miércoles, 17 de abril de 2013

LA GESTIÓN DE LOS CENTROS PÚBLICOS EN CATALUÑA. UNAS REFLEXIONES SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO EN EL SISTEMA EDUCATIVO





Escrito por Luis Roca Jusmet

La Consellería d´Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, va a concretar las normas para la dirección de los centros públicos de Cataluña basados en la Llei Catalana d´Educació. Hay que decir,para quien no lo sepa, que la Consellera, Irene Rigau, es de CDC y el que elaboró dicha ley fue Ernest Maragall, del PSC, que formaba parte del gobierno Tripartit ( PSC/ERC/ICV-EUiA ). Ya en su momento dije que me parecía un error creer que Montilla dejaba esta Conselleria a Ernest Maragall como una concesión al sector catalanista que cohesionaba su hermano Pasqual en el partido. El objetivo que tenía era muy preciso : reordenar todo el funcionamiento de los centros públicos. Ernest Maragall es un samurai : aplica de manera implacable unos objetivos, sin ceder en nada. Ya lo hizo en el Ayuntamiento de Barcelona. Políticamente se sitúa en la misma esfera que su hermano Pasqual : Liberalismo social y catalanismo.
El objetivo era pasar de un modelo de gestión funcionarial/corporativo/autogestionario a otro funcionarial/neoliberal.
Es decir de un modelo en el que los profesores deciden quien dirige el instituto ( autogestión), en el que los funcionarios ocupan plazas por criterios de concurso de traslados ( funcionarial) y en el que los interinos y sustitutos se colocan por antiguedad ( corporativo). El resultado práctico de este modelo, con alguna experiencia autogestionaria satisfactoria creó que finalmente fracasó: muchos institutos en los que nadie quiere ser director, en el que cuando alguien lo es porque le nombran entonces no tiene ningún poder; en el que cuando un profesor no cumple nadie puede hacer nada ( sea funcionario, interino o sustituto). Institutos que funcionan por voluntarismo, que no hay ningún tipo de premio más allá de la satisfacción moral para los que cumplen. La autogestión no funcionó. Los sindicatos estivieron en contra de la promoción docente con un igualitarismo demagógico : todos cobramos igual y hay un cuerpo único para maestros y profesores de secundaria. Pero el cuerpo único no llega a los profesores universitarios, claro. A favor de eliminar el cuerpo de catedráticos : aunque finalmente aceptaron los catedráticos como "condición" no como cuerpo en estos alardes demagógicos que les caracteriza ( luego el PP volvió a ainstaurar el cuerpo). Y luego todos los dirigentes sindicales se presentan para conseguirlo ( y hoy el Secretario de CCOO de Cataluña, Joan Carles Gallego) se presenta como catedrático de secundaria.
 El modelo neoliberal introduce varios factores : evaluación externa, autonomía de centros y capacidad del equipo directivo para decidir el 50% de la plantilla, para seleccionar los sustitutos y para desplazar a funcionarios que sean incompatibles con la lógica del centro). Para los sindicatos esto es : "potenciar el amiguismo, el enchufismo, el peloteo y la represión ideológica, política y sindical". Antes se había hablado de privatización, de hacer funcionar los institutos como empresas.
Seguramente suena bien. Pero desde la izquierda hemos de ceñirnos a lo que Foucault llamaba el coraje de la verdad. La verdad es que es mucho más compleja. Desde la izquierda hemos de definir lo que queremos de la educación pública y desde los sindicatos defender los derechos laborales de los trabajadores de la enseñanza pública. En este país los sindicatos, que se dicen de izquierda dicen defender las dos cosas y al final acaban defendiendo derechos “corporativos“, que no son precisamente de izquierda.
 Lo primero que hay que definir este modelo : es neoliberal. No es un modelo empresarial porque las empresas pueden funcionar así o de otra manera : autoritaria o paternalista., por ejemplo. El modelo neoliberal plantea un funcionamiento del poder específico. Toda institución implica relaciones de poder Los que las dirigen deben hacer cumplir un programa político. Tampoco es privatizador porque el equipo directivo está formado por funcionarios. Desde el punto de vista de la izquierda, lo que queremos una enseñanza pública de calidad abierta a todos. ¿ v a perjudicar este modelo a la enseñanza pública ? Lo veremos, pero yo lo dudo. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Ventajas : aplicar la meritocracia y no la antigüedad para seleccionar los sustitutos; desplazar a profesores que no cumplen pero que se han instalado por tener plaza. Inconvenientes : peligros de clientelismo por parte del equipo directivo. Es decir, que depende del equipo directivo que vaya en una dirección o en otra. Lo que hay que exigir es una gestión transparente tanto de cara al claustro como al Departament.
¿ Atenta contra los derechos laborales ? ¿ de quién, es la pregunta ? Porque aquí hablamos de un sistema de selección, por una parte, Y por otro quizás sería hora de discutir lo de las plazas de propiedad. ¿ Favorecerá la represión sindical e ideológica ? Para esto están los sindicatos, para evitarlo.
 Pero quiero situar esta polémica en un marco más amplio sobre el que valdría la pena discutir. Por una parte la necesidad de buscar maneras alternativas de enseñara a los adolescentes. Ahora combinamos una metodología propia de la sociedad disciplinaria ( la manera como funcionan los centros educativos, los reglamentos y las sanciones, la propia distribución espacial ), con otros neoliberales ( meritocracia, autonomía, responsabilidad individual, competencias ) y otros igualitaristas ( no discriminación). El resultado no me parece el mejor.
 El útimo es sobre la enseñanza privada y pública. La diferencia entre un modelo y otro no es de gestión ni de contratación. La diferencia es que el modelo público se piensa como un sistema de enseñanza gratuito y de calidad que se ofrece a toda la sociedad. Es el que impera en los paises nórdicos. El modelo privado es el neoliberal. La enseñanza es privada, cada cual elige y paga la educación de sus hijos. Los impuestos no deben cubrir la enseñanza como servicio público, solo unos gastos mínimos para una eduacación pública asistencial, como la sanidad. Estos gastos deben entenderse como un apartado de la seguridad garantizada por el Estado. La educación y la sanidad son temas privados que cada cual debe costearse según sus preferencias.
El sistema que funciona en Cataluña no es ni una cosa ni la otra. Hay algo de fraude social en el sistema. Hay cantidad de centros privados para las clases medias y algunas altas que está financiada con fondos públicos bajo el eufemismo de „centro concertado“. Mi apuesta es por la educación como servicio público. Esto lo tengo claro. Los centros concertados no deberían existir porque ya hemos visto sus resultados. Se debería elegir a medio plazo entre integrarse en la red pública o volver a ser centros privados. Y aunque ellos deberían aceptar la propuesta, esta debería seguir unos criterios claros que excluyera a la mayoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas