lunes, 20 de marzo de 2017

PRIMAVERA

Matsuo Bashô.jpg



HAIKU DE PRIMAVERA


Sí, la primavera ha llegado;

Esta mañana una colina sin nombre 

Envuelta por la niebla. 


MATSUO BASHO







4 comentarios:

  1. Y he de decirte querido Luis, que otra vez la decepción...Porque hay escritores que escriben un haiku tras otro y no dicen que escriben un haiku tras otro.


    Y esa duda crece alrededor de uno.
    El hijo, no.
    El hijo nunca se pone en duda


    Cuando me acostaba,
    me tapaba la cara.
    Tenía miedo de mí.

    Un libro abierto también es la noche.
    Escribir,
    el espanto de escribir
    --------------------


    ¿Y qué dice mi amigo Luis ?






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu amigo Luis, querida Inés, dice varias cosas. La primera que se alegra de saber de tí tras ¿ meses ? de silencio. La segunda que me resulta algo enigmático tu mensaje sobre la decepción. Cuando cambia la estación me gusta colocar una imagen japonesa, me gusta la estética, y un haiku que, más por lo que puede decir ( ¿ se puede traducir un haiku ? ) es por lo que me sugiere esta levedad.
      Respecto a lo que escribes me impacta, pero nada que ver con la levedad del haiku. Respira dureza.
      Un gran abrazo
      Luis

      Eliminar
    2. Si, Luis, dureza y decepción, pero no contigo…
      Los símil haiku que envié son párrafos de Marguerite Duras, la magnífica escritora de “Hiroshima mon amour” y “El amante”, que simplemente escribió…escribió…

      Tendría que iniciar la carrera de Medicina, Luis; ya no encuentro gusto trajinando en el Derecho y la Psicología, ni merodeando alrededor de la Filosofía y las Letras…
      Claro que después de terminar la carrera y practicar la Medicina sucedería lo mismo
      ¡Este sádico objeto "a"!

      Otro abrazo fuerte para ti.

      Eliminar
    3. Claro que sí, Inés , siempre fiel a tí misma. pero ya sabes lo que decía Mill, muy sabiamente ( y que yo suscribo) : "Prefiero un Sócrates insatisfecho a un puerco satisfecho". No nos queda más que ser fieles a nosotros mismos,y quizás lo más propio es lo que crea esta insatisfacción. Yo, a punto de cumplir los 63, acabo de hacer una transformación interna importante. Quizás de camello a león... ojalá.
      Un abrazo myy grande, querida Inés

      Eliminar

Temas