hay que defender una sociedad mínimamente justa y protegernos a nosotros mismos y al planeta de un crecimiento sin límites. No es mucho pero tampoco es poco. Las utopías han producido pesadillas y los idealistas verdugos e inquisidores. No soy ni un santo ni un héroe. Ni quiero serlo. Intento únicamente equilibrar mi egoísmo, que quiere decir preocuparme y ocuparme de mí mismo, con un altruismo hacia las personas que quiero, pero también hacia el conjunto de la humanidad. Y por supuesto defender una sociedad imperfecta, pero mínimamente justa y democrática. Una socialdemocracia renovada, con un fuerte componente ecologista y con dirigentes competentes con un fuerte compromiso ético es para mí la mejor alternativa, por lo menos para España y Europa.

3 comentarios:

  1. Sí, efectivament, compartisc amb tu gairebé tot el que has dit, jo diria que la immersió lingüística, sent com és per a un subjecte del llenguatge la seua llengua, la seua religió, és fonamental, no a una Europa de les nacions però jo sí que estic d'acord amb una Europa del símptoma, de cada símptoma, i quan la convivència s'ha de fer hem de tenir en comptes allò col·lectiu, tu pots arribar a imaginar-te que l'ascensió de la violència familiar i social d'abans de la Guerra Civil espanyola va influir en molta gran mesura la manca d'una normalitat lingüística, ho dic per experiència, jo no parle per haver llegit molt ni poc, sinó pel que amb el meu anàlisi vaig descobrint, que segueix una volta finalitzat, i és la violència lingüístico-religiosa la que Europa, no guarida encara per la purament lingüística s'ha d'enfrontar amb una religió, la musulmana que no ha passat per un procés dialèctic tal com ho ha pogut, en certa manera fer-ho la cristiana.
    Però cadascun pensa d'una manera i eixa és la gran grandíssima grandesa de l'Home, que podem arribar a acords sense ni tans sols parlar, només amb mirar-nos a la cara i estimar-nos, espere que la transició espanyola, que jo vinc proclamant de fa un temps ençà, trobe els camins adients, jo m'atreviria a fer una coalició entre els quatre partits i algun partit nacionalista català, valencià, gallec i basc, però això ja és massa demanar a aquesta joventut, que pel que es veu no serà capaç de repetir la gran obra d'art que va suposar la I Transició espanyola, però sí que espere una aliança entre el PSOE i el PP si més no amb aquests dos, i pose el primer com a primer, perquè ha de ser el PSOE qui faça el trencament amb la centralització que va fer el PP i amb aquesta descentralització nova i lingüística la reforma de la Constitució. Però ja et dic, jo no sóc ningú i és cosa de parlar, condescendir, cedir, i arribar a un acord, a mi també m'atrau la socialdemocràcia, crec que és el millor sistema i que si es posa les piles pot intenrvenir en la des-mercantilitzció del subjecte, típica d'un estat del capital, i la tornada de la cultura com a eix fonamental de l'Ésser Huma, tot i que no m'agrada el seu maniqueïsme en contra del baró, o de la posició dels barons, el 20 % de la població.
    Quin exemple estem donant a les noves generacions que hui, per exemple al prefaci dels "Goya" no parlaven més que del "Armani", del "Loewe" dels vestits dels actors, només caldrà que en el parlament es parle de la llei de l'asterseif de l'afaitat com a primer ordre del dia, em recorda molt a l'època de la Preguerra, on la frivolitat de la cultura, que ja no n'hi ha, convivia amb manifestacions al carrer de tot tipus i entranyabilitzades i violentes, espere que sapiem evitar el que temps abans va ser inevitable.
    I compartisc absolutament la teua conclusió, ni som sants ni herois, i hem de comprometre'ns en una tornada a veure l'Home, el baró i les dones com subjectes, a respectar el planeta, i a fer excercicis d'espiritualitat, vinguen de l'opció que vinguen, si la filosofia pren el valor que li correspon ja seran benvinguts, i a pensar que el bé comú comença per l'individual, "Jo sóc el món, sense ser més que un gra d'arena dins de la Immensitat". No hem de desdenyar la imperfecció, xarop contra els idealismes, però com tu bé dius mínimament justa i democràtica, per Espanya i per a Europa i perquè no? per al món, tots anem al mateix vaixell, però sense oblidar-nos, com tu has dit, que no hem de demanar res a l'"altre" sinó a nosaltres mateixos, jo sé, perquè ho sé i cada vegada ho tinc més clar, que si no hi ha gaudi, ideal, com en un miracle d'una màtrix on tots hi existim junts, el que creem per a nosaltres es fa cap enfora, de cada un dels que creen altres coses, perquè al cap i a la fi, la veritat no és l'important del discurs sinó la seua intenció.

    Vicent

    ResponderEliminar
  2. Luis, después de leerte sólo me viene una sugerencia. Si quieres mejorar el control de los partidos y los gobernantes, si crees en la posibilidad de mantener el libre mercado mediante fórmulas ecológicamente sostenibles, te veo participando en el proceso constituyente que está empezando en Catalunya. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido "compartir", dime tu nombre por favor. me gusta saber con quien hablo, colega. No participaré en nada y si alguna vez lo hago será en la política real, no virtual. Un abrazo

      Eliminar

Temas