domingo, 20 de abril de 2014

¿ PARA QUÉ UN DICCIONARIO DE SOCIOLOGÍA ?


 

Reseña

50 sociólogos esenciales. Los teóricos formativos

John Scott ( editor )

( Traducción de María Elena Fernández-Miranda-Cano )

Madrid : Cátedra, 2013


¿ Un diccionario de los 50 sociólogos esenciales escrito por especialistas de cada uno de ellos ? En principio nada que decir. Pero solo en principio. Veamos las pegas. La primera es que no son todos sociólogos, la segunda y más importante es que no veo demasiado claro porque estos sociólogos no pasan de mediados del siglo XX.
De todas maneras habría que preguntarse a quien va dirigido el diccionario. No a los sociólogos, que se supone que conocen más a fondo a los que aparecen. Quizás a los estudiantes de sociología y, más ampliamente al público culto. Pero en este caso los inconvenientes se refuerzan. La verdad es que aparecen sociólogos, filósofos, psicoanalistas y antropólogos. Esta mezcla no la veo tanto como una amplitud de miras que como de un eclecticismo que favorece la confusión. Esto en doble sentido : por una parte por incorporar a pensadores como Freud, Saussure, Gramsci o Lukás. Por otra porque incluye a varios representantes de lo que se ha llamado antropología cultural. Podemos discutir, como apuntaba Wallerstein, si la separación entre la sociología y la antropología responde a criterios científicos o solo ideológicos o académicos. Pero son dos disciplinas con una historia diferente.
Pero la cuestión realmente importante es porqué no incluir a los sociólogos posteriores, muchos de ellos más reconocidos que algunos de los que aparecen en el libro. Me refiero, por ejemplo, a la tradición francesa, que ha generado sociólogos tan potentes como Pierre Bordieu o Jean-Claude Passeron. O a la sociología histórica que tienen como representantes a científicos sociales tan importantes como Charles Tilly o Immanuel Wallerstein. O a sociólogos que han dado elementos claves para entender la sociedad contemporánea como Zygmund Baumann o Richard Sennett.
Hay una discusión también de fondo que es la de analizar si los diccionarios sirven realmente como una caja de instrumentos. Como dice el libro en su presentación los sociólogos se sitúan todos en su contexto, lo cual está muy bien. Pero no hay un contexto global en el que situarlos a todos. Esto, evidentemente, es imposible en un diccionario. Por esta misma razón cuestiono los diccionarios de este tipo. Aparecen todos desontextualizados de sus tradiciones y de las interacciones mutuas. De esta forma es difícil que pueda entenderse lo que es la formación teórica de la sociología. ¿ pero puede hablarse de una formación teórica en una ciencia ? . Aparte de que más bien serán teóricos formadores que formativos, como apunta el subtitulo.
Dicho todo esto vuelvo a lo sugerido al principio. La selección de entradas es la que es, con todas las reservas apuntadas, y partiendo de aquí pues tiene la virtud que los autores de cada una de ellas son experos internacionales ( aunque mayoritariamente anglosajones) en el tema. Hay una biografía personal e intelectual contextualizada y la referencia de sus obras y de los estudios más importantes.
Otra cosa es el absurdo de relacionarlos con entradas afines que no existen. No existen porque son de sociólogos más contemporáneos que por esta razón no están incluidos en el libro. Otra cosa es que un libro global se ha dividido en dos partes por razones editoriales. Pero en este caso se impone otro sistema, por supuesto.
La sociología es una ciencia tan fundamental como problemática. Lo cual me produce este sentimiento ambivalente : por una parte es un libro riguroso y claro que ayuda a conocerla y por otro podemos afirmar que otros planteamientos serían más oportunos. Esto es lo que hay. Que cada cual decida en función de sus necesidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas