jueves, 11 de agosto de 2016

EL IMPRESIONANTE TESTIMONIO DE SIMONE WEIL





Reseña de

La condición obrera

Simone Weil
( Traducción de Teresa y José Luis Escartín Carasol)
Madrid . Trotta, 2014

 Escrito por Luis Roca Jusmet

He de reconocer que no conocía la obra de Simone Weil. Solo algunas referencias dispersas. La lectura de este libro ha sido para mí una revelación. Tanto por el extraordinario testimonio que supone el libro como por el descubrimiento de Simone Weil. Simone es una mujer absolutamente singular, no me hace falta saber más de ella para afirmarlo. Lo es en múltiples aspectos. Uno de ellos es lo que muestra el libro. Una profesora joven de instituto decide irse a trabajar a una fábrica para conocer la condición obrera. Lo que es absolutamente singular es la actitud con la que ella entra a trabajar en la fábrica. No es como los curas obreros que quieren estar al lado de los pobres. Ni como los izquierdistas pequeñoburgueses que quieren formar parte del único sujeto revolucionario, que es el proletariado. Simone Weil quiere saber. Hay una ética de la verdad terriblemente coherente. Para hablar de los obreros hay que saber quienes son. Simone Weil, tremendamente lúcida, sabe que no será uno de ellos. Ni lo pretende. Pero no da a transmitirles un mensaje, a portarles un saber vanguardista. Tampoco a llevarles un mensaje de salvación, ni en este mundo ni en otro. Quiere saber lo que es la condición obrera. Aprender, viviendo como un obrero, lo que significa ser un obrero en la Francia de 1934. Y lo que aprende es lo que Marx, desde la teoría, explicó en sus manuscritos juveniles. Pero ella lo aprende en su piel. Ser obrero es vivir totalmente alienado. No solo del producto del trabajo, no solo del propio acto de trabajar, sino de la propia humanidad. Es vivir degradado, humillado, esclavizado. Es vivir para trabajar y trabajar para vivir. Pero es un tipo de trabajo mecánico, embrutecedor, inhumano. Resulta tan espeluznante el relato que nos hace Simone Weil que recuerda casi el que narra Primo Levi en un campo de exterminio nazi en Si esto es un hombre.
"Si esto es un hombre..." parece decir también Simone Weil, mirando no solo a sus compañeros de trabajo sino también a sí misma. De esta manera la lucha por la dignidad, igual que nos explicaba Levi, es el objetivo principal. Pero Simone Weil baja a lo más concreto, que son las máquinas y los cuerpos. Nos describe las maquinarias, las piezas, su funcionamiento. Los cuerpos humanos sometidos a un ritmo que lleva al cuerpo a sus límites físicos. Producir más para ganar un poco más : una lógica infernal que acaba atrapando a los obreros. La autora nos describe quien era Taylor, el inventor de los sistemas. Las relaciones entre los obreros y los capataces son unas relaciones de poder. No relaciones de poder, que como acabó entendiendo Foucault, están en todas partes y a veces son inevitables o necesarias. La misma Simone Weil reconoce la necesaria autoridad de los encargados. Pero, como también decía Foucault, el problema es cuando las relaciones de poder se convierten en relaciones de dominación, que es cuando uno aplasta al otro. Cuando uno es un sujeto y el otro un simple objeto, sin derechos, que solo deben obedecer.
El diario de fábrica constituye la primera parte del libro, es tan pesado como lo que reproduce. Pero solo en esta pesadez descriptiva podemos encontrar la miseria del entorno del que nos habla. Rutina, cansancio, mente y sentimientos embotados, movimientos mecánicos. Todo rígido, implacable, sin futuro, sin imaginación, sin libertad. Vivos murientes que viven un día detrás de otro. ¿ Solo esto ? Bueno, a veces hay algún placer, como la obrera que cuando deja de trabajar cocina, come y practica el sexo tantas veces como puede. Pero esto dura poco : los años de juventud, como máximo. Luego apenas queda tiempo para descansar entre jornada y jornada de trabajo.
Luego vienen las cartas. Las cartas son reflexiones lúcidas, generados por esta experiencia. Pero también sobre el cambio de situación que implica la victoria del Frente Popular, Simone Weil es muy sensible, hipersensible. Lo es tanto que amplifica al exceso lo que capta. Sin antes captaba tristeza, depresión, resentimiento, ahora capta alegría y confianza. No porque el Frente Popular haga mucho, que lo hace. Pero es sobre todo la manera como el gobierno, las instituciones, se dirigen a los obreros, No como bestias de carga que deben tener como únicas cualidades la obediencia y la productividad. Sino como a sujetos con derechos, Esto les devuelve la dignidad, les hace sentirse humanos. Por aquí empieza la emancipación, en perder el espíritu de esclavo, en sentirse ( relativamente) libre. Simone Weil, que se identifica con los obreros, sin paternalismo, sin espíritu vanguardista, piensa propuestas. Propuesta que envía a los líderes sindicales. Porque el sindicalismo ha de ser un compromiso moral y político. Pero lo que comprueba es que los delegados sindicales están creando un contrapoder en las fábricas. Pero que no un contrapoder de los obreros sino de ellos mismos. De una burocracia sindical que va generando privilegios y poder, delante de los patronos y delante de sus compañeros. Tienen poder y les temen. Al mismo tiempo hay el peligro de las huelgas salvajes, que debilitan al gobierno. También el del descenso de la productividad. Hay que crear un orden nuevo en las empresas, hay que evitar el caos. Porque si no es así se restablecerá el orden autoritario. A Simone weil le podríamos aplicar la frase de Unamuno : piensa lo que siente y siente lo que piensa. Porque sus propuestas no nacen de la lectura o de la fría reflexión en un despacho : nacen de su experiencia. Es capaz de analizar con una lucidez tremenda los errores y las virtudes de León Blum.
Simone desconfía del comunismo. Considera que el poder absoluto del Estado acaba inevitablemente en totalitarismo. Piensa además que no se trata de cambiar de amo. Ni siquiera es se trata de que los obreros sean sus propios amos. Hay que cambiar la naturaleza del trabajo. Pero hacerlo implica un gran esfuerzo de análisis, muchos conocimientos técnicos y mucha imaginación. Hay que pensar otras maneras de trabajar. Pero el trabajador debe saber lo que hace y porqué lo hace. Esto me recuerda la experiencia de los trabajadores de la empresa Numax, muy conocida en la transición española. Fueron capaces de autogestionar su empresa muchos años, después del intento de cierre del empresario. Fue una lucha noble y una experiencia humanamente rica. Pero al final abandonaron porque no veían sentido a estar diez horas cada día haciendo un trabajo mecánico para producir electrodomésticos. Aparece aquí algo central en la reflexión de Simone Weil. No se trata solo de saber quién se queda los beneficios. Importa la relación entre los trabajadores, el que las relaciones de poder que se crean necesariamente no sean jerárquicas. Importa también lo que se hace y para qué se hace. Simone Weil se preocupa por todo aquello que los sindicatos y los partidos de izquierda consideran secundarios porque no tiene que ver con las tácticas y estrategias de lucha de clases. Pero Simone Weil está obsesionada por el sentido de todo lo humano, por la dignidad de lo humano. El principal problema de la clase obrera es encontrar un método de organización del trabajo que sea a la vez aceptable para la producción, el trabajo y el consumo. Weil piensa propuestas concretas : formación profesional, control obrero en las empresas,
Su humanismo es descarnado, desesperado. La clase obrera es la única que puede cambiar las cosas. Son los que hacen el trabajo manual, los que transforman las cosas. Son la mayoría. Pero lo que desespera a Simone Weil es que el tipo de trabajo que hacen en las fábricas los deshumaniza, ni siquiera les permite ser conscientes de sí mismos. El poco tiempo que les queda después de su embotamiento es para descansar o evadirse : Pan y circo. Y los que hablan en nombre de los obreros no son los obreros. Por esto no acabará de entenderse con Trotsky cuando la visita en casa de sus padres. Hasta que los obreros no hablen por sí mismos, no hagan por sí mismos, solo pasaremos de un amo ( la patronal) a otro ( El estado). Tampoco es una anarquista, le falta ingenuidad para serlo. La asocio algo con jacques Rancière, aunque desde una posición diferente, ya que él no se implica, él intenta recopilar las experiencias autónomas del movimiento obrero francés. Luchas por la dignidad, de los excluidos para poder hablar y decidir.
El libro está lleno de sugerencias, de materiales vivos para la reflexión. Hay que leerlo con paciencia y con la mente muy abierta y despierta. Pero es un documento extraordinario. Y, como en mi caso, una puerta abierta para conocer a una personalidad de múltiples facetas pero que están todas ellas unidas por una búsqueda desesperada de redención de lo humano. Hay en ella un cristianismo radical, vivido de una manera trágica que le conducirá tanto a sus arrebatos místicos como a la muerte por anorexia. Es como si su perfeccionismo, su terrible autoexigencia le llevara a la autodestrucción, al suicidio moral.
Georges Bataille, otro inclasificable, que fue su amigo o su amante ( depende de las versiones) hace el retrato de Simone Weil, a través en su narración El azul del cielo describe a Simone Weil de esta manera ( a través de un personaje ficticio) :
Llevaba vestidos negros, mal cortados y sucios. Daba la impresión de no ver delante de sí y con frecuencia se tropezaba con las mesas al pasar. Sin sombrero, sus cabellos cortos, tiesos y mal peinados, semejaban alas de cuervo a ambos lados de la cara. Tenía una nariz grande de judía delgada en medio de su piel macilenta, que sobresalía de las alas por debajo de unas gafas de acero. Te desazonaba : hablaba lentamente con la serenidad de un espíritu ajeno a todo: la enfermedad, el cansancio, la desnudez o la muerte no contaban para ella... Ejercía fascinación, tanto por su lucidez como por su pensamiento alucinado.


8 comentarios:

  1. Es una de mis fuentes de inspiración y me alegro de que la hayas descubierto. Hay sueltos por el mundo de habla hispana unos cuantos forofos de S.W
    fue un personaje extraordinario, como mujer, como filósofa, como persona capaz de sufrir y ponerse a la altura de los que sufren. Es el lado religioso de su pensamiento o de su actividad, aunque intentaron que se bautizara católica nunca lo hizo. Es de esos seres superiores que a veces pasan por este mundo y que una se pregunta de dónde ha salido tanta pureza y tanta lucidez, tanto en su vida como en sus escritos.

    A parte de todo lo que tú has dicho como recensión del libro, a mí me gusta su participación en el frente de Cataluña durante la guerra civil española. Era muy torpe con el fusil, busca la foto en internet, pero quiso "mojarse", ahora que está de moda la tontería esa, en lo que consideraba una causa justa.
    Ultimamente me han enviado este testimonio de una mujer que la conoció muy de cerca en sus años de sindicalista, yo lo veo como un auténtico proceso de canonización. Nada que ver con las burocracias romanas, la gente que cn ella cnvivió vió lo extraodinaria que era con todas sus torpezas y dificultades, tampoco los obreros entendían que una mujer de su condición intelectual y social intentara ponerse en su lugar:

    https://www.facebook.com/mailermattie/posts/10204508754580182


    ResponderEliminar
  2. Esperaba tu comentario, Ana, intuía lo que dices. Gracias por el comentario personal y la referencia.
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
  3. Luis,

    Rosellini tiene una película extraordinaria " Europa 1951" protagonizada por I.Bergman donde ella interpreta una mujer de clase adinerada que tras la muerte de su idolatrado hijo busca con desesperación sanar su dolor... Resulta curioso porque el papel de ella me recuerda mucho a Simone Weil .. parece que esa condición obrera que también se encuentra en la película de Rosellini no le resulta del todo suficiente para encontrar la verdad que busca en su interior... Curioso es que al final parece que entra en una cierta mística que le lleva a quedar recluida de la sociedad que la etiqueta como loca. En Weil creo que también existe esta idea de fondo pasando por el mundo obrero buscando esa configuración de lo humano más allá de lo humano (idea de NIetzsche) y en sus escritos vinculados con la idea de ella "la verdad es inexpresable porque nuestro lenguaje es finito en las formas de expresión".. Resulta muy interesante su participación el el 1936 en la columna Durruti durante la Guerra Civil Española ... SIn embargo para mi la relación que establece en sus escritos con la Naturaleza la siento próxima y encuentro que es ese punto de conexión con una cierta mística laica que la convierte en alguien especial ... Recomiendo el libro de Maite Larrauri sobre ella "La guerra" editorial tandem .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, que me parece muy sugerente, y por las refencias, tanto de la película como del libro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda mucho a bruno trentin y su propuesta de un socialismo libre y no autoritario aca hay una historia muy interesante sobre eso https://encampoabierto.files.wordpress.com/2014/10/brunotrentin_eca.pdf .
    Un abrazo .
    Adrian.

    ResponderEliminar
  6. Tomo noto, Adrián, gracias por tu participación y un abrazo.
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber conocido a S.W. por medio de un magnífico monográfico sobre su obra y su figura en Radio Clásica. El libro de Maite Larrauri "La guerra, según Simone Weil" me parece una obra divulgativa muy digna, breve y oportuna para acceder a los textos de esta luminosa personalidad.Ahora empiezo con sus libros, y a difundirlos por la red. Gracias, Simone.

      Eliminar
  7. Gracias Luis, y a todos. Escuché en Radio Clásica un monográfico sobre su vida, su pensamiento,sus cartas..., a partir de ahí he difundido su obra por la red. Lo primero que estoy leyendo es el libro de Larrauri,"La guerra, según Simone Weil",para mí una buena manera de aproximarse a S.W. independientemente de leer (es lo que pienso hacer), o no, otras obras de esta luminosa persona.

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANÁLISIS POLÍTICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CAPITALISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET CLEMËNT ROSSET. COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO LASURDO. DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO COLINA FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOIS JULLIEN: FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER GUY STANFING HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEANNE CARLIER JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE MARIA ÁLVAREZ JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN ARROYO JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL CANDEL MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET OTOÑO PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERSONALIDAD PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO RODRIGUEZ ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA T TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEMPERAMENTO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN