jueves, 15 de mayo de 2014

CIBERSEXO, SEXUALIDAD Y EROTISMO



 







 
Escrito por Luis Roca Jusmet

El otro día apareció en la revista dominical de "El País" un artículo titulado "Enganchados al porno on-line". Algunos elementos me llaman la atención y me llevan a una reflexión crítica.
 La primera es considerar a los adictos al cibersexo como un trastorno de la disfunción sexual. O bien esperar que se incluya en el DSM-V como trastorno hipersexual. El razonamiento psiquiátrico esel imperante y es más ideológico que científico. La psiquiatría es una técnica, no una ciencia y sus bases son ideológicas.Sirve, básicamente para no entender nada de problemáticas como el cibersexo.
 El cibersexo podemos definirlo como el consumo de sexo a través de la tecnología informática. El cibersexo puede ser o no ser una adicción. Tener dependencia no es una adicción porque todo el mundo depende de lo que le gusta. Adicción es cuando una práctica nos domina y nos provoca una relación compulsiva y necesaria.La adicción quiere decir pasat de algo que es contingente a algo que es necesario. Para entender el cibersexo hay que tratarlo desde aspectos sociológicos y psicológicos.
 Un aspecto sociológico  importante es el dominio progresivo de la cultura del nihilismo consumista y teconológico.El cibersexo forma parte de este consumo tecnológico.
 Existe también la cuestión de las adicciones, que se corresponde con lo que el psicoanalista italino Massimo Recalcatti denomina "la clínica del vacío" frente a la "clínica de la falta" de las neurosis. En la  clínica de la falta el conflicto es en relación al Otro y la sexualidad es en relación con el Otro. En las adicciones el partenaire es el objeto adictivo, con el que se intenta tapar el vacío. Esta sexualidad es masturbatoria por definición y se sustenta en la imagen que excita, no en el cuerpo del otro. Es más visual que táctil y sigue el recorrido de la pornografía en revistas-fotos, en el cine, en el vídeo y finalmente en Internet, que es rápido y accesible con absoluta facilidad.

 Otra cuestión es la invención de la sexualidad en la sociedad occidental, de la que ha hablado de manera muy lúcida Foucault. Nos explica que frente al arte erótico oriental que trata sobre técnicas para intensificar el placer sexual tenemos la ciencia sexual. La ciencia transforma el sexo en un objeto de saber y de constitución de la identidad. la sexualidad es a la vez una forma de subjetividad y un objeto de estudio. Se inicia con el cristianismo, que problematiza la sexualidad, que se transforma en algo obsesivo. En la época moderna continua con el psicoanálisis y su planteamiento del deseo como el elemento secreto y determinante de la psicología humana.
  Pero quizás hay otra pregunta, que es la que Arnold I. Davidson considera que es la que se hace Foucault y no acaba nunca de responder : ¿ Qué es el placer del sexo, que es lo que nos hacer? Porque hay algo enigmático en el sexo que nos atrapa. Quizás uno de los maestro de Foucault, nos pueda ayudar :
 "No me inclino a pensar que lo esencial en este mundo sea la voluptuosidad. El hombre no está limitado al órgano del goce sexual. Pero este inconfesable órgano le enseña muchas un secreto. Puesto que el goce depende de la perspectiva deletérea que se abre al espíritu, es probabale que hagamos trampas y que intentemos acceder al goce acercándonos lo menos posible al horror. las imágenes que excitan el deseo o rpovocan el espasmo final suelen ser turbias, equívocas : si apuntan al horror o a la muerte siempre es de manera taimada. Incluso en la perspectiva de Sade, la muerte se desvía hacia el otro, y el otro es el principio de una expresión deliciosa de la vida..."
 Las palabras no expresan nada demasiado claro pero sugieren. El erotismo es sugerencia y la pornografía es la tumba de la sugerencia. Lo que se muestra es pura mecánica. Esto es lo que  me parece, en general, la pornografía: visibilidad y mecánica. Pero el cibersexo es más que esto, el cibersexo, en su lógica adictiva, se convierte en la negación del erotismo y quizás, al final, de la propia sexualidad, que se convierte así en una mecánica masturbatoria y compulsiva, en el goce del idiota.

10 comentarios:

  1. Precisamente tengo a mi lado el tomo Estética, E´tica y hermenéutica en el que aparece un artículo de Foucault que acabo de leer "Sexualidad y poder" . Expone detenidamente esas diferencias entre oriente y occidente que señalas en tu artículo, Es muy profundo y bien visto eso del nacimiento del poder pastoral con el cristianismo, el poder sobre las conciencias y concretamente sobre la sexualidad y su ejercicio. Que duda cabe que dominando y prohibiendo su ejercicio se domina muy bien a la persona por así decir desde su propio interior. Foucault no habla de ello, pero que es bien palpable en nuestra cultura hispánica tan marcada por el catolicismo vieja escuela, como pecado, pecador, moral...en la cultura popular, en el inconsciente de este país se asocia siempre con sexo. Cuando la lista de pecados, inmoralidades es bastante más amplia y desde luego se dejan de lado en esa mentalidad que nos han inculcado popularmente acciones que sí hacen daño a los demás gravemente. Pero nadie asocia pecado o moral con llevarse el dinero público, por poner un ejemplo.

    Y sobre el poder pastoral, el control de la sexualidad de la gente he leído testimonios de personas, tanto hombres como mujeres que sufireron el mismo poder pastoral exagerado que yo y eso sí que es un museo de los horrores. Me río yo de las imágenes turbias y equívocas que citas....lo que se puede obsesionar la gente, en lo que yo sé, sobre todo hombres con este tema y las chifladuras que se pueden llegar a hacer por controlar las vidas ajenas o por el hecho de ser controlado.

    Si Foucault hubiera conocido directamente determinadas experiencias en instituciones católicas no sé lo que hubiera dicho. Algo sabía, pero no todo. Más que nada por la fachada de todo lo contrario que a veces se da en esos lugares...

    http://sinmiedoalopusdei.blogspot.com.es/2007/07/sexo-en-el-opus-teora-y-prctica.html

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón en lo que dices, Ana, El sexo como obsesión lo crea el cristianismo en Europa ( esto lo vio bien Foucault) y en instituciones como el Opus se ve claramente sus efectos nefastos : neurosis y perversiones por la represión, hipocresia... La cara y la cruz de la misma moneda, el cibersexo es o¡tra manera de vivirlo de manera compulsiva.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Más allá de las consideraciones en las que coincido una reflexión sobre aquello que lo convertimos en síntoma me parece interesante. Hoy es demasiado fácil convertirlo todo en un trastorno en una patología que provoca un efecto perverso porque estigmatiza lo social como elemento de moralina y permite valorar aquello que la cultura produce y mercantiliza para luego que resulte un objeto de consumo y así el objeto se ofrece como producto para que psicólogos y psiquiatras lo conviertan con su mirada en una forma de hablar de las enfermedades sociales.. coincido sin embargo en esa culpabilización de los deseos y la represión de los mismos por la tradición judeocristiana y el negocio entorno a todo eso... lo que no tengo tan claro es si Foucault consideraría eso como una forma de poder y de mercancía al servicio de algo o alguien ...
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Como en otras ocasiones coincidimos en muchas percpeciones y análisis. Pienso que Foucault hace un estudio muy preciso que este tipo de relaciones de poder, en las que siempre alguién ejerce el dominio, aunque llo que importa no es tanto el individuo que lo hace sino la estructura que lo permite.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola de nuevo Luís,

    Presté mucha atención al artículo del País que citas, también. Lo he leído con muchísima atención y de su lectura y del análisis de las confesiones he extraído varías respuestas y varios interrogantes.

    La primera, por orden de lectura del artículo, es la siguiente. ¿Hasta qué punto esa "adicción" es producto de unos sucesos que marcarían profundamente la adolescencia? En las diversas historias-confesiones giran en torno a la promiscuidad de bien joven o en su contrario, es decir, a una falta, escasez de relaciones sexuales normales. Así, por ejemplo, se dan los casos de Manu, el exitoso abogado promiscuo y a su contrario Andy cuya historia está sumida en el problema de la penetración -no puede-, el problema de la impotencia sexual hasta una crisis espiritual más profunda que le llevan a pasar por el sacerdocio, el lupanar y al matrimonio. Estos ejemplos, me llevan a pensar que las experiencias juveniles marcan de manera clara nuestra manera de entender el sexo en toda su totalidad: su sobreabundancia o su carencia, su manera de afrontarlos y de actuar.

    Pero el tema que más me interesa es el de la ansiedad. Lo que quiero destacar en esta reflexión es la relación de la ansiedad con la búsqueda del placer, con el goce, con la compulsividad, con la impulsividad, con la abstracción del presente -es decir, como una forma de "escaparse", como confiesa uno de los entrevistados-, con la búsqueda de la emoción, de la sexualidad al límite, y que acaba en la consideración de <>...

    Con esta concatenación de ideas y su relación quiero poner en énfasis la estrecha y intrínseca relación que a mi modo de entender se establece entre la ansiedad, como factor psicológico, y la personalidad. Y que no es disyuntiva si no una conectiva.

    Pienso que reducir el goce sexual masturbatorio y con ello al cibersexo, que a mi modo de entender sólo se convierte en una herramienta más al servicio del placer, a una práctica mecánica, compulsa y negadora de la propia sexualidad es erróneo cuando menos que limitador en torno a la gran pregunta que nos hacemos todos nosotros, pues aquí de lo que se trata aquí es de dislumbrar lo que apunta Foucault a través de Arnold I Davidson: "¿Qué es el placer del sexo?

    Sexo-Personalidad. Tomando la práctica del sexo como una práctica reproductiva no podemos negar su vital importancia como función que permite la conservación y aumento de la especia humana. El sexo sería, como reproducción, una de las funciones más importantes que lleva a cabo un ser humano entre otras como pueden ser el alimentarse, etc. De esto no cabe la menor duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi modo de ver no existe una sexualidad natural. En cuanto nos socializamos, a través de la ley y del lenguaje, la sexualidad se convierte en una pulsión ciega que ligamos a una fantasía. Pero me parece importante mantener algo de misterio en el sexo y al mismo tiempo mantener la relación con el cuerpo y no reducirlo a una excitación imaginaria. Por lo menos no solo esto. Yo no tengo nada contra la masturbación ni contra las estímyulaciones a partir d eimágenes pero me parecen pobres. Digo que es negadora de una sexualidad más satusfactoria si es una vía compulsiva. En cuanto a la configuración de la sexualidad seguramente "la elección sexual" como dice Freud se hace a muy corta edad y luego, en la adolescencia, es cuanto se aacaba de estructurar. La ansidedad es un signo de la época y todas las adicciones son maneras de calmar la ansidedad, por lo menos en parte.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Y como sabemos el sexo también está unido al placer sexual. Es decir, el sexo es una de las funciones biológicas más importantes que configuran a un ser humano.

    Pero no sólo en su función reproductiva si no es su faceta del placer -no hace falta apuntar aquí la reflexión freudiana en torno al placer-.
    El sexo, en todas sus variantes, es una función y es una pasión. Función y pasión.

    Lo que quiero señalar en este breve comentario en adelante es, como he dicho más arriba, la intrínseca relación entre sexo y personalidad.

    Y dejando abiertas un sinfín de preguntas: ¿Por qué algunos "adicto" perciben el sexo, el cibersexo en concreto, como una "caza en busca de emoción"? ¿Por qué ese exceso -aquí con este término estoy apuntado a Bataille- que une -para bien o para mal-, significa para éstos un "abstraerse del presente", un "escaparse", una búsqueda de emoción "al límite" que enlaza con, y aquí aparece una confesión para mí sumamente importante, una <>?

    A mi modo de entender, el sexo y en concreto el cibersexo, una más de sus variantes, es una función y una afección estrechamente relacionada con una forma de vida, con una personalidad, en definitiva, con una idiosincrasia. Así pues, el cibersexo es ni más ni menos que otra herramienta más que refleja y plasma un modo concreto como se conciben las relaciones sexuales hoy en día - y aquí podríamos entrar en un debate sociológico, que no es mi caso en estar reflexión-. Pero, a mi modo de ver, no es sólo es algo mecánico y compulsivo, si no, por el contrario, una expresión más, un modo de experimentar más, un modo de más en la que nuestros deseos se expresan. Sea para escaparse de una realidad como expresión de una sexualidad-personalidad compleja del ser humano.

    Entonces, ¿Por qué esa necesidad emocional que no física del sexo? En mi respuesta vuelvo al principio: Quizás, producto de unos acontecimientos, una realidad concreta ausente o presente, en la juventud que marca la personalidad sexual del individuo en su madurez sexual; quizás, una forma de escaparse de la realidad, una forma de evasión; quizás, una forma compulsiva e instintiva de desahogar unas energías que no encuentran o no saben encontrar otros medios para ¿sublimarse? o ¿derrocharse??; quizás, y en el fondo de la cuestión, y la que entraña más complejidad: quizás, una forma de expresarse, de afirmarse, de ser en el mundo. Una forma auto-consciente de ser algo, una expresión, ingenuamente, genuina -atribuible al ello, al yo o al superyo, cualquiera a la que nosotros podamos atribuir-, pero que en el fondo no deja de ser ni más ni menos que la expresión más volitiva. Y entonces nos preguntaremos, ¿Hasta rozar el límite?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. L que dices es interesante. Señalo dos problemas. Para Foucault es el cristianismo el que ha ligado el tema de la identiad con la sexualidad y él considera que el psicoanálisis mantiene esta ilusión. Publicaré pronto un resumen de un seminario que dió Foucualt con Richard Sennett a principios de los ochenta sobre el tema. Respecto a la sexualidad y la reproducción está claro que el proceso civillizatorio, para bien o para mal, cada vez los desliga más.

      Eliminar
  7. En este sentido, no hablo de la práctica clínica de "lo que falta", si no que trato de poner de relieve "lo que se expresa", -"Se" como pronombre personal-. No El Qué si no Un Se. En esa dicotomía presto especial análisis al "se" como fundamento de una analítica.

    ResponderEliminar
  8. Un apunte más tras releer mi texto y que en la publicación no está por motivos tecnológicos. Lo que escribo entre <> es la palabra personalidad límite.

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN