miércoles, 26 de agosto de 2015

UN NUEVO PROYECTO PARA LA IZQUIERDA EN CATALUÑA


Manifiesto fundacional

“Frente a la unidad nacional, hay que construir la unidad popular. Frente a la unidad nacional, es necesario que tomen la iniciativa quienes tienen juntos los mismos intereses. Y, por lo tanto, es imperativo combatir todo lo que divida a las clases populares” (Saïd Bouamama, sociólogo especializado en la discriminación a los emigrantes en los barrios populares de París)
INTRODUCCIÓN
Es rica la tradición catalana de creación de “asambleas” que pretenden aglutinar a un conjunto muy importante de personas y entidades en la lucha contra una situación injusta o en defensa de un ideal común.
Así, la Assemblea de Catalunya, fue un amplio movimiento unitario antifranquista constituido el 7 de noviembre de 1971, en la parroquia de Sant Agustí de Barcelona.
De una forma parecida, pero, con diferente finalidad –“alcanzar la independencia política de Cataluña”– se fundó la Assemblea Nacional de Catalunya, el 30 de abril de 2011, en Barcelona.
Opuesta a la anterior, sin forma de asamblea sino de “plataforma”, se creó el 23 de abril de 2014, Sociedad Civil Catalana (Societat Civil Catalana) definida como “un grupo de catalanes y catalanas que quieren contribuir y facilitar la concienciación y movilización de las personas que en Cataluña consideran positivo el mantenimento de un vinculo sólido con el resto de España y Europa”.
La presente reflexión tiene como finalidad el valorar la necesidad de crear una nueva asamblea, verdaderamente democrática, estructurada en torno a las bases, que recoja los anhelos de aquellos que no se sienten representados por las, actualmente, existentes; que podría denominarse –y proponernos que así sea- ASAMBLEA SOCIAL DE LA IZQUIERDA CATALANA, o por sus siglas (ASEC en catalán y ASIC en castellano).
La ASEC – ASIC defiende la unidad popular de todas las clases sociales trabajadoras y populares catalanas, en alianza con el resto de las españolas, como alternativa a la unidad nacional que está en la base de los movimientos soberanistas -independentistas.
OBJETIVOS DE LA ASEC – ASIC
Son objetivos de la ASEC – ASIC los cinco siguientes:
1) La defensa de la igualdad entre las trabajadoras y los trabajadores catalanes sin discriminaciones; en especial, por razones identitarias y/o lingüísticas como impulsa el nacionalismo;
2) La defensa del empoderamiento real de las clases populares (soberanía popular), reforzando la democracia y combatiendo todo lo que contribuya a su división, tanto en el ámbito catalán como el ámbito español. Nos oponemos, en consecuencia, tanto a la secesión de Cataluña de España; como, también, a la dependencia de la soberanía nacional respecto a los poderes económicos del gran capital europeo e internacional.
3) La defensa de los derechos sociales de toda la población (trabajo digno, vivienda, sanidad, educación, pensiones, dependencia, etc.), dando absoluta prioridad a estos derechos por encima de cualquier otra consideración sobre “derechos nacionales”;
4) La defensa radical de la libertad política que conlleva el ejercicio de las libertades democráticas fundamentales: libertad de reunión, de expresión, de asociación –incluida la sindical-, de manifestación y derecho de huelga, que garanticen el acceso del pueblo al poder económico y político; y,
5) La defensa de la unidad popular y del internacionalismo, como únicos pilares sobre los que construir la verdadera emancipación de las trabajadoras, de los trabajadores y de las clases populares en general.

ORGANIZACIÓN DE LA ASEC – ASIC
La ASEC – ASIC deberá organizarse en base a cuatro características fundamentales:
A) Unitaria. La ASEC – ASIC debe abrazar un amplio abanico político que va, dentro del espectro sociológico de la izquierda, desde la socialdemocracia y el socialismo democrático hasta el comunismo y el anarquismo; sin ningún ánimo de exclusión. Esta unidad no existirá sin la necesaria alianza de clase entre el grueso de los trabajadores asalariados y el pequeño y mediano empresario, afectados ambos sectores por la precariedad y el acoso incesante al que los somete el gran capital. Tal alianza ha de ir acompañada necesariamente del abandono de toda actitud corporativista, chovinista o sexista en el seno de la clase obrera; y, asimismo, de la consideración de los desempleados, los jóvenes, los pensionistas, los migrantes, la mujer, las minorías discriminadas y la lucha internacionalista como elementos imprescindibles y sujetos protagonistas de la transformación política y social.
B) Popular. La ASEC – ASIC pretende transcender el espacio de los partidos políticos; siempre reducido. Se propone integrar a personas, grupos y entidades que se quieran adherir a sus principios y a su organización: sindicatos obreros, colegios profesionales, asociaciones de vecinos, entidades ciudadanas, grupos del mundo de la enseñanza y la universidad, colectivos de jóvenes, grupos de mujeres, ecologistas, antimilitaristas, etc.
C) Asamblearia. Los diferentes partidos y entidades participarán en las reuniones de la ASEC – ASIC, con un representante por grupo con voz y voto, todos por igual. No se establecerá ninguna fórmula de voto ponderado con la finalidad de permitir que cada entidad se sienta representada en igualdad de condiciones que las otras.
D) Descentralizada. Lo que se propone como un programa global para toda Cataluña, se pretende que sea asumido por los barrios de Barcelona, por las ciudades y por las comarcas de toda Cataluña.
Barcelona,  17 de agosto de 2015.
—–
Si estás de acuerdo con el Manifiesto fundacional de la ASEC – ASIC, por favor, puedes apoyarlo ahora. Gracias.

1 comentario:

  1. Ya tardaba la reacción de la sensatez. Pedir justicia para la inmensa mayoría es lo necesario y no andar con batallas burgueso-decimonónicas sobre lenguas y nacionalidades.

    ResponderEliminar

Temas