martes, 1 de agosto de 2017

SUJETO, PSICOANÁLISIS Y NEUROCIENCIAS


 



Escrito por Luis Roca Jusmet

 Las noticias de la superación del psicoanálisis forman parte de la segunda cruzada en contra de esta tradición. La primera cruzada fue, de hecho, anterior a la constitución de la tradición, ya que fue la campaña por desterrarlo antes de que se consolidara. Una vez aceptada su realidad de lo que se trató fue de desprestigiarla. No hay que trivializar este movimiento, ya que aparte de los colectivos más reaccionarios del mundo de la psicología y de la psiquiatría participaron en él gente tan inteligente e interesante como Karl Kraus, Ludwig Wittgenstein o Ernst Jünger. Incluso un crítico del posiitivismo com Karl Popper lo puso como ejemplo de hipótesis no científica. Hoy en día se dice que el psicoanálisis está superado y algunos de lo que hacen esta afirmación se basan en el gran avance de las neurociencias.  La actitud del psiconálisis lacaniano, que es para mí el más interesante, con respecto a las neurociencias no es homogénea. 

 François Ansermet,es un psicoanalista que con uno de los más importantes neurocientíficos de la actualidad,Pierre Magistretti, escribió dos libros claves para complementar lo que dicen ambas disciplinas. Estos dos libros  son A cada cual su cerebro. Plasticidad neuronal e inconsciente y El enigma del placer.

 Veamos las ideas fundamentales del primer libro, todas ellas muy sugerentes y precisas :

 1) La plasticidad neuronal es el enlace entre el cerebro y el psquismo, entre lo innato y lo adquirido. Permite que la experiencia deje huella en la red neuronal y modifique las relaciones entre neuronas. También la integración compleja entre los condicionamientos genéticos y los de la experiencia, la transformación del genotipo en fenotipo.

 2) La percepción deja huella transformándose en memoria. La memoria se organiza en el hipocampo. Se transforma entonces en una representación o imagen ( un significante, según Lacan). Puede ser consciente, preconsciente o inconsciente. Es un proceso de inscripción y reinscripción que pierde el sentido originario de la percepción. El inconsciente está formado por las huellas censuradas por la represión. Estas huellas forman parte de la memoria declarativa. Es diferente de lo no-consciente, que forma parte de la memoria procedimental.Estos significantes forman la red asociativa que conforma la realidad psíquica. 

 3) La realidad psíquica es independiente de la física porque combina y distorsiona las percepción, convirtiéndose en la fantasía del sujeto. Rige la ley del deseo y al mismo tiempo participa en la constitución del mundo real, es decir condiciona nuestra interpretación de la percepción. El cerebro tiene una fuente de información externa , que es la percepción, y una interna, que es el recuerdo desde la fantasía. 

 4) La fantasía es la solución que da el niño frente a lo real, es decir, lo que es imposible de simbolizar : el cuerpo, el sexo, la muerte, el enigma del origen, su lugar en la constelación familiar. Nos permite ordenar una biografía porque es una respuesta al enigma de la vida, de la propia vida. Es a la vez una solución y un problema.La emoción es el marcador somático de la representación ( el término es de Antonio Damasio). Lo que se reprime es la representación, no la emoción. La amígdala dirige el sistema neurovegetativo, que controla las vísceras y el sistema hormonal. Hipófisis y el hipotálamo lo hace con el sistema endocrino. El lactante tiene hambre y sed. Es un estado somático de tensión y displacer, provocado por el desvalimiento humano. El grito va dirigido a la madre y se busca la satisfacción recordada. Cuando tenemos una tensión por una carencia buscamos el objeto perdido, la madre. Aparece una fantasía inconsciente. Descargamos la excitación a través de la pulsión. 

 5) La pulsión de vida es estructurante y la de muerte destructiva. La pulsión implica el cuerpo y el sujeto. Buscamos a través de la acción el objeto del deseo a partir del que descargar la pulsión. La homoestasis es un equilibrio interno. La perturbación desagradable genera la pulsión, que es una excitación ligada a una fantasía inconsciente. El principio de placer busca el mantenimiento de la homoestasis. La pulsión busca el goce. El goce viviente no está ligado a representaciones, no está vinculado al Otro. Es lo que nos mantiene vivos en un estado de tensión. El placer busca el reposo, el goce la excitación.

 6) La vida del sujeto es un devenir en la que las experiencias van dejando unas huellas singulares. Una parte es inconsciente. Es la Otra escena. La identidad personal es lo que se mantiene en este devenir. Nos atraviesa una fantasía fundamental que nos esclaviza porque nos somete a un guión que hemos escrito en el inconsciente. Puede funcionar, a veces de una manera aceptable o a veces produciendo síntomas, cuando hay fisuras. Es en este caso un precio aceptable. Cuando no es funcional desencadena psicosis o neurosis graves. 

 7) El trabajo analítico consiste en atravesar, y por tanto liberarse, de esta fantasía fundamental que nos atrapa sin que lo sepamos.

 Hay aquí un intento de complementar lo que dicen las neurociencias y el psicoanálisis. Pero lo que esto tiene de positivo, que es abrir un horizonte para el entendimiento de estas disciplinas, lo tiene también de negativo. Porque son dos disciplina que no son complementarias, no hay armonía posible. Son lenguaje heterogéneos. Se puede buscar un encuentro que sea fecundo pero será fallido. No es posible, como dicen los autores, una biología del inconsciente y las pulsiones. Es posible una diálogo tenso, en el que habrán encuentros y desencuentros.


  El otro libro fundamental es  El enigma del placer. Preguntarse por el placer les lleva a otras preguntas. Estas preguntas son sobre la naturaleza del inconsciente y de la pulsión, por una parte, y sobre el círculo vicioso que nos empuja al malestar ( tanto individual como socialmente) por otro. Evidentemente las cuestiones son muy ambiciosas y un libro como el que tratamos ( que es además relativamente breve) es imposible que las resuelva. De acuerdo. Pero sí parece que hay una pretensión de hacerlo y en este sentido hay que decir que el epílogo es pobre en relación con el hilo conductor del trabajo. En algún momento, además, me parece que caen en lo que critican metodológicamente, como cuando explican la tendencia a la vuelta al displacer a partir de los mecanismos fisiológicos que están en la base de la adicción. Por otra parte la forma como analizan la complejidad de las dos nociones centrales del trabajo, que son las de pulsión y de inconsciente, es muy fecundan. Pero en el caso del inconsciente me parece que no acaban de encontrar una salida adecuada. Como ellos proponen hay que reiventarlo, pero la idea de un inconsciente creativo me parece algo jungiana y no acabo de entenderla. Hay algo en el inconsciente, como decía Lacan, que es nuestro núcleo más singular pero quizás lo plantean de una forma demasiado clara y fácil. La misma analogía que hacen en algún momento entre la pulsión inconsciente con la decisión consciente me parece muy discutible.
 Justamente hablando de Lacan nos encontramos aquí con una cuestión compleja. Los autores se reclaman, como mínimo en algún sentido, del psicoanálisis lacaniano y esto es evidente por sus referencias. La misma noción de goce que utilizan para referirse a este placer en el dolor o en el displacer me parece un buen camino. Pero también me parece que lo solucionan muy rápido planteando por una parte diciendo que es el placer inconsciente en el displacer consciente. También citan a Miller en su afirmación de que el goce es la líbido más la pulsión de muerte sin acabar de argumentarlo. Quizás hay un intento algo precipitado ( también en Miller) de ligar las piezas del puzzle de Lacan de una manera demasiado sistemática. Más bien habría que afirmar que estos enigmas del placer siguen siéndolo por mucho que los queramos resolver con fórmulas. Hay también una eliminación del Otro por el otro, ya que utilizan únicamente el segundo término cuando esta distinción lacaniana me parece imprescindible. Ahora bien, cuando en lugar del término real lacaniano hablan de el exceso de lo viviente hay aquí algo acertado, ya que aunque los lectores de Lacan nos hallamos familiarizado con el primero quizás resulte todavía más confuso que el segundo en esta noción para la que es difícil encontrar el término adecuado. También su propuesta de utilizar anticipación en lugar de alucinación como hacían Freud-Lacan para referirse al primer objeto del deseo podría resultar más clarificadora. De todas maneras hay aquí una cuestión muy interesante y muy problemática que es la relación entre el objeto del deseo y el objeto de la pulsión, que remite a dos elaboraciones freudianas paralelas, que son La interpretación de los sueños y Las Pulsiones y destinos de la pulsión. Recuerdo aquí un extraordinario libro de Diana Ravinovich que es El concepto de objeto en el psicoanálisis para abordar el tema en profundidad. Por otra parte sigo pensando que es mejor utilizar fantasía que fantasma en la traducción del término francés, aunque sé que es una cuestión de opiniones y que ambas están justificadas.


 Todo el análisis de la continuidad/discontinuidad de lo psíquico a partir de la noción de huella es también muy sugerente. Me parece muy valiente esta reflexión sobre un tema tan espinoso como el la tendencia ambivalente del ser humano hacia el placer y el displacer a partir del encuentro entre el psicoanálisis y las neurociencias. 

 Es un problema tan central en lo que es la condición humana y la explicación de su malestar, tanto a nivel individual como social, que libros como éste se agradecen. ¿ Polémico ? Por supuesto. Pero me parece que es esto lo que necesitamos, materiales para discutir y no fórmulas para compartir. Y como nos advertía Slavoj Zizek cualquier filósofo o psicoanalista debe enfrentarse hoy, no evadirse, de lo que nos ponen sobre la mesa las neurociencias.


   


14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. El libro parece, en efecto, muy interesante, y tus comentarios, Luis, lo vuelven aún más apetitoso. Por fortuna, está en la biblioteca de mi facultad, y además en su última edición (del 2011, creo).

    Hay que decir que el neuropsicoanálisis es una corriente en auge. Su principal representante es Markl Solms, autor de un libro fundamental que, por desgracia, tampoco está en español:
    The Brain and the Inner World: An Introduction to the Neuroscience of the Subjective Experience ('El cerebro y el mundo interior: una introducción a la neurociencia de la experiencia subjetiva').

    Lo interesante es que Mark Solms dice que la postura del psicoanálisis (y, concretamente, del neuropsicoanálisis) coincide con una determinada corriente de la filosofía analítica de la mente: el monismo anómalo de Donald Davidson. Según el profesor Adrian Johnston, Slavoj Zizek también asume la misma postura del monismo anómalo de Donald Davidson en Visión de paralaje.

    Según el monismo anómalo de Davidson, la mente (sujeto) y el cuerpo (ser) no son ontológicamente diferentes en cuanto a su género; sólo hay un género de sustancia (de ahí el "monismo"), en vez de, como en Descartes, una 'res extensa' y una 'res cogitans'. Pero, dice Davidson, el Uno monista necesriamente se refracta en dos planos completamente distintos y separados de acceso epistemológico: un plano que puede ser descrito en términos físicos (es decir, en términos estrictos de un lenguaje en tercera persona, sin ninguna referencia a estados mentales internos en primera persona), y un plano que puede describirse en términos mentales (es decir, términos que se refieren a deseos, creencias, intenciones, etc., en primera persona). El segundo plano, enfatiza Davidson, no puede reducirse descriptivamente al primer plano. O, lo que es lo mismo, Davidson defiende un monismo ontológico y un dualismo epistemológico. Lo mismo haría Zizek: sus diversas perspectivas de paraleje equivaldrían a los distintos planos descriptivos de Davidson.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Perdón por un error que he cometido:

    El libro de Mark Solms sí existe en traducción al castellano (yo lo leí en inglés):

    'El Cerebro y el Mundo Interior' (Mark Solms & Oliver Turnbull)

    ¿Lo has leído, Luis? Y si es así, ¿qué te parece? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. He visto el vídeo de Miquel Bassols. Muy interesante y compraré su libro “Tu yo no es tuyo”. Hace poco leí “El mito del cerebro creador” de Marino Pérez que, desde otra perspectiva psicológica y filosófica criticaba el “cerebrocentrismo” de moda. Yo como “pensador de barrio” poco puedo aportaros, pero tengo bastante claro que lo fundamental de lo que uno siente, piensa, hace, reprime, etc. es fruto de esa interrelación entre la dotación “física” con la que nacemos y el medio ambiente cultural-“educativo” (social, grupal, familiar) en y con el que vamos creciendo. Incluida la “caja negra” individual, esa especie de encriptado inconsciente que tanto nos condiciona. Tengo claro que ese mundo tan rico en matices y tan complejo como es el de nuestra psique, no sería posible sin el bagaje del inmaduro “hardware” corporal-cerebral con el que entramos en la vida humana. Pero este “hardware” tampoco podría vivir, estructurarse y desarrollarse sin lo psico-social-individual en construcción y reelaboración permanente, lo cual en la especie humana y sus diferentes maneras de ser (interior y exterior) es a mi juicio lo principal. Yo no sé hasta qué punto mis “circuitos” genético-neuronales de origen han podido marcar alguna tendencia en como he ido siendo después, pero estoy convencido de que mis interacciones familiares, escolares, con amistades, en el barrio, en el tipo de sociedad, etc., (sin olvidar su conexión con las relaciones entre mis “interiores”, desde sus cloacas hasta sus zonas más nobles) con los que he estado y estoy “fundido” desde niño, son las que tienen mayor peso en mi ser y estar, y han reestructurado posteriormente tales “circuitos”.

    No estoy de acuerdo en llamar ciencia y científico sólo a lo relacionado con la investigación de “lo físico”, por el hecho de que en este campo se pueda llegar a conseguir (no siempre) resultados más regulares, medibles y predecibles. Pienso que el método científico puede abarcar a todos los demás campos y, si realmente es científico, es más bien una actitud y voluntad humana por investigar y conocer con el mayor rigor, seriedad y racionalidad posible, mediante protocolos perfeccionables que traten de neutralizar prejuicios ideológicos, religiosos o de otro tipo. El que las “ciencias naturales” lo tengan más fácil que las “sociales y humanas” (ya que averiguar con precisión “científica” nuestros comportamientos, por parte de nosotros mismos y nuestras subjetividades sobre nosotros mismos, es mucho más difícil) no quita para que, por ejemplo, un psicoanalista o un equipo de psicoanalistas pueda establecer determinadas conclusiones como resultado del estudio minucioso de un significativo número de tratamientos terapéuticos. Para mí esto es también hacer ciencia. No “exacta”, pero ciencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tomo nota del libro, Juan Carlos, no lo conocía.
    Está bien lo que dices, Agustín. Esto es un debate de barrio, por suerte, y no académico. Lo que dices de la ciencia está bien, pero hay algo, como comentamos con Juan Carlos, de imposible en la psicología, por la dificultad de calsificar lo subjetivo, que es singular. Pero de acuerdo contigo que una actitud científica en el sentido amplio de la palabra : rigor, contrastación...
    Miguel Bassols es un psicoanalista barcelonés lacaniano muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Agustín:

    Tu aportación es muy interesante. Como bien dice Luis, por fortuna éste es un debate "de barrio", o de charla de café, que sin duda es de los mejores y más aniamdos. Yo también soy un "pensador de charla de café".

    Tienes toda la razón, Agustín, al criticar esa manía cientificista que intenta explicarlo absolutamente todo en términos exclusivos de funcionamiento del cerebro. El cerebro es la base o el 'hardware' básico, pero sin la cultura y el aprendizaje no haría nada. Sería como un PC sin sistema operativo y sin programas de ningún tipo: estaría como muerto (en esta metáfora, el sistema operativo y los programas serían los contenidos de la cultura). Lo que le falta al PC, naturalmente, es la capacidad de actuar sobre el mundo y de transformarlo, es decir, la praxis, que es constitutiva del psiquismo humano.

    Recientemente ha salido publicado un libro (por desgracia, sólo en inglés) titulado Aping Mankind: Neuromania, Darwinitis and the Misrepresentation of Humanity ('Convirtiendo al Hombre en Mono: Neuromanía, Darwinitis y la Falsa representacion del Hombre'). El autor, Raymond Tallis, es neurólogo e investigador clínico, y defiende las mismas tesis que tú apuntas. Rechaza las ideas dominantes de que "tú eres tu cerebro" y "tú eres tus genes" como ideas falsas, simplistas y peligrosas. Aunque la teoría de la evolución es la explicación más completa de cómo surgió la especie H. sapiens, y aunque la neurociencia ha hecho grandes progresos, dice Tallis, nosotros somos mucho más que meras máquinas de supervivencia de genes y mucho más que unos cerebros desarrollados: en lo que nosotros somos ha influido de forma tanto o más decisiva el lenguaje, la cultura y la tecnología fabricados por nuestra especie, el mundo de las herramientas, las ciudades y las interacciones sociales en que vivimos.

    Aquí entra en juego también el concepto de "plasticidad neural", que viene en el título del libro recomendado por Luis: nuestro cerebro es moldeado y transformado continuamente por el lenguaje, la cultura, la tecnología y la interacción social.

    Respecto a lo que dices sobre las ciencias, Aguistín, estoy de acuerdo. Sólo introduciría un matiz: creo que no se pueden aplicar sin más los métodos que son válidos en las ciencias físico-naturales al ámbito de las ciencias sociales. No creo que exista un "método científico" válido para todas las ciencias, sino que cada disciplina o subdisciplina científica cuenta con su propio método y sus estrategias de investigación y estudio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Luis:

    Lo que dices de la ciencia está bien, pero hay algo, como comentamos con Juan Carlos, de imposible en la psicología, por la dificultad de calsificar lo subjetivo, que es singular.

    Esto que dices es cierto. Pero sin duda el mayor problema de la llamada "psicología científica" es que ignora o niega la pulsión de muerte, el exceso traumático e inhumano en el núclo mismo de lo humano. De hecho, parece que toda la psicología científico-experimental se ha organizado siempre con el fin de reprimir ese núcleo traumático y alejarse de él lo más posible. A consecuencia de esto, la "psicología científica" ha recaído en el discurso bio-eco-eticista del que hablábamos, en cierto modo spinoziano. Pero al mismo tiempo, precisamente por esto la psicología ha fracasado a la hora de explicar el psiquismo humano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, con lo del "barrio" no pretendía llamaros elitistas, nada más lejos de mi intención, solo quería señalar de alguna manera vuestro mayor nivel (excelente nivel) de conocimientos y reflexiones sobre este tema (y otros).Lo cual lo veo con agrado, lo agradezco y me viene muy bien. En cuanto a esa "imposibilidad" de la psicología, totalmente de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No hay problema, Agustín. Yo lo de barrio lo decía también sin ironía, como charla de amigos. El debate académico me farece, la mayoría de las veces, arrogante e inútil. Yo soy profesor de instituto y estuve los últimos tres años trabajando en la universidad. Me quedé asombrado de la falta de debate y de intercambios, del espíritu competitivo y de la miseria de la supeditación a lo académico. Quizás en estos temas tengamos más conocimientos que tú pero tus aportaciones son simepre interesantes y bien recibidas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo,Juan Carlos. Yo creo que el ser humano,siguiendo la lectura de Ziziek de Schelling, es un ser vivo con autoconciencia primaria que le separa del mundo. Esto quizás sería más de Melaine Klein que de Lacan, cuando dice que el ser humano es, de entrada, psicótico y debe volverse neurótico. Se vuelve neurótico al vincularse al mundo a tarvés de lo simbólico. De aquí nace la subjetividad y lo más propio de cada cual sería como el resto del proceso, lo que Lacan llama el objeto a, causa del deseo. La pulsión es lo que queda de un instinto que ha perdido su naturalidad. AQuí está el exceso : exceso de conciencia y de sensibilidad y el exceso de una pulsión que se ha vuelto ciega. La socialización quiere decir ordenar este proceso en los límites del lenguaje y de la ley. Si hay estos límites la puslión se experimenta como falta. Si no, la psicosis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEANNE CARLIER JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEMPERAMENTO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN