miércoles, 7 de marzo de 2018

UN INTERESANTE DIÁLOGO ENTRE CORNELIUS CASTORIADIS Y FRANCISCO J. VARELA

 


 
 Escrito por Luis Roca Jusmet

Cornelius Castoriadis es un filósofo y psicoanalista de origen griego que nació en 1922. Francisco J. Varela es un biólogo chileno nacido en 1946. Ambos comporten un estilo de pensamiento. Consideran que la vida es radicalmente diferente del resto de la materia porque tiene el principio de la autonomía. Varela defiende esta idea de lo vivo como autonomía, como autopoeisis, que quiere decir autoconstrucción, según Varela. ha trabajado en profundidad con otro biólogo chileno también reconocido internacionalmente; Humberto Marturana, esta concepción vitalista con bases científicas.
  Castoriadis defiende una sociedad autónoma de personas autónomas, que se va autocreando a sí misma de manera autogestionaria.También ha elaborado el concepto de imaginario radical como el factor constituyente de un psiquismo anclado en lo corporal. Imágenes ligadas a afectos y a deseos. Elementos representativo, emocional y desiderativo ligados entre sí que dan lugar a individuos heterogéneos, pero que forman al mismo tiempo la unidad básica, que es dinámica y autónoma.
 Ni Castoriaids ni Varela utilizan el término independiente porque ambos consideran que todo depende de todo, pero en este contexto los seres vivos tienen una autonomía. Autonomía porque lo externo es transformado y asimilado como algo propio y así funcionar con una dinámica interna y propia.
 Castoriadis insiste en que si hablamos de humanos hay que hablar de la sociedad como el entorno específicamente humano. La sociedad es a la vez continuidad y diferencia con la vida. Implica un imaginario social que se va constituyendo y que formula las condiciones de posibilidad del imaginario individual.

 Todo esto cuestiona el modelo informático como metáfora de lo psíquico. Según este modelo la mente es como un ordenador que recibe información y la manipula según un programa determinado. No hay aquí ni autonomía, ni transformación, ni creación. Pero falta sobre todo la inscripción corporal, que no es mecánica, sino viva. Todo ello sabiendo que el psiquismo individual tiene, no sólo es una producción corporal sino también social.
 Varela plantea la noción de emergencia como alternativa al dualismo mente/cuerpo o el reduccionismo materialista. La emergencia es la capacidad que tiene la materia de producir algo diferente de sí mismo, que sería la vida. O la capacidad que tiene la vida de crear la mente humana. Se trata de evitar una polaridad falsa, que es la de tener que elegir entre el determinismo mecanicista, según el cual todo lo que pasa es consecuencia inevitable del proceso anterior y por lo tanto deducible de él, y la teoría aleatoria del azar, según la cual todo lo que ocurre podría no pasar. Se dan unas condiciones suficientes, de posibilidad  Es decir que las cosas aparecen cuando las condiciones anteriores lo hacen posible. Pero el proceso se va generando a sí mismo, no está determinado por ninguna ley ni física ni social. hay autodeterminación en términos relativos, en un contexto de interacción y de dependencia mutua.
 Las implicaciones políticas son claras. impulsar la autonomía individual y la autogestión colectiva.

 

2 comentarios:

Temas