lunes, 14 de noviembre de 2016

POLVO Y FANTASÍA . EL HOMBRE, SEGÚN CIORAN




" Polvo prendado de fantasmas, tal es el hombre : su imagen absoluta, de parecido real, se encarnaría en un Quijote visto por Esquilo..."
  En el Breviario de podredumbre) hay un fragmento titulado “Le mesonge immanent” . En él escribe Cioran : Une poussière éprise de fantômes,- tel est l'homme: son imatge absolute, idéalement ressemblante, s'incarnerait dans un Don Quichotte vu part Eschyle... " ( Polvo prendado de fantasmas, tal es el hombre : su imagen absoluta, de parecido real, se encarnaría en un Quijote visto por Esquilo..." ) 
 Cioran es uno de los filósofos que más me han impresionado. Quizás baste el libro Del inconveniente de haber nacido, para entenderlo, como él mismo afirma. Pero quizás un aforismo tan certero como éste nos permite entrar en lo esencial de su pensamiento sobre la condición humana. Sus aforismos, como él mismo dice, son fogonazos de la experiencia. Su estilo es genial y sus descripciones y retratos ( cómo comprobamos en Ejercicios de admiración) son fascinantes
El hombre no es "sino la quintaesencia del polvo" dice Hamlet a Rosencranz y a Guildnsteirn, frente al esplendor del Universo, del cielo y de la tierra. El polvo no tiene ni la noble solidez de la roca ni el ligero fluir del agua. Es un materia que se disuelve, que se pierde sin eliminarse en un movimiento circular. Ciertamente la dura frase bíblica "Polvo eres y en polvo te convertirás" nos sugiere esta inconsistencia humana tomada en sí misma. Pero para Cioran no hay un Dios que nos redima, seguimos siendo lo que somos, que es nada. Este maldito yo, por usar una certera expresión suya, no es nada. Ni siquiera es la Nada que los budistas nos ofrecen como un horizonte de salvación. Nadie nos salva ya, el mal está hecho : hemos nacido.
Sólo nosotros nacemos, solo nosotros morimos. Los animales aparecen y desaparecen en este polvo que ni se reconoce como tal. Pero nacer implica la idea de algo, de alguien, es la conciencia que se materializa. Nuestro sistema nervioso, hipersensible, genera esta conciencia que no es otra cosa que un suponerse separado, que un desarraigo radical con la Naturaleza. Nacer es ser diferente y es esta diferencia la que nos condena. Morir es la idea que nos atraviesa, es el horror que nos espera. Somos algo y esta es nuestra desgracia porque nacemos, primero biológica y después simbólicamente cuando nos hacen entrar en el orden del lenguaje y de la ley. Algunos ilusos hablan de contrato social cuando lo único que hay es un nacimiento y una socialización violenta.
Ni más ni menos : el resto son palabras, consuelos, engaños que nos taponan la idiotez de lo real como diría un admirador de Cioran, Clemence Rosset.
 Polvo quiere decir también que somos cuepo. No es que tengamos un cuerpo, es que lo somos. No hay nada más allá de él. Este fantasma no es un ser incorpóreo, aunque quizás sí una apariencia sin consistencia. Pero la falta de consistencia nos conduce a la ética de la verdad, que nos lleva a aceptar que no hay nada más allá de sus engaños. Es la fantasía, el señuelo nos hace salir de la inercia del sobrevivir, del indiferentismo espectral. Cada fantasma, cada ilusión es un motor emocional que nos encamina hacia otro espejismo. Deseamos desear, decía Nietzsche, y el deseo es siempre deseo de otra cosa, decía Lacan. Schopenhauer, ya nos advirtió que la existencia humana oscila entre la insatisfacción y el aburrimiento. El deseo genera ansiedad y su consumación decepción. No hay salida, más allá del oscuro goce de la lucidez. Pero no es la lucidez de la sospecha sino de la desolación. Ni la denuncia tiene utilidad, porque si desenmascaramos un ídolo lo hacemos desde la construcción de otro. Nietzsche, era terrible en su crítica, pero ingenuo en su propuesta, nos advertía Cioran. Marx pone de manifiesto el horror del capitalismo pero desde su discurso se engendra otro horror, el del Gulag. Quizás es Freud el que asume más el pesimismo de la lucidez, pero mientras lo hace se entretiene montando su pequeña sectas de iniciados para combatir el tedio de existir.
 Pobres humanos, nos dice Cioran. Ingenuos humanos, los que creen en la salvación. Lector riguroso de los Vedas o de los sutras budistas Cioran no vió en ellos una hoja de ruta para la salvación. También Schopenhauer cayó en el espejismo. Mientras Cioran también se divierte mostrando el engaño, la mentira en que vivimos: es el goce de la lucidez. Él mismo sabía que él mismo también entraba en el juego. ¿ para que denunciar, para que hablar, para qué escribir ? De algo hay que vivir, finalmente. Cioran escribe así sin ilusiones, sin poder ni gloria, con sus pequeñas ocupaciones : leer, escribir, conversar y sobre todo escuchar música. También en esto coincide con Schopenhauer.
 Extraña es la expresión una imagen absoluta. El registro imaginario parece referirse al señuelo, a las identificaciones, a las proyecciones...o quizás a la imagen perceptiva, la que nos llega al cerebro a través de los sentidos, que es siempre relativa a un sistema específico. Hablamos entonces de un recurso retórico, que muestra a la vez lo aparente de la imagen y la fuerza de lo real, como más tarde señala. El hombre, que es a la vez polvo y fantasía, como antes hemos señalado, puede dibujarse en una metáfora expresiva, que es la que ahora planteará. Lo imaginario parece absoluto pero se mueve en el terreno de la superficie, de lo mimético, de la ilusión. Cioran quiere mostrar esta paradoja : lo más parecido al hombre es lo más aparente. Es que el hombre es pura apariencia, es la construcción imaginaria que teje de sí mismo. Recordemos a Nietzsche cuando dice que la verdad es la invención del ridículo habitante de un punto ínfimo del Universo hinchado de vanidad. Esto es el hombre, la realidad de la apariencia. Hemos vivido siglos hechizados por la promesa de Platón de la posibilidad de ver la Luz. ¿ Salir de la caverna ? La caverna es lo real. Seguramente Cioran y Lacan, que convivieron en París, se ignoraron mutuamente, pero la noción de real de Lacan es muy potente. Es lo que se escapa, lo que queda, el resto que no podemos simbolizar, decir, representar, imaginar. Vamos a construir una ficción y será esta la que mejor mostrará lo que es el hombre. Más allá de ella : lo real. Terry Eagleton, lúcido británico dedicado a la sociología y teoría literaria, apuntaba algo sugerente : lo real es el cuerpo. Es el cuerpo que sufre y que goza, que nace y que muere. Cioran nos repite como es el estado del cuerpo el que determina su pensamiento. ES lo que se resiste a nuestras fantasías, lo que nos devuelve a la realidad.
¿ Qué representa el Quijote para ser esta imagen absoluta ? El Quijote es moderno, como lo son otros personajes literarios. Cioran admiraba a Cervantes, igual que a Shakespeare o a Dostoievski. Pero es el Quijote el que tiene más fuerza porque es la triste figura de la locura. Triste la figura de este caballero enjuto que tan bien representa el fantasma, la consistencia de la fantasía frente a la inconsistencia del polvo. La locura no es lo queda excluido por la razón. Descartes se equivoca totalmente cuando afirma que la razón se funda sobre la exclusión de la locura. La razón desemboca necesariamente en la locura, la razón es la locura. Cuando este primate desarrolla un sistema nervioso tan sensible, tan agudo y un cerebro inconscientemente se separa de la naturaleza, Se desarraiga totalmente, se vuelve loco y tiene que socializarse para construir un vínculo con lo natural. Lo hace con las palabras, que son la mediación a partir de la cual monta una realidad paralela, que es la del discurso. Razonar es ver la realidad a través de los conceptos, que como bien dijo Nietzsche, igualan lo desigual. Nuestra experiencia es totalmente singular como no lo es la de ningún otro animal. Pero esta singularidad es necesariamente sacrificada por la locura de la razón. Pero es la razón de la sociedad la que se impone sobre cualquier otra. Con el Quijote explota esta contradicción : su discurso no coincide con el de los otros. Pero él no quiere ceder, no renuncia a lo que ve. "La locura es más verdadera que la vida" dijo la emperatriz Sissi, nos recuerda irónicamente Cioran. "Todos los hombres deliran" afirmaban Lacan radicalizando la afirmación de Freud de que en todo delirio hay un núcleo de verdad. Pero la locura del Quijote es la locura de uno contra la locura de todos. Este es el destino terrible del hombre : renunciar a su locura para aceptar la de la sociedad o hundirse en el abismo. Hay un delirio que se impone, que circula y éste es el único que se admite. Pobre Quijote, hombre moderno que se cree el sapere aude, la ilusión ilustrada de pensar por uno mismo y no obedecer. Kant fue más prudente : piensa por ti mismo pero obedece, actúa como te dicen la ley, el Gran Otro. Pero la miseria humana solo puede ser compensada por esta locura única, singular, del Quijote.
Esquilo es una referencia a la tragedia griega. Cioran es, desde luego, un trágico. Esto es lo que tiene de antiguo. La existencia humana para él no es dramática, es trágica. El drama es cristiano y es moderno, es el Crucificado, es Hamlet debatiéndose entre actuar o no actuar.. A Cioran no le gusta el cristianismo porque el drama que construye crea la ilusión del libre albedrío, de la redención. Le conmueve y le interesa Shakespeare, por supuesto, en su magnífica exposición de las pasiones humanas. Pero la duda no tiene sentido porque ya hemos perdido de entrada. Cioran, lúcido como Spinoza o como Nietzsche, es determinista. Somos lo que somos y no lo hemos elegido: nadie se libera de sí mismo. Pero hemos de cargar con nosotros mismos, con el maldito yo. Cioran no cree la alegría de Spinoza ni en la de Nietzsche. No hay Dios, esta Unidad de la que formamos parte, ni puede el hombre superarse a sí mismo. No hay futuro, no hay salida. La tragedia griega habla de la Moira, de esta lógica implacable de las cosas contra la cual ni los dioses pueden rebelarse. Esquilo habla del dolor, de esta evidencia de la vida humana de la que los filósofos no quieren hablar. Solo Schopenhauer y Nietzsche lo hicieron, como algo esencial de la vida humana. Pero Cioran nos recuerda sólo desde el dolor es posible el conocimiento, aunque Nietzsche nos advertía que el dolor nos hace más profundos pero no mejores.
Cioran es inclasificable. Trágico sin ser dramático. Entiende que el hombre no tiene sentido pero no hace una estética del absurdo. Tampoco se presenta como un profeta del nihilismo. Fiel a su estilo fragmentario, donde cada aforismo parece contener la totalidad de su pensamiento.
Cioran, rara avis dentro de una extraña especie, la humana, nos legó aforismos certeros que nos llegan a lo más profundo porque él mismo los escribe desde sus profundidades. No es una profundidad erudita, no es una profundidad metafísica. Es la que surge del abismo, de lo que escondemos pero a pesar de todo expresamos. El saber que no sabemos, por debajo de la superficie de la conciencia, de la razón. Tampoco es el inconsciente del que hablaban los psicoanalistas. Es la otra escena del yo, de la que nada podemos decir. Lo que escribe Cioran no procede del razonamiento, son explosiones de algo singular, de lo más propio que ni nosotros mismos conocemos. Pero si somos algo, somos esto. No la máscara del yo, esta pobre invención humana que cristaliza como un tótem que adoramos con nuestra estúpida vanidad.
Pero estos fragmentos lo son de la experiencia, de una experiencia que no es gratuita. Nace del dolor, de una herida que nos impulsa, dice Cioran, a escribir, de una vitalidad misteriosa que nos empuja a expresarnos. Es como expulsar los demonios, como vaciarnos del veneno que nos corroe internamente. Pero ni tan sólo esto nos tranquiliza, porque el vacío de Cioran no es amable ni liberador. Solamente un deseo de lucidez, que ni siquiera nos consuela, nos conduce a leer a Cioran : cada aforismo es una flecha lanzada contra aquellas mentiras que nos ocultan la dureza de lo real.
. Comparto con Cioran el escepticismo profundo, la incapacidad de creer en nada aunque soy incapaz de llega a su conclusión, que es que lo mejor es la pasividad. Necesito actuar aunque no sea un creyente en ningún sentido. He participado en grupos más o menos fanáticos pero en realidad nunca creí en ellos. Me gusta como a él el budismo y el estoicismo, pero al igual que él sin identificarme tampoco con ninguna de las escuelas. Considero también con él que Nietzsche tiene una gran fuerza pero que su teoría del superhombre es  ingenua . Pienso como él que escribir es una salida para soportarnos mejor y que hay que escribir sólo cuando hay algo que decir. Estoy convencido que el libre albedrío es una ilusión y que estamos determinados, aunque sea por nosotros mismos. Pero también que la libertad puede ser la fidelidad a lo más propio de cada cual, a la capacidad de vivir según nuestro talante.
 Igualmente que el sujeto de la experiencia es el cuerpo y de que su estado dependen, en gran parte, nuestras actitudes y pensamientos.
  Quizás Cioran presenta lo que somos los humanos o quizás es la perspectiva de un melancólico. 
 En todo caso lo que dice nos atañe, poco o mucho, a todos los que queremos ver lo que somos.No es otra cosa que el testimonio que el polvo que somos, sin fantasía, queda reducido al dolor de existir. La escritura fue su manera de hacer soportable este dolor.

10 comentarios:

  1. Demasiado negro para mi talante vital, me parece que hay algo de artificial y de pose en tanto derrotismo y negrura ante la vida.
    No somos mucho, de acuerdo, pero ese poco que somos es algo y a la vez mucho.

    "La razón de la sociedad se impone sobre cualquier otra", lo que uno quiere que se imponga. La resistencia a los rodillos sociales tiene sentido, resistiendo se abre camino a uno mismo y a otros.
    Todos tenemos unas circunstancias vitales, históricas que nos tocan a cada uno y en las que hemos de jugar nuestras cartas

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Ana, da la impresión de que haya algo de poser y de artificial pero no lo creo. Prefiero la alegría de Spinoza a la tristeza de Cioran pero algo me liga a él y me atrae. Soy ambivalente y esta es mi circunstancia.
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
  3. El texto comienza así: “Vivir significa: creer y esperar, mentir y mentirse”. Toda una antropología resumida en cuatro palabras. Creer y esperar: fe y esperanza. Faltaría la caridad para tener a los ojos las virtudes cristianas; y he aquí que el texto se completa: “Si en la jerarquía de las mentiras la vida ocupa el primer puesto, el amor le sucede inmediatamente, mentira en la mentira”.
    Cioran, un Pascal sin Dios.

    ResponderEliminar
  4. En Cioran detecto bastante pose desesperada y regodeo masoquista en su personaje. Y un olvido egocéntrico apabullante del resto de la humanidad, con la que sólo cuenta para especular sobre ella. Si hubiese sido verdadera su desesperación no habría podido resistir la vida tantos años. Habría renunciado como tantos depresivos acaban haciendo. Sin embargo se aferró a ella con uñas y dientes hasta después de haber perdido la memoria y la razón. Algo bueno encontraría que no quería soltar. Tal vez a la amiga incondicional que le amaba y le acompaño toda la vida. Qué extraño que esa devoción generosa no mereciera un tratado filosófico. Seguramente la despreciaba por quererle, ya que él mismo no se veía digno de afecto, aunque lo necesitaba como el comer. Igual que todos. Creo que vivir especulando solamente y de espaldas al resto de la humanidad es el camino de la autodestrucción y de una locura prefabricada y elegida.
    Con esa inteligencia pudo elegir otra forma de vivir, de cambiar sus rutinas mentales, pero el narcisismo de nuestro ego es la peor y más traicionera de las trampas existenciales. Pienso en Gandhi, en Luther King, en Mandela, en Vicente Ferrer, en Albert Swaitzer, en Lanza del Vasto y me reconcilio con la humanidad, leo a Cioran y echo de menos el talante luminoso y sano de la vida. Su ingenio utilizado de ese modo me parece un farolillo de la feria de las vanidades, el desperdicio de un gran talento empleado en entristecer y empañar la luz de la inteligencia poniéndola al servicio del masoquismo machaca. Es la actitud de una mota de polvo, en efecto. Empeñarse en que nada de lo que uno no entiende tiene sentido. Esas actitudes me recuerdan a una chica que trabajaba en casa cuando yo era adolescente, que me aseguraba que la tierra no puede ser redonda porque entonces nos caeríamos rodando, y que eso era un engaño. para manipular a la gente.
    El problema es que se considere admirable la obra de alguien que aborrece a su especie sin comprenderla, sólo porque maneja muy bien el lenguaje e impacta cuando se lee. No es nada extraño que nuestro mundo esté tan enfermo con tales paradigmas. A mí Cioran me produce compasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece valiosos lo que dices peor no lo comparto. Todos estamos determinados por nuestro propio carácter y no me parece que Cioran pudiera ser diferente de lo que es. No creo que fuera una pose. Lo que puede haber de cierta impostura es que él tenía alicientes para seguir viviendo, como su mujer y sus escritos. Nuestro mundo vive un nihilismo hedonista y tecnológico, está dominado por la codicia y la vanidad. Cioran representa una actitud austera y un nihilismo trágico. Lo que dice es sincero y podemos valorarlo como este aspecto nihilista, desesperado que tiene el ser humano.hay que contraponerlo al aspecto alegre, vital, por supuesto. No es una filosofía que deba leerse para seguirla, sino para hacernos pensar. Sui critica a las ilusiones, al fanatismo son muy valiosas. Un abrazo

      Eliminar
  5. Comentario de Sol Ruiz :
    Y yo entiendo, Luis, que no compartas esta percepción, dada tu admiración por Cioran. Lo que yo veo en él que no es coherente, aunque tiene la lógica del resultado de sus opciones. Veo muy hipertrofiada su desesperación y sin motivos reales y objetivos para tanto desespero, puesto que su vida fue feliz y tranquila la mayoría del tiempo. Que no encaja su vida con su obra. Que veo un personaje ficticio cuando lo leo. Como si él mismo fuese su propia marioneta, su propio invento y se estuviese riendo de todos sus lectores. Es cierta su brillantez intelectual, ya lo creo,pero es como disponer de un tesoro y gestionarlo en un sentido o en otro. Unos lo ponen a trabajar y lo multiplican y se transforman en esa vía. Otros lo encierran en su caja de caudales y lo dejan estar., se regodean en su contemplación,la cuentan o la pintan o la esculpen o la convierten en música. De vez en cuando lo exhiben, lo enseñan y la gente se maravilla al verlo, pero no es real, cuando lo quieren tocar y ver qué produce no hay nada más que polvo, como muy bien lo define el propio Cioran, e ilusión óptica. Y el hueco amargo compartido y contagioso, frustrante, en la carencia de sentido de todo lo que huele a vida y a gozo natural, junto con el convencimiento de que ese potencial también es inútil hasta para su propio gestor.
    O sea, para mí, la actitud vital o a-vital más bien, es una mutilación de la existencia, como lo es cuando no hay conciencia del dolor. Con una diferencia: al menos los optimistas desprenden bienestar, son benefactores, mientras que la negritud constante del ánimo es insalubre, especialmente para lo

    ResponderEliminar
  6. Continua Sol :
    que tienden a la tristeza y al decaimiento de ánimo patológicamente, aunque eso no quiere decir que estén condenados a ello sin remisión.

    Además, creo en el ser humano y he comprobado que el determinismo, en lo más profundo, es cosa nuestra. Te puedo contar experiencias terribles en la cárcel y en la droga, en la miseria chabolista y en enfermedades degenerativas y en el SIDA; personas ya determinadas por la genética y la des-educación o la enfermedad, y las condiciones de vida pésimas, que nadie daría nada por su recuperación e incluso ni ellas mismas al verse hundidas, pero cuando han tenido la más mínima oportunidad la han pillado al vuelo y lo han conseguido, y me han dejado convencida de la grandeza del ser humano, cuando se despierta. Puede con todo, es un alquimista natural. Y es alucinante y un privilegio poder comprobarlo.
    También están, por supuesto, quienes no desean ese cambio, se han acomodado a las pobres "ventajas" de lo malo conocido y habitual y no desean cambiar nada, aunque dicen que les gustaría. Les comprendo y acepto igualmente, pero sé que es su opción, no están obligados por nada ni por nadie, puesto que otros en peor estado y condiciones han superado cosas mucho peores.
    Creo que es muy cómodo, aunque es una opción personal siempre respetable, resignarse al determinismo como lo más normal. No me gusta el tirón de la "lucha", pero admiro profundamente la conciencia que no se resigna y aprende con paciencia a transformarse a sí misma haciendo de los problemas caminos para explorar y descubrir la esencia universal, el estado de "la alegría", que no es euforia ni alienación, sino ese hallazgo, que explica tan bien Spinoza.
    Un hallazgo que es para todos, como la lluvia o la luz del sol. Pero uno puede elegir entre dejarse empapar por ambas o ponerse a cubierto o entrar a ducharse con un impermeable para no mojarse o encerrase en casa a mediodía, bajar las persianas, cerrar todo a cal y canto y decir que fuera es de noche y vivir con luz artificial.

    Dicen que un maestro y su discípulo caminaban por el campo, el joven le preguntaba constantemente al instructor cuando llegaría a experimentar la sabiduría, el maestro callaba y sonreía, cuando entraron en un río para cruzarlo, llegando a la mitad del cauce, donde era más hondo, el maestro empujó al alumno y lo sumergió de golpe y lo tuvo así unos segundos, luego lo soltó y el chico respiró con ansia varias veces. El maestro le preguntó:

    -"¿Cómo buscabas el aire debajo del agua?",
    - "Con todas mis fuerzas". Respondió el joven.
    - "Pues cuando busques así la sabiduría, la encontrarás".

    Cuando leo a autores como Cioran me pregunto si entre tanta comida de tarro tendrán tiempo y espacio para respirar. Simplemente.

    Un gran abrazo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sol. De entrada una solución técnica. Divide los comentarios en varias partes porque si no pasan el límite.
      Mi comentario a tu comentario.De entrada decirte que mi visión del ser humano es ambivalente. Creo que Freud lo ha descrito mejor que nadie. Pusiones vitales y pulsiones de muerte. Amor y odio. Para mi Cioran es lo que los psiconalistas llaman un melancólico: alguién que tiene la certeza de no valer nada. Yo no le admiro en absoluto pero hay algo que me fascina en sus escritos, quizás por la parte que tengo de melancólico. es como Fernando Pessoa, que se acabó suicidando. A través de la escritura subliman esta pulsión autodestrictiva, esta pulsión de muerte orientada contra sí mismo. Cioran no se suicidió, seguramente, porque tenía alguién que le quería y le cuidaba.
      Respecto al determinismo lo que yo digo es que estamos determinados por nosotros .
      mismos, por nuestro carácter. incluso la capacidad de transformación forma parte del crácter. pero como seres conscientes decidimos y por tanto somos responsables de nuestra vida y nuestras acciones.
      Cioran no se come el tarro simplemente expresa lo que siente. por esto me interesa. Comida de tarro es lo que hacía Sartre cuando se definía como existencialismo. Pero no lo que hace Cioran.
      Un abrazo, Sol.

      Eliminar
  7. Me gustan los comentarios de Sol. Desmenuza con habilidad . Yo, con mi limitación,no siempre otorgaría lucidez o cordura al que mejor se expresa.no comerse el tarro y soltar lo que uno piensa tambien gana adeptos😉 Es un placer leerte, Luis. ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN