martes, 10 de febrero de 2015

CATALUÑA, LA IZQUIERDA Y PODEMOS




Luis Roca Jusmet

Barcelona y su cinturón industrial (no Cataluña) fue uno de los bastiones del movimiento de oposición antifranquista. Sus protagonistas eran obreros de fábricas, trabajadores de otros sectores (banca, enseñanza, sanidad) y estudiantes. Expresaban sus reivindicaciones con huelgas, manifestaciones, concentraciones y protestas vecinales. Eran en parte de origen catalán y en parte no catalán, procedentes de la inmigración andaluza, extremeña y de otras tierras de España. Gentes que venían a las ciudades a buscar una vida mejor que la que tenían en sus lugares de origen.

El movimiento antifranquista estaba sobre todo dirigido y estructurado por el PSUC (sección catalana del Partido Comunista de España) y CCOO, sindicato en gran medida controlado por este partido. Había también luchas autónomas de otros partidos y sindicatos, más radicalizados, que incluían partidos de extrema izquierda de inspiración maoísta y troskista. Apareció también el FOC, versión catalana del Frente de Liberación Popular, influenciado por el castrismo y movimientos del tercer mundo. El PSUC consiguió que buena parte de los obreros inmigrantes asumiesen la reivindicación del Estatuto de Autonomía y de la revitalización del catalán, incorporada a la consigna "Llibertat, amnistia, estatut d’autonomia”. En su planteamiento, catalán era “todo aquel que vive y trabaja en Cataluña”.
 Los dirigentes estudiantiles del PSUC, de origen burgués o pequeño-burgués, eran catalanistas. Los de los otros partidos de extrema izquierda o los líderes de las luchas autónomas pasaban del tema, aunque se declaraban por el “derecho a la autodeterminación” para ser en todo más radicales que el PSUC. Otra cosa es que tenían una cierta fascinación por los movimientos  independentistas del País Vasco e incluso algunos de ellos habían surgido de escisiones de ETA. Había también algún grupo marginal independentista que se reclamaba de la izquierda, como el PSAN. De la disolución del FOC surgió la socialista autogestionaria, y muy catalanista, Convergència Socialista de Cataluña de Joan Raventós. El PSC surgió de su unión con la Federación Catalana del PSOE, muy poco catalanista.
 Había un gran potencial de izquierda electoral que cristalizó en los votos al PSC y al PSUC. Pero la deriva del PSC y la fragmentación del PSUC dejó a los electores de izquierda, no nacionalista, sin representantes políticos. La deriva del PSC fue doble: de un lado, hacia el soberanismo y, del otro, hacía la formación de una casta política. El PSUC se transformó en ICV y se unió con gente de Nacionalistes d’Esquerra, con una deriva soberanista cada vez menos disimulada. Por otra parte, todas las décadas de gobierno pujolista dejaron hondas huellas. Aunque por tacticismo los pujolistas no se definían como independentistas, fueron creando e implantando un imaginario soberanista: Cataluña es una nación; la lengua de Cataluña es el catalán; España se aprovecha de los catalanes.

Cuando tras 23 años de autogobierno el PSC llegó al poder, casi todo el mundo esperaba una alternativa de izquierda no nacionalista. Sin embargo, fue un gobierno sólo tímidamente de izquierdas pero decididamente soberanista. Mientras Maragall redactaba un nuevo Estatuto que proclamaba que Cataluña era una nación soberana, su socio Esquerra Republicana de Cataluña profundizaba mucho más en la línea nacionalista de Pujol.
 Todos conocemos la situación actual: estamos en una deriva soberanista dirigida por una triple cabeza: por el gobierno de la Generalitat; por ERC desde la sombra; y por un movimiento independentista impulsado por las asociaciones ANC y Ómnium Cultural. Movimiento que arrastra sectores que se reclaman de la izquierda, como ICV y Esquerra Unida i Alternativa (otra organización montada desde los restos del PSUC). Muchos de los estudiantes que participaron en la lucha antifranquista en el PSUC o en Convergència Socialista de Catalunya son hoy conversos independentistas. 

La gente de izquierda no soberanista son esos obreros o sus hijos del cinturón industrial y muchos otros catalanes que no compartimos este deseo independentista: trabajadores, parados, de Barcelona y de toda Cataluña, huérfanos de representación política. A Podemos le correspondía ocupar este lugar. Sin embargo, Pablo Iglesias y su entorno han cayeron en la trampa retórica del “derecho a decidir” y en el prejuicio de que ser de izquierdas es estar contra España y a favor de los nacionalismos periféricos. “Derecho a decidir” que ya ha mostrado su rostro: en el proyecto de Constitución Catalana del magistrado Santiago Vidal se proclama que Cataluña es indivisible.
 La gente de confianza de Iglesias y su entorno son jóvenes procedentes del soberanismo: se equivocan. Pero somos la gente de Podemos de Cataluña los que debemos decidir, pues es por esto que se convocan las elecciones a la Secretaria General y al Consejo Ciudadano autonómicos. La alternativa de izquierda no soberanista está representada por Podemos unidos. Pero la Comisión de Garantías, monopolizada por el sector oficialista, ha invalidado la candidatura de Enric Martínez, que se presentaba s Secretario General de la candidatura. La argumentación es que va contra la línea política esencial de la formación y ha criticado a miembros de la dirección. Esto quiere decir que se quieren eliminar las diferencia políticas con medidas burocráticas.
Es fundamental que sigamos defendiendo a Podemos como alternativa de izquierda no soberanista. Que exijamos que Enric Martínez pueda presentarse a Secretario General. Que votemos por un Podemos pluralista donde todas las opciones puedan defenderse.

11 comentarios:

  1. Todo mi apoyo a esa alternativa que es la única sensata. La deriva soberanista es una trampa preparada desde hace muchos años, antes incluso que la dictadura franquista, para dividir al pueblo, a los de abajo que somos la inmensa mayoría de los españoles.
    No sé si voy a ser capaz de encontrarlo, un texto en el que me parece que era el propio Alfonso XIII animaba a Cambó por esa vía para evitar la "revolución".
    Lo han conseguido "en diferido".
    He de buscarlo, lo leí la semana pasada y no recuerdo donde.
    ¡Mucho ánimo y fuerza!
    caemos en todas las trampas de los de arriba, poniéndonos a discutir por lo que no nos trae cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el ánimo, Ana. pero mucho me temo que e suna batalla perdida. Como son formalmente listas abiertas si alguién de Podemos Unidos consigue entrar en el CC habrá una voz discrepante. Si no, yo me voy. En Cataluña no los votaré en las elcciones españoles me lo pensaré. Un abrazo

      Eliminar
    2. Ana, para NADA estoy de acuerdo con lo que dices -lo miras desde una óptica interesada, totalmente sesgada y con muchos prejuicios-. Si quieres te mando un discurso que Salvador Seguí, el líder de la CNT asesinado por la patronal, pronunció en el Ateneo de Madrid en los años veinte. En ese discurso Seguí defendía que la independencia de Cataluña no asustaba a los obreros catalanes, sino todo lo contrario, y criticaba el falso patriotismo-nacionalismo de Cambó y su Lliga Regionalista, que solo alzaba la bandera catalana para enmascarar la lucha de clases. Y predijo que si llegado el día la LLiga sentía amenazados sus privilegios de clase rápidamente pactaría con la derecha nacionalista española para mantener el status quo. Y así fue: Cambó y la LLiga acabaron apoyando el golpe de Mola y cia. El nacionalismo catalán contemporáneo tiene dos raíces: la popular de tradición republicana (clases medias, menestrales, artesanas y liberales) y la conservadora-católica (la alta burguesía que defendía el proteccionismo económico y promovía el folclorismo cultural catalán). Y si quieres también te paso la biografía del alemán Enzesberger sobre Durruti, que también distingue claramente las dos ramas del nacionalismo catalán y explica como el movimiento anarquista convergía muy a menudo con el catalanismo de caraácter popular. Y le puedo dar la vuelta al calcetín a tu argumento y decir que determinados sectores esconden su nacionalismo (español) tras un falso progresismo internacionalista. Y es que al final, al menos para mí, la única diferencia entre el PSOE y ERC, el PP y CiU, o las CUP y Podemos es la adscripción nacional. Pq para mí el PSOE es tan nacionalista como ERC o CIU tan nacionalista como el PP. Lo que pasa es que la estrategia del nacionalismo español -el único que no se reconoce como tal- ha sido estigamitzar a los otros -catalanes y vascos- como nacionalistas, como si lo de Cataluña y Vascongadas fuese un sentimiento artificial creado desde arriba y lo de España fuese un hecho natural, normal. Y creo que en los últimos años mucha gente se ha dado cuenta de esa estrategia que ahora se les puede girar en contra. Un saludo. Toni

      Eliminar
    3. Además Ana, el Cambó de nuestros días se parecería más a Duran i LLeida (nacionalista pero no independentista) que a Artur, Mas, que no goza de ninguna simpatía entre las élites oligárquicas catalanas, que se se oponen total y frontalmente a la independencia y apoyan al PP y/o a Duran. La oligarquía catalana SE OPONE a la independencia. Y por eso Duran, nacionalista catalán muy conservador y católico- y el PP catalán se oponen frontalmente a ella. Los de "arriba" de verdad no quieren la independencia, ni en Cataluña ni en las Españas. El mundo al revés. No fotem! Un abrazo. Toni

      Eliminar
    4. Vale, mira:
      de las Memòries de F. Cambó, p288-9: el 15 de noviembre de 1918, la derrota de los imperios germanicos, las movilizaciones populares y la autodetermnacón nacional tuvieron su repercusión entre los españoles. Alfonso XIII convocaba el 15 de noviembre a Cambó:
      "El ejército alemán están en plena derrota, los socialistas han tomado el poder en Berín, en Viena la tropa insubordinada hace causa común con obreros ypresos liberados....TEMO QUE VENGA UN ESTALLIDO REVOLUCIONARIO EN CATALUÑA, que los obreros se unan a los soldados NO VEO OTRA MANERA de salvar la situación que satisfacer de golpe las aspiraciones de Cataluña, para que los catalanes DEJEN DE SENTIRSE EN ESTE MOMENTO REVOLUCIONARIOS y mantengan su adhesión a la monarquía. Hay que dar la Autonomía a Cataluña inmediatamente. Es preciso que vaya usted a Barcelona en seguida para provocar un movimiento que DISTRAIGA A LAS MASAS DE CUALQUIER PROPÓSITO REVOLUCIONARIO."
      Habría mucho que hablar del interés del gran hermano americano y demás potencias de este mundo en subdividirnos y hcernos pelear por lenguas y banderas, para mejor colonizarnos y dominarnos.
      Tampoco tienen mucho esfuerzo que hacer para que saquems los cuchillos dispuestos a discutir por nada. Es la verdad que los españoles de todos los colores se lo ponemos "chupao" a las grandes potencias perdiéndones en pendencias de si es natural o es artificial. Todas las fronteras son artificiales, no es esa la cuestión.

      DIvididos frente al capital financiero y frente a los grandes y potentes países organizados, no somos nadie y menos que nadie. Juntos sí somos y podemos.

      Eliminar
    5. Una preciosa y clarificadora precisión empírica, Ana. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. Tienen todo mi aliento y simpatía. Pero van a perder.

    Todo en la cultura política de la izquierda de la izquierda española , de donde vienen los cuadros de Podemos,conspira contra ustedes.

    No sólo en Cataluña. En Asturias Podemos puede ser el gran éxito político de los nacionalistas locales : no se rían también los hay. Nunca me hice ilusiones, bueno sí...

    ¡Qué horror!

    Karl Mill

    ResponderEliminar
  3. todo mi apoyo a Luis Roca, completamente de acuerdo a su interesante articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, estamos en la misma batalla. Un abrazo

      Eliminar
  4. Luís, te sorprendería la cantidad de esos "obreros" oriundos del resto de las Españas y afincados en el llamado "cinturón industrial" de Barcelona de los que hablas que también defienden la independencia o, y muchas veces se pasa por alto esto, no se oponen a ella. Y hablo con conocimiento de causa. No son la mayoría, pero son más de lo que nos creemos. Por ejemplo Junqueras, líder de ERC (y yo aún no los he votado nunca), es alcalde de Sant Vicenç dels Horts, un pueblo del cinturón industrial de Barcelona cuyos habitantes son, en su mayor parte, "castellanoparlantes" oriundos del resto de las Españas. Y entrecomillo castellanoparlantes porque dividir la población entre castellanoparlantes y catalanoparlantes es demasiado simplista. La inmensa mayoría de "catalanoparlantes", entendido como lengua materna, somos bilingüies. Y muchos castellanoparlantes (mi padre, catalán de padres y abuelos catalanes, es castellanoparlante pero usa mucho el catalán también) también lo son. Y éste es un tema que me cabrea: los únicos partidos que hablan de la supuesta persecución del castellano y predican un falso bilingüismo son el PP-Cs, la mayor parte de cuyos votantes me parece (y esa es una percepción personal) que jamás practican ni han practicado el bilingüismo del que tanto hablan. Y que conste que yo no tengo ningún problema para que se hagan más clases en castellano -en mi escuela dependía del profesor- ni soy nada talibán en el tema lingüístico. Pero es evidente que en general los catalanes cuya lengua materna es el catalán cambiamos mucho más a menudo de lengua que los catalanes cuya lengua materna es el castellano. Un abrazo! Toni

    ResponderEliminar

Temas