miércoles, 5 de septiembre de 2018

¿ QUÉ ES EL TOTALITARISMO ?

Escrito por Luis Roca Jusmet

 La originalidad política de la democracia aparece en ese doble fenómeno: un poder llamado en lo sucesivo a permanecer en busca de su propio fundamento porque la ley y el poder ya no están incorporados en la persona de quien o quienes lo ejercen; una sociedad que acoge el conflicto de opiniones y el debate sobre los derechos, pues se han disuelto los referentes de la certeza que permitían a los hombres situarse en forma determinada los unos con respecto a los otros 

                                                         Claude Lefort
   Para Claude Lefort lo democrático se basa en la incertidumbre, en la indeterminación, en el debate sobre su propio fundamento, en la discusión sobre la garantías. El totalitarismo se basa en la certeza de los fundamentos, que es una ilusión del imaginario. Es la identificación con el Uno. Es como una servidumbre voluntaria a nuestro propio tirano interno. Es un encantamiento, el de la sociedad y el Estado como Cuerpo Único. El auge del totalitarismo, tanto en su vertiente fascista como en su variante comunista, nos coloca, según Lefort, en la necesidad de volver a interrogar a lo político, en este caso a la democracia. Preguntar por la democracia implica explicitar los principios generadores de una forma de sociedad que muestra como es capaz de articular sus divisiones. La democracia no puede ser reducida a una forma de gobierno o de Estado, o a un mecanismo para la toma de decisiones por parte de la mayoría de los ciudadanos, sino es, ante todo, una forma de sociedad,. Continuamos con el paralelismo con Castoriadis, que dice que la democracia es un régimen político y no un procedimiento formal.
 
    En la democracia el lugar del poder se muestra como un lugar vacío. Vacío en el sentido que no puede ser ocupado por nadie que pueda ser Gran Juez o del Gran Mediador. El lugar del poder es puramente simbólico. Simultáneamente, se inaugura una lógica de clara separación de las esferas del poder, del saber y de la ley. El saber es entonces siempre cuestionable : no hay certeza, no hay garantías. Es la discusión, la argumentación, la palabra la que busca las garantías sin acabar nunca de fundamentarlas : siempre son cuestionables y provisionales. Derecho y saber son heterogéneos se afirman frente al poder con una exterioridad clara. Vacío es el lugar del poder, que se presta a una dinámica de competencia y crítica que habilita la legitimación del conflicto en todas las dimensiones de la vida social.

   La república democrática es la institución es la que se ocupa de resolver el conflicto entre dos deseos: el de dominar y el de no ser dominado. La república e superior a los otros regímenes porque se presta al movimiento, al cambio. Obtiene la estabilidad a partir de un equilibrio de la inestabilidad, no a partir de su eliminación. La República frena el deseo de dominación de unos dando salida al deseo de no dominación de los otros. Pero siempre hay dominación, lo que ocurre es que la República le pone freno a través de la ley. Esta es la paradoja republicana : pone freno al deseo de dominación limitando la libertad para salvaguardarla: limita la libertad de unos para defender la libertad de todos. Siempre hay dominio pero en una sociedad libre el hombre no está sometido al hombre sino a la ley. En la democracia no hay un poder legítimo, lo único que es legítimo es la discusión sobre el poder. En una democracia no hay juez, la justicia se debate en un espacio público que necesariamente ha de existir.

El totalitarismo y la democracia son los dos modos antagónicos de articular el régimen político en la modernidad. En el primero, la sociedad se organiza en torno a la negación de la división y de la indeterminación. En el segundo, la sociedad se articula en función del reconocimiento, aunque sea implícito, de ambas. La sociedad democrática, plantea Lefort, se propone pensar sin garantías últimas. De esta manera es capaz de sostener la indeterminación. Esta es su alternativa, tanto teórica como práctica, tanto filosófica como política. Se trata de apostar por la libertad contra cualquier forma servidumbre, voluntaria o involuntaria.

   Desde la experiencia democrática puede entenderse mejor el fenómeno totalitario. El punto de partida es la afirmación del carácter originario e irreductible de la división social: este es el fundamento de la sociedad política. La Tradición, que era una manera de clausurar esta división, se disuelve en la modernidad y se abre un horizonte de incertidumbre. El totalitarismo es ni más ni menos que la negación de esta incertidumbre. El totalitarismo sólo puede aparecer en el mundo moderno, pero no únicamente porque es un mundo que ha sido transformado por la Revolución Industrial y que dispone de técniccuerpo colectivo, el grupo de los militantes fusionados unos con otros, y un cuerpo de ideas, un dogma. El que los militantes sean creyentes es un hecho seguro, pero sólo lo son en la medida en que creen todos juntos; donde para cada uno, el Yo se pierde en el Nosotros. Una vez que el partido está en el poder, el principio de la organización se difunde a toda la sociedad. Por supuesto, no es posible obtener la disciplina característica del Partido en todo el conjunto de la población. No obstante, en cada sector de actividad, se exhorta a los individuos a ajustarse unos a otros, a considerarse como los agentes de un aparato. Este espectáculo de una sociedad completamente consagrada a la organización es, precisamente, el que inspira a Arendt para plantear la idea de una dominación desde el interior, es decir, una dominación de tal naturaleza que aquellos que la padecen se prestan a integrarse en un sistema que justifica la violencia del poder. En toda de la sociedad vemos surgir grupos que tienen la propiedad de representar una especie de cuerpo cuyos miembros están regidos por un mismo fin: sindicatos profesionales, movimientos de jóvenes, agrupaciones culturales o deportivas, uniones de escritores o de artistas, academias de ciencias, asociaciones de todo tipo, que están controladas por el Partido. Al considerar esta inmensa red de organismos en los que están atrapados los ciudadanos, se mide la novedad y la amplitud de la empresa totalitaria. Es la fuerza que proporciona el hecho de pertenecer a una comunidad que forma un solo bloque, que ofrece la imagen del Uno. ¿Acaso no podemos añadir que, por medio de estas múltiples incorporaciones, se impone la creencia en la gran comunidad del pueblo, la cual se refleja en el cuerpo visible del dirigente supremo? Me inclino a pensar que, en lo más profundo, la imagen del cuerpo es la que mantiene la fe en el Uno. Mientras que la organización puede ser objeto de discurso, y celebrarse su videra que esta filósofa a solo advierte alguno de sus aspectos, como es el de la dominación total sobre la base del terror y de la ideología. Se olvida lo que el totalitarismo tiene de más específico, que es la creación del pueblo-Uno a través de una identificación imaginaria absoluta. Los individuos se incorporan absolutamente a un colectivo que se incorpora absolutamente al pueblo-Uno, son un solo Cuerpo. Es una identificación, una captura del sujeto por la imagen. Aparece una comunidad homogénea que diluye las diferencia, las elimina. No hay división aceptada y por tanto cualquier disidencia es criminalizada. Es la fantasía del pueblo-Uno, la búsqueda de una unidad sustancial, de un cuerpo unido a su propia cabeza. Hay una especie de paradoja en la que coexisten dos representaciones contradictorias en esta imagen corporal : por una parte es un cuerpo mecánico y por otra es un cuerpo vivo, orgánico. El totalitarismo ha sido posible,como la democracia, por una ruptura radical con el pasado, con la Tradición. Lefort sostiene que en el modelo Teológico-político del Antiguo Régimen se da una representación imaginaria de lo simbólico. Es la imagen del cuerpo del Rey la que opera como sustancia de la sociedad. En el totalitarismo es el cuerpo del pueblo-Uno el que ocupa el lugar del poder. El pueblo-Uno que es el partido y el partido que es el líder. Éste obtiene la sumisión a la omnipotencia de un dirigente supremo y, al mismo tiempo, la participación activa de una gran parte de la población en la realización de sus acciones. El nazismo y el comunismo, que se beneficiaron de semejante devoción, de tal resolución, por parte de muchos de los que se sometían a ella, de darle todo, incluyendo su vida, al poder. 
 
    La clave por la cual la izquierda no puede teorizar sobre el totalitarismo es que éste es un concepto político y la izquierda es incapaz de pensar en estos términos. Un análisis político implica una serie de reflexiones que la izquierda no es capaz de plantear. En primer lugar sobre la naturaleza de la división instituida entre sociedad civil; en segundo lugar, y relacionada con la anterior, el desarrollo de la distinción histórica entre poder político y poder administrativo.
  
  Lefort descubre en los cimientos del totalitarismo la representación del Pueblo-Uno; describe un régimen que pretende negar que la división sea constitutiva de la sociedad. Allí se produce una lógica de la identificación, dirigida por un poder absoluto entre el pueblo, el partido y el líder, mientras que se extiende la representación de una sociedad homogénea y transparente, sin fisuras internas. Pretendiendo apropiarse de los principios y los fines últimos de la vida social, destruyendo la división entre sociedad civil y Estado, el poder se afirma como poder puramente social, aspirando a condensar en un mismo polo las esferas del poder, del conocimiento y de la ley. El desconocimiento de la división, la anulación de la distancia en todas las esferas de la vida social, da forma a una dinámica que entiende la alteridad como algo a eliminar.
    El totalitarismo es la negación de los dispositivos simbólicos de la democracia. Es La inversión de la aceptación de la división social, del conflicto y de la heterogeneidad social. En el fondo, lo que se aprecia en el totalitarismo es una tentativa de apropiación por parte del poder de lo que es la ley, el conocimiento de los principios y de los fines últimos de la vida social. El poder es el Partido, agente de la fusión entre el Estado y el pueblo. Claude Lefort no comparte el optimismo de aquellos que afirman que el totalitarismo ya fue depositado por la democracia en el basurero de la historia. Desde su mirada, la democracia moderna no ha encontrado en el presente ni puede encontrar en el futuro la vacuna contra el virus totalitario. Siempre que la incertidumbre que activa la sociedad democrática deviene insoportable por razones políticas, económicas o sociales aparece en el horizonte. Siempre que el deseo de pensamiento es sustituido por una exigencia desmesurada de creencia, aparece el fantasma totalitario. Nada sencillo resulta vivir en una forma de sociedad en donde no existen garantías últimas sobre el sentido del poder, el derecho y el saber sino todo está sujeto a una invención permanente. Aparece entonces un partido que rompe con todas las demás formaciones políticas, se libera del marco de la legalidad y se fija como objetivo la conquista del Estado y una vez conseguido, la fusión entre ambos. El totalitarismo es una forma política, como la democracia, de la modernidad. Ciertamente, muchas de las bases institucionales o de los rasgos empíricos del régimen comunista han desaparecido, cambiado o perdido mucho de su identidad original. Con la caída del Muro de Berlín en 1989 y la desintegración y posterior desaparición de la Unión Soviética a principios de los noventa, el totalitarismo pareciera haber recibido un golpe mortal. Sin embargo, las cosas no son tan sencillas como aparentan a primera vista. En efecto, si nos detenemos en este nivel de la reflexión, corremos el riesgo de confundir o mezclar dos dimensiones de análisis que Lefort se ha preocupado en diferenciar. Por una parte el dispositivo institucional y por otra el dispositivo simbólico de los regímenes políticos modernos . Es la diferencia que existe entre el desarrollo de facto de las sociedades democráticas o totalitarias y los principios que le han dado sentido a esas sociedades. En la obra de Lefort el análisis crítico de las representaciones simbólicas (lo instituyente) tiene un estatuto propio y es tan importante como el análisis de las bases institucionales (lo instituido).No desapareció definitivamente de la faz de la tierra por el simple hecho de que murió el nazismo y desapareció el comunismo soviético. Por el contrario, el fantasma del totalitarismo continúa interpelando a las sociedades contemporáneas, porque las representaciones simbólicas que le dieron sentido y proyección histórica a ese régimen político continúan seduciendo el imaginario colectivo
    En cualquier momento, como advirtió magistralmente Alexis de Tocqueville, el deseo de libertad que alimenta a la democracia puede mutar en deseo de servidumbre. La democracia debe renovarse, debe inventarse a sí misma de manera constante o el riesgo de retroceder al totalitarismo es inevitable. Pero la democracia no puede ser vista en ningún momento, en clave lefortiana, como una estación de paso necesaria para pasar al totalitaria. Si así fuera, estaríamos dándole a una democracia degradada el papel de causa y al totalitarismo el de efecto. Para Lefort, las relaciones causa-efecto pierden toda validez en el orden de lo simbólico, donde el mundo de las significaciones es mucho más complejo.. Esto no quita que la democracia tenga el camino posible de caer en las redes de la “servidumbre voluntaria” (Etienne De la Boétie). Cuando crece la inseguridad de los individuos –como consecuencia, por ejemplo, de una crisis económica o de una guerra civil-, cuando el conflicto entre los grupos, las clases, las etnias o las nacionalidades se polariza hasta el extremo se están dando las condiciones posibles para la aparición del totalitarismo. Pero para que esta condición sea suficiente hace falta también que no encuentre una resolución simbólica y provisional en la esfera política. Esto ocurre cuando el poder democrático pierde credibilidad y se muestra dentro de la sociedad como un instrumento al servicio de unos pocos. Cuando la búsqueda dialogante y provisional de la verdad es sustituida por la Verdad revelada por Dios, la Historia o la Naturaleza. Cuando todos estos factores convergen se dan todas las condiciones para la aparición del totalitarismo. El espectacular éxito electoral de Amanecer dorado en las elecciones griegas de mayo del 2012 son una buena muestra de ello.
    El régimen comunista requiere una atención particular para Lefort por dos razones. La primera es que el terror se ejerció, en gran medida, sobre una masa de gente ordinaria, que obedecía las órdenes recibidas, es decir que las víctimas no eran diferentes de los verdugos por dos razones. El modelo del Partido bolchevique resulta particularmente instructivo porque se acompaña de una ideología mucho mejor articulada que la del nazismo. La ideología se inserta en una organización que se caracteriza por la estricta disciplina que se impone a sus miembros. Sus principios son muy conocidos: división del trabajo revolucionario, profesionalización de la militancia, exigencia de dedicación incondicional de cada uno a la causa del Partido. La organización tiende a encontrar en sí misma su propio fin, en razón de su identificación con el proletariado. En su interior, se opera un proceso de identificación del militante con el dirigente supremo. El Partido no se reduce, como se ha supuesto, a la función de un instrumento al servicio de la aplicación de una doctrina. La doctrina se modela conforme al imperativo de una absoluta unidad del Partido. Fuera de sus fronteras no existe la verdad. Fuera de sus filas ninguna participación en la lucha revolucionaria es posible. En el estalinismo las víctimas se sometieron a la regla de la confesión, hasta el punto de renunciar a su inocencia: ejemplo extremo de la servidumbre voluntaria. La segunda razón es que esta servidumbre estuvo acompañada, entre los militantes comunistas, de una movilización de la inteligencia, de una extraordinaria proliferación de argumentos sofísticos. El marxismo se encuentra depurado, liberado de cualquier elemento de incertidumbre. Su enseñanza está circunscrita al seguimiento de la escolástica marxista-leninista: Marx, Engels, Lenin ( y Stalin, o Trostsky o Mao). De este modo, se van combinando un cuerpo colectivo, el grupo de los militantes fusionados unos con otros, y un cuerpo de ideas, un dogma. El que los militantes sean creyentes es un hecho seguro, pero sólo lo son en la medida en que creen todos juntos; donde para cada uno, el Yo se pierde en el Nosotros. Una vez que el partido está en el poder, el principio de la organización se difunde a toda la sociedad. Por supuesto, no es posible obtener la disciplina característica del Partido en todo el conjunto de la población. No obstante, en cada sector de actividad, se exhorta a los individuos a ajustarse unos a otros, a considerarse como los agentes de un aparato. Este espectáculo de una sociedad completamente consagrada a la organización es, precisamente, el que inspira a Arendt para plantear la idea de una dominación desde el interior, es decir, una dominación de tal naturaleza que aquellos que la padecen se prestan a integrarse en un sistema que justifica la violencia del poder. En toda de la sociedad vemos surgir grupos que tienen la propiedad de representar una especie de cuerpo cuyos miembros están regidos por un mismo fin: sindicatos profesionales, movimientos de jóvenes, agrupaciones culturales o deportivas, uniones de escritores o de artistas, academias de ciencias, asociaciones de todo tipo, que están controladas por el Partido. Al considerar esta inmensa red de organismos en los que están atrapados los ciudadanos, se mide la novedad y la amplitud de la empresa totalitaria. Es la fuerza que proporciona el hecho de pertenecer a una comunidad que forma un solo bloque, que ofrece la imagen del Uno. ¿Acaso no podemos añadir que, por medio de estas múltiples incorporaciones, se impone la creencia en la gran comunidad del pueblo, la cual se refleja en el cuerpo visible del dirigente supremo? Me inclino a pensar que, en lo más profundo, la imagen del cuerpo es la que mantiene la fe en el Uno. Mientras que la organización puede ser objeto de discurso, y celebrarse su virtud, la imagen del cuerpo se ancla en el inconsciente, su eficacia simplemente es más fuerte; persiste aun cuando la organización se haya estropeado. Entonces, ¿cómo no admitir que la negación a pensar se encuentra en el corazón del sistema totalitario? En este sistema, pensar consistiría en aceptar el riesgo de sentirse excluido de la comunidad. Evidentemente, este miedo a la exclusión quiere suscitar la renuncia a pensar. 
  






4 comentarios:

  1. Gracias Alfonso. En febrero haremos la presentación en un bar-librería de Barcelona. Te avisaré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el articulo profesor roca jusmet. La izquierda deberia valorar el pensamiento de lefort,leerlo criticamente usarlo como una caja de herramientas hacerlo chirriar como bien dijo foucault acerca de nietzsche,pero hacerlo con profundidad y sin miedo sin caer tampoco en creer que la desteñida oligarquia liberal que nos gobierna a travez de nuestra propia representacion que ya no nos representa(menudo juego de palabras pero triste realidad) es la democracia del poder vacio y la alternancia sino que esa democracia de poder vacio es la que le toca construir a una opcion de izquierda democratica porque lo otro seria caer en la pasividad y en la adoracion del statu quo. No identifiquemos a la democracia con el capitalismo,que es lo que casi dijo Lefort al decir que la democracia no seria sin capitalismo.En resumen seamos lefortianos a fondo hasta las ultimas consecuencias,absorbamos ese pensamiento,transformemoslo a travez de sus propios limites y contradicciones seamos lefortianos para ser socialistas democraticos y republicanos ,partamos de lefort para ir mas alla de lefort. Existe material para esto incluso en otros liberales de izquierda o socialistas liberales como Bobbio que dijo que la democracia deberia democratizar otras esferas de la vida para acercarse mas al ideal democratico,hablaba de la fabrica,la escuela, la familia...pero los liberales que descafeinan a bobbio lo ignoran o les gustaria borrar esas paginas, incluso rawls da para una superacion mas alla de si mismo.Un abrazo y seguire leyendo tus interesantes analisis porque hace meses que soy adepto y cuasi adicto a este blog,saludos desde el rio de la plata.



    Socialista y Republicano(desde argentina)

    ResponderEliminar

Temas

.LUIS ROCA JUSMET (1) ABUSOS SEXUALES A NIÑOS (1) ADA COLAU. (1) AFECTO (3) AGUSTIN BASAVE (1) AGUSTIN DE HIPONA (1) AGUSTIN GARCIA CALVO (2) AJOBLANCO (1) ALAIN BADIOU (3) ALBERT CAMUS (4) ALBERT EINSTEIN (1) ALBERTO MONTERO (1) ALBERTO ROYO (1) ALBERTO SANTAMARÍA (1) ALBERTO SILVA (1) ALDOUS HUXLEY (1) ALEGRÍA (1) ALEJANDRO TEITELBAUM (1) ALEXANDER KÒJEVE (2) ALEXANDER NEHEMAS (1) ALFONSO GALINDO (1) ALFRED HITCHCOCK (3) AMADOR FERNANDEZ-SAVATER (2) AMARTYA SEN (4) AMOR (2) AMSTERDAM (1) ANA AZANZA (1) ANALISI POLïTICO (8) ANALISIS POLITICO (46) ANÁLISIS POLÍTICO (1) ANANDA K. COOMARASWAMY (1) ANARQUISMO (1) ANDRÉ MALRAUX (1) ANDREA GREPPI (1) ANNA QUINTANAS (1) ANNE-MARIA THIESSE (1) ANTONI DOMÈNECH (1) ANTONIO DAMASIO (10) ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ (1) ANTONIO MACHADO (1) ANTONIO MUÑOZ MOLINA (1) ANTONIO ORIHUELA (1) ANTROPOLOGIA (3) ARISTOTELES (12) ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD (1) ARNAULT SKOPRNICKI (1) ARNOLD i. DAVIDSON (5) ARTE (2) ARTE DE VIVIR (1) ARTUR SCHOPENHAUER (12) ATEISMO (1) AUTOBIOGRAFIA (1) AUTORIDAD (4) AZAR (1) BALTASAR GRACIAN (1) BANSKY. (1) BARCELONA (1) BASHÔ (1) BELLEZA (1) BENJAMIN CONSTAND (1) BERLIN (1) BERTRAND RUSSELL. (1) BIOETICA (2) BIOPOLITICA (11) BRIAN GOLDWIN (1) BRUCE ROSENBLUM (1) BRUNO BETTELHEIM (1) BUDAPEST (1) BUDISMO (15) BYUNG-CHUL HAN (1) CAPITALISMO (2) CARÁCTER (1) CARL J. JUNG ) (1) CARLO ROVELLI (1) CARLO SAVIANI (1) CARLOS CASTILLA DEL PINO (2) CATHERINE MILLOT (1) CESAR RENDUELES (1) CHANTAL MOUFÉE (1) CHARLES BAUDELAIRE (1) CHARLES TAYLOR (2) CHARLES TILLY (2) CHINA (5) CHRIS EALHAM (1) CHRISTINE ANGOT (1) CIBERESPACIO (2) CIBERGUERRA (1) CIBERSEXO (1) CICERON (1) CINE (7) CINISMO (2) CIORAN (8) CIUDADANIA (1) CIUDADANO BIOLOGICO (1) CIUTADANS (1) CLAUDE LEFORT (8) CLAUDIO NARANJO (2) CLEMËNT ROSSET (7) CNT (1) COLETTE SOLER (1) COMUNISMO (2) CONFUCIO (3) CORNELIUS CASTORIADIS (23) COSMOPOLITISMO (1) CUERPO (4) CULPA (1) DANIEL BLANCHARD (1) DANIEL COHEN (1) DANIEL GOLEMAN (1) DANIEL KAHNEMAN (1) DARIAN LEADER (3) DAVID GRAEBER (1) DAVID H. FINKENSTEIN (1) DAVID HARVEY (1) DAVID HELD (1) DAVID HUME (6) DAVID LYNCH (1) DELIRIO (3) DEMOCRACIA (24) DEPORTE (1) DERECHO (7) DERECHOS HUMANOS (8) DESCARTES (6) DESEO (2) DESTINO (1) DIANA S. RAVINOVICH (1) DIDACTICA DE LA FILOSOFIA (1) DIGNIDAD (1) DIÓGENES. (1) DOLOR (5) DOMENICO LASURDO. (1) DOMENICO MORO (1) DOROTEO SANTOS (1) DROGAS (1) ECONOMIA CRITICA (8) EDUARDO GALEANO (2) EDUCACION (5) EJERCICIOS ESPIRITUALES (14) EL CUIDADO DE SI (3) EL VIEJO TOPO (1) ELEANOR ROSCH (1) ELISABETH ROUDINESCO (1) EMOCIONES (1) ENEAGRAMA (3) ENRIQUE UJALDÓN (1) ENSAYO (1) EPICTETO. (3) EPICUREISMO (2) EPICURO. (2) EPISTEMOLOGIA (8) ERASMO DE ROTTERDAM (1) ERC (2) ERICH FROMM (2) ERNESTO LACLAU (1) ERNS TUGENDATH (1) ERNST CASSIRER (1) ERNST CASSIRER. (2) ERNST JÜNGER (4) ESCRITURA (1) ESCUELA DE KYOTO (1) ESPAÑA (1) ESQUIZOFRENIA (1) ESTADIO DEL ESPEJO (1) ESTADO (2) ESTADO DE DERECHO (1) ESTETICA (3) ESTOICISMO (7) ETA (3) ÉTICA (2) ÉTIENNE BALIBAR (2) EUGENIO TRÍAS (2) EUSKADIKO EZQUERRA (1) EVA GRANADOS (1) EVA ILLOUZ (2) EVAN THOMPSON (1) EXPERIENCIA (1) FALANGE (1) FARÈS SASSINE (1) FEDERALISMO (1) FELICIDAD (3) FELIPE MARTINEZ MARZOA (9) FÉLIX GUATARI (1) FELIX GUATTARI (2) FÉLIX OVEJERO. (1) FERNANDO COLINA (1) FERNANDO DIAZ (1) FERNANDO SAVATER (1) FERRAN PEDRET (1) FILOSOFIA (57) FILOSOFIA DE LA CIENCIA (6) FILOSOFIA DE LA CIENCIA. (2) FILOSOFIA DE LA CULTURA (4) FILOSOFIA DEL CUERPO (3) FILOSOFIA DEL LENGUAJE (5) FILOSOFIA ESPAÑOLA (2) FILOSOFIA MORAL (27) FILOSOFIA MORAL. (5) FILOSOFIA Y CHINA (5) FILOSOFIA Y FISICA (4) FILOSOFIA Y LOCURA (8) FILOSOFIA Y MEDICINA (6) FILOSOFIA Y PSICOANALISIS (17) FLORENCIO DOMINGUEZ (1) FOC (2) FRANCESC GOMÁ (1) FRANCESC TOSQUELLES (1) FRANCISCO J. VARELA (5) FRANCISCO JAVIER MERINO (1) FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA (8) FRANÇOIS ANSERMET (2) FRANÇOIS CHENG (2) FRANÇOIS JULLIEN (12) FRANÇOISE DOLTO (2) FRED KUTTNER (1) FREUD. (1) FRITZ PERLS (1) GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA (5) GEOGRAFIA (1) GEORGES BATAILLE (4) GEORGES CANGUILHEM (7) GEORGES DIDI-HUBERMAN (1) GEORGES GRODDECK (1) GERARD GUILLERAULT (1) GERARD MENDEL (2) GERARDO PISARELLO (2) GERD BAUMANN (2) GILLAD ATZMON (1) GILLES DELEUZE (10) GILLES LIVOPETSKY (1) GIOGIO COLLI (2) GIORGIO AGAMBEN (5) GIORGIO COLLI (1) GIOVANNI ARRIGHI (3) GIOVANNI GURISATTI (1) GLOBALIZACION (4) GOETHE (3) GRÉGOIRE LALIEU (2) GUILLEM MARTINEZ (1) GUILLERMO DE OCKHAM (1) GUINEA ECUATORIAL (1) GUSTAVO BUENO (1) GUY DEUTSCHER (2) GUY STANFING (1) HAIKU (1) HANNA ARENDT (8) HANS VAHINGER. (1) HAQ (1) HEBERT MARCUSE (1) HEGEL (5) HERÁCLITO (1) HERVE TANQUERELLE (1) HISTORIA (4) HOLANDA (1) HOLDERLIN (1) HORACIO (1) HUMBERTO MARTURANA. (2) IAN HACKING (3) IAN PARKER (2) ICV (1) IDENTIDAD (3) IDENTIFICACIÓN (2) IDEOLOGIA (2) IDEOLOGÍA (1) IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO (1) IGNASI ALBADI (1) ILLYA PRIGOGINE (1) IMAGINACIÓN (1) IMAGINARIO (5) IMMANUEL KANT (33) IMMANUEL WALLERNSTEIN (8) INDIA (3) INTELIGENCIA EMOCIONAL (3) INTELIGENCIAS MÚLTIPLES (1) INTERCULTURALISMO (3) INVIERNO (1) ISAAC NEWTON (1) ISAIAH BERLIN (1) JACOBO MUÑOZ (1) JACQUES LACAN (57) JACQUES RANCIÈRE (23) JAIME PASTOR (1) JAVIER PÉREZ ANDÚJAR (2) JAVIER PETEIRO (2) JEAN ALLOUCH. (2) JEAN FRANÇOIS BILLETER (6) JEAN MARIE GUYAU (2) JEAN OURY (1) JEAN PAUL SARTRE (3) JEAN SERROY (1) JEAN-JACQUES ROUSSEAU (7) JEAN-LOIS BEAUVOIS (1) JEANNE CARLIER (1) JEREMY BENTHAM (1) JEREMY CORBIN (1) JEROME KAGAN (1) JESÚS ESQUERRA GÓMEZ (1) JOHN GRAY (1) JOHN LOCKE (7) JOHN NART (1) JOHN RAWLS (3) JOHN READ (1) JOHN SCOTT (1) JOHN STUART MILL (21) JORDI AMAT (1) JORDI RIBA (3) JORDI ROCA JUSMET (2) JORGE ALVAREZ YAGÚE (3) JORGE LUIS BORGES (1) JOSÉ ALVAREZ JUNCO (1) JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA (1) JOSE ANTONIO CERRILLO (2) JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS (1) JOSE LUIS MARTIN RAMOS (1) JOSE LUIS MONEREO (1) JOSE LUIS MORENO PESTAÑA (7) JOSE MANUEL NAREDO (1) JOSE MANUEL ROCA (1) JOSE MARIA ÁLVAREZ (1) JOSE MARIA RUIZ SOROA (1) JOSE Mº TORTOSA (1) JOSEBA ARREGI (1) JOSEP FONTANA (1) JOSEP MARIA RAÑÉ (1) JOSEP MOYA (1) JOSEP NEEDHMAN (1) JOSU UGARTE (1) JUAN CARLOS USÓ (1) JUAN COLOMAR (3) JUAN MANUEL NAREDO (1) JUDITH SHAKLAR (1) JULIAN ARROYO (1) JULIAN MARÏAS (1) JUNG (2) JUSTICIA (4) KANT (1) KAREN AMSTRONG (1) KARL MARX (11) KENNETH APPIAH (1) KIERKEGAARD (1) KOJIN KARATANI (2) KORENT LORENTZ (1) KWAME ANTHONY APPIAH (4) LAO TSE (1) LEIBNITZ (2) LEIBNIZ (1) LEON BLUM (1) LEOPARDI (1) LESLIE JAMISON (1) LEY (3) LIBERALISMO (10) LIBERTAD (9) LIGA CATALANA. (1) LIGA COMUNISTA (3) LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA (1) LIONEL SHRIVER (1) LO REAL (4) LOCURA (1) LOGICA (2) LOREN M.MOSHER (1) LOUIS ALTHUSSER. (3) LUDWIG WITTGENSTEIN (6) LUIS ROCA JUSMET (70) LUIS CHIOZZA (1) LUIS ROCA JUSMET (93) LUIS VEGA REÑÓN (1) LYNNE RAMSAY (1) MALDAD (1) MANUEL ATIENZA (1) MANUEL FERNANDEZ BLANCO (1) MANUEL SACRISTAN (2) MAQUIAVELO (3) MARC PERELMAN (1) MARCO AURELIO (1) MARCO AURELIO; (3) MARIO IZCOVICH (1) MARIO MONTINARI (1) MARK FISCHER (1) MARTIN ALONSO (4) MARTIN GARDNER (1) MARTIN HEIDEGGER (9) MASSIMO RECALCATI (10) MATTHEW STEWART (1) MAURICE MERLEAU PONTY (4) MECANICISMO (1) MENCIO (2) MICHEL FOUCAULT (107) MICHEL J.SANDEL (1) MIGUEL ABENSOUR (2) MIGUEL CANDEL (1) MIGUEL MOREY (3) MIGUEL POVEDA (1) MIQUEL BASSOLS (1) MIQUEL ICETA (1) MIRCEA ELIADE (2) MOHAMED HASSAN (2) MONTAIGNE (1) MONTSERRAT RODRIGUEZ (1) MULTICULTURALISMO (3) MULTINACIONALES (2) MUNDOS PARALELOS (1) MÚSICA (1) NACIONALISMO (16) NAZISMO (2) NECESIDAD (1) NEOLIBERALISMO (11) NEPAL (1) NEUROCIENCIAS (10) NICOLAS SANCHEZ VARELA (1) NIETZSCHE (56) NIHILISMO (1) NIKOLAS ROSE (12) OCTAVE MANNONI (1) ODIO (1) ONTOLOGIA (2) OPUS DEI (1) ORIENTALISMO (1) ORTEGA Y GASSET (1) OTOÑO (1) PABLO DIAS MORLAN (1) PACO FERNANDEZ BUEY (1) PARANOIA (1) PARMÉNIDES (1) PARRESIA (3) PASCAL (1) PASIONES (3) PASQUAL MARAGALL (1) PATERNIDAD (6) PAUL RICOUER (6) PAUL VEYNE (1) PCE (1) PECADOS CAPITALES (1) PEDAGOGIA (10) PEDRO LAIN ENTRALGO (1) PERCEPCIÓN (2) PERE SABORIT (2) PEREZA (1) PERSONA. (2) PERSONALIDAD (2) PERVERSiÖN (1) PHILIP PETTIT (9) PIERRE BAYLE (1) PIERRE CLASTRES (1) PIERRE HADOT (32) PIERRE MACHEREY (2) PIERRE MAGISTRETTI (2) PLACER (3) PLATON (12) PODEMOS (8) PODEMOS UNIDOS (2) PODER (1) PODER PASTORAL (1) POESIA (1) POPPER (1) POPULISMO (1) PP (1) PRIMAVERA (2) PSC (5) PSICOANALISIS (15) PSICOANALISIS Y MEDICINA (5) PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS (2) PSICOANALISIS. (5) PSICOLOGIA (8) PSICOSIS (3) PSOE (3) PSUC (3) PULSION (1) PULSIÓN DE MUERTE (2) QUENTIN SKINNER (1) QUIM MEILLASSOUX (1) RAFAEL BURGOS (3) RAFAEL LÓPEZ ROMO (1) RAFAEL POCH (1) RAMON CASARES (1) RAYMOND ARON (1) RAYMOND DEPARDON (2) RECONOCIMIENTO (1) REMO BODEI (2) RENÉ GUENÓN (1) REPUBLICANISMO (2) RESPETO (1) RESPONSABILIDAD (3) RICARDO ESPINOZA (1) RICHARD A. CLARKE (1) RICHARD P. BENTALL (1) RICHARD PEET (1) RICHARD RORTY (1) RICHARD RORTY. (2) RICHARD SENNETT (11) ROBERT CASTEL (1) ROBERT K. KNAKE (1) ROBERT MISRAHI (1) ROBERTO AUGUSTO (1) ROBERTO ESPOSITO (2) ROBERTO MUSIL (1) ROBERTO RODRIGUEZ (1) ROBERTO SAVIANA (1) ROGER BARTRA (1) RUDIGER DAHLKE (1) SALVADOR LOPEZ ARNAL (5) SAMI-ALI (2) SANDOR MARAI (1) SANTIAGO CASTELLANOS (1) SANTIAGO LOPEZ PETIT (1) SENECA (2) SÉNECA (1) SENSACIONES (1) SENTIMIENTOS (1) SERGIO ADRIÁN PALACIO TAMAYO (1) SEXUALIDAD (3) SHAKESPEARE (1) SHELDON S.WOLIN (2) SHIZUTERU UEDA (1) SIGMUND FREUD (32) SIMBOLICO (4) SIMONE WEIL (1) SIRIA (2) SISTEMA ELECTORAL. (1) SLAVOJ ŽIZEK (53) SOBERANIA (1) SOCIALDEMOCRACIA (7) SOCIEDAD (1) SOCIOLOGIA (6) SOCIOLOGIA. (14) SOCRATES (2) SÓCRATES (1) SÓCRATES. (4) SPINOZA (71) STEVEN B. SMITH (1) SUICIDIO (2) SUJETO (2) SUPERYO. (1) SYRIZA (1) TAISEN DESHIMARU (1) TAOISMO (4) TEMPERAMENTO (2) TEORIA POLITICA (88) TEORÍA POLíTICA (2) TERAPIA GESTALT (1) TERRY EAGLETON (2) THOMAS HOBBES (9) THORDWARLD DETHLESFSEN (1) TIEMPO (1) TIM JACKSON (2) TOMÁS DE AQUINO (1) TOMAS R. VILLASANTE (3) TONY JUDT (5) TOTALITARISMO (2) TRANSICION (8) TRASTORNOS ALIMENTARIOS (1) TRISTEZA (1) TTIP (1) TZEVAN TODOROV (2) TZVETAN TODOROV (1) VALENTIN GALVAN (1) VEJEZ (1) VERANO (1) VERDAD (6) VERGUENZA (1) VIAJES (6) VICENTE SERRANO LOBATO (1) VICENTE SERRANO MARIN (2) VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN (2) VIOLENCIA (2) VITALISMO (1) VOLKER PERLING (1) W.O. QUINE (1) WALTER BENJAMIN (1) WILHELM REICH (1) WILHELM SCHMID (1) WOODY ALLEN (1) XAVIER PAVIE (2) YIHADISMO (2) ZEN (1) ZENÓN (1) ZYGMUND BAUMAN (3)