jueves, 17 de enero de 2013

¿ ES LA CORRUPCIÓN POLÍTICA UN PROBLEMA ESENCIALMENTE MORAL ?

   


Escrita por Luis Roca Jusmet

  Oir la palabra corrupción política  me produce actualmente un cierto malestar. Esto ocurre por varias razones. La primera porque la palabra me suena mal, me recuerda un lenguaje moralista. Aunque la corrupción tenga una dimensión moral hay que formular el problema y la solución en términos más políticos que morales. La segunda porque se ha transformado en un tópico que impide análisis más precisos. La tercera porque forma parte de un discurso que desacredita a todos los políticos. La segunda y la tercera me parecen importantes por sus efectos políticos negativos.
 De entrada, cuando hablamos de corrupción política entendemos que los políticos se aprovechan por interés del erario público. Esto puede pasar de tres maneras : robando directamente, a través de dietas o servicios ficticios o cobrando comisiones de empresas a las que se adjufica un servicio. Pero también entendemos el amiguismo y el clientelismo, es decir el dar cargos o servicios a gente que forma parte del circulo personal o del partido. Finalmente podríamos diferenciar entre el destino del dinero, que es el partido o el propio bolsillo. ¿ Es todo lo mismo ? Creo que no. Podemos diferenciar entre lo que tiene que ver con el partido y lo que forma parte de los intereses personales.
 Todo lo que tiene que ver con el partido es un problema político y no moral. Tiene que ver con la financiación de los partidos políticos y, más allá, con la función de los partidos en la sociedad democrática. El dinero va a parar a las campañas, a los gastos de infraestructura y personal y a los liberados del partido. La pregunta es radical ¿ Deben existir los partdios políticos ? Creo que sí. La democracia directa me parece inviable y tampoco debe ser idealizada. Permite igualmente manipulación de diversos tipos. Pero los partidos políticos no deben entenderse como empresas ni las elecciones como una campaña publicitaria. Yo prohibiría directamente la publicidad de partidos en las elecciones. Pienso que todos los partidos deberían tener un espacio y un tiempo para explicar sus programas, no para publicidad. La propaganda va dirigida a consumidores para manipular y no a ciudadanos con criterio que deben decidir. Debería eliminarse la propaganda publicitaria de las calles, que es la que cuesta dinero. Únicamente mítines y debates públicos. Debería ser la línea. Los partidos políticos deberían ser austeros en sus infraestructuras. Deberían financiarse con la cuota de los militantes. Ni siquiera con financiación pública. Evidentemente no pueden prohibirse las aportaciones privadas pero deberían ser públicas. Claro que los partidos de derecha tendrían más recursos porque tendrían más "aportaciones" ( que nunca deben ser opacas) pero si eliminamos la publicidad no sería tan importante. Los partidos de izquierda, por otra parte, se supone que están implantados en los barrios populares y allí están las mayorías. Este es su trabajo. la ley debe ser intransigente y explícita en contra de los casos de corrupción política que vayan a los partidos, sean por la vía que sea. Los responsables deben ser juzgados y penalizados sin reservas.
 Otra cuestión importante es que los liberados políticos deben ser pocos y evitar la profesionalización de la política. Los cargos y parlamentarios deberían tner un máximo de dos mandatos. La cuestión de las dietas debe ser absolutamente justificada con facturas y no precisamente en hoteles y restaurantes de lujo. Eliminar complementos vitalicios. Los sueldos, eso sí, deben ser los que corresponden a la responsabilidad asumida. Eliminar todos los cargos innecesarios. A nivel de instituciones las funciones técnicas deben realizarla funcionarios cualificados. Eliminar los asesores y los cargos políticos para asumir tareas técnicas. La política debe entenderse más como un compromiso ciudadano temporal que como una profesión. Esto debería suceder con los partidos, que deberían eliminar sus estructuras formalmente democráticas pero realmente oligárquicas. Igualmente debería darse a los políticos elegidos la capacidad de decidir en función de los electores y no del partido. Las listas deben ser abiertas. No porque votemos a personas y no a partidos, sino porque votamos a programas que defienden personas que están en una lista electoral vinculada a un partido.

 Si hablamos de personas que utilizan sus cargos para quedarse dinero ( directamente, con comisiones...) entonces estamos en un caso directamente penal. Estas personas deben tratarse como delincuentes y aplicarles la ley, sin reservas. hay un imperativo moral, por supuesto, porque no creo que desde ningún sistema moral, que finalmente son las obligaciones con respecto al otro, se puede justificar. Pero la transparencia, las auditorias y las leyes y su aplicación son las que deben evitarlo.
 El último punto al que me refería es la de desacreditar la política por lo que hacen algunos políticos. A pesar de que pueda decir gente como Jacques Rancière, que hace análisis muy radicales e interesantes sobre la política como algo al margen d elos políticos ( a los que califica de policías) creo que debemos entender por política lo que hacen, básicamente los políticos. A pesar de otros análisis igualmente sugerentes como los de Castoriadis creo que la democracia debe entenderse más como un procedimiento que como un régimen. Estaría bien llegar a este estado de autogestión colectiva que defiende y lo podemos usar como ideal, pero de momento hay que ser más posibilista y centrarse en los procedimientos. El trabajo del político hay que defenderlo ( aunque no incondicionalmente ) mientras no tengamos nada mejor. La única alternativa real que hay hoy a la democracia existente ( que puede y ser mejorada, y en este sentido movimientos como el 15-M son positivos) son los populismos de extrema derecha, es decir los Estados autoritarios.
 De lo que se trata, en definitiva, es de definir de manera precisa lo que son delitos políticos y de prevenirlos y sancionarlos en caso de que no se puedan evitar. No es la moral sino la política la que debe garantizarlo.


16 comentarios:

  1. La palabra clave de tu escrito me parece "la política debe entenderse como un compromiso ciudadano temporal".

    No puede ser la política como forma de vida, propia y del círculo de relaciones que se benefician como asesores fantasma y heredando cargos de padres a hijos, ya sea de presidente de la diputación, diputado, o senador. ¿Cuántas monarquías hay en España?

    El primer paso es decirlo.

    El siguiente pasos realizarlo, ¿van a ser estos políticos y sus clanes beneficiados los que se hagan el harakiri? es lo que me plantea muy serias cuestiones sobre que es lo que tenemos que hacer los españoles ante esta injusta situación .

    Muchos chorizos en la política y muy pocos en la cárcel cumpliendo condena, y el gobierno proponiendo leyes para que los banqueros corruptos no sean inhabilitados para ejercer cargos...esto es demencial. Sale barato corromperse y corromper, no se hace pagar tan caro como lo que se hace pagar al ciudadano de base muchos otros fallos, no es proporcional. Están inmunizados y protegidos frente a la acción de la justicia y se buscan las triquiñuelas, los gobiernos indultan buscando futuros favores. Así no se puede luchar contra la corrupción eficazmente, sólo "ladrar" y que nos suba la tensión para nada.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana. Yo pienso que, a pesar, de todo hay partidos y políticos que se salvan. IU, ICV y similares tienen sus defectos, pero son otra cosa y hay que apoyarles. Los movimientos ciudadanos que están surgiendo se están movilizando contra esto. Es algo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Luis, Luis…tiempo hace que me detengo en este tema…
    Cuando mis compatriotas vociferan_Corrupción, corrupción, observo a aquellos que consiguieron un puesto en la Municipalidad porque eran amigos del amigo de un Concejal mientras gritan; _Corrupción, corrupción, …y estos otros que ganaron una Licitación, ¿sabes tú? porque el hermano de la novia se ocupó de recomendar o aquel profesor que denuncia siempre: _¡Corrupción! aunque consiguió una ayudantía en la Cátedra de Política y no precisamente por Concurso.

    Entonces amigo mío: Ça va!

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente Salomé. El tema de la corrupción es radical. Radical porque las ramificaciones son muchas: corrupción, corruptelas, clientelismo. ¿ Quien puede tirar la primera piedra ? la tiro yo y no me considero un santo. Pero lo que he conseguido a sido de manera transparente y por méritos. Como yo muchos otros. Ahora bien, como tú dices hay muchas almas bellas, que diría Hegel. Muchos que critican lo mismo que les posibilita hacer la crítica. Por esto mismo creo que no hay que plantear la cuestión en términos morales sino político-legales ( y de esto sabes más que yo).Por supuesto que hay márgenes que nunca se pueden controlar. Pero debe haber voluntad política de hacerlo.
    Un abrazo, querida amiga
    (P.D. : fíjate que solo empezar a leer las dos primeras palabras : luis, luis... ya sabía que eras tú. El otro día hablaba con una amiga de esto. por mucho que el tópico dija que las relaciones vituales son simepre una devaluación de las presenciales a veces es más interesante una conversación virtual que una presencial, a vecs puedes conocer bien ciertos aspectos del otro a través de una relación por medios electrónicos como la nuestra. Un tema a pensar.)

    ResponderEliminar
  5. Menudo tema. Como entrante diré que la corrupción de muchos tipos, al igual que otras tendencias y conductas, la tengo asumida como algo que está siempre ahí, al acecho. En mí mismo. Creo que su neutralización o reducción a límites estrechos, precisa de una combinación de educación moral (no sé si la palabra “moral” es la adecuada, me lío con “moral” y “ética”), condiciones igualitarias de vida, repercusiones penales… y mucho juego democrático (vigilancias y controles mutuos).

    Yo la he vivido directamente a nivel de empresa como método del patrón para hacer o mantener clientes. No os quiero contar lo que era la Aduana y el Puerto en los tiempos del franquismo. Personalmente estuve tentado hace pocos años de embolsarme un dinero de la empresa, fruto de una negociación que yo hice y que podía quedar como algo entre el proveedor y yo. No me atreví por miedo a que algún día se “levantara la liebre” y acabara de mala manera mi trayectoria laboral “intachable”. Hay puestos en que ves pasar el dinero por delante y está fácil aprovecharse. Y directamente tampoco ves claro que dañes a alguien en particular y “si no te lo quedas tú, se lo quedará otro” (tu empresario, por ejemplo). Otras veces favoreces a familiares o amigos, frente a desconocidos anónimos. Cuento esto como semilla latente en la vida cotidiana de uno y que puede desarrollarse de forma más grave a otros niveles.

    No entro en detalle de todas las medidas que propones. Todo lo que se haga tiene que ser bien estudiado y sopesado para que tenga efectos reales y no se nos cuele la corrupción de tapadillo “hecha la ley, hecha la trampa”. Y aún así habrá “trampa”. En el fondo, a mi juicio lo más importante es un régimen de libertades materialmente bien garantizadas (reparto de poderes políticos y económicos) que nos permita a unos y otros criticarnos, fiscalizarnos, denunciarnos, llevarnos a los tribunales, etc.

    Ahora bien, opino que una buena educación moral o ética es un factor parejo muy importante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo Agustín, las medidas pasan por una combinación de medidas políticas ( democráticas, como dices), legales y ético-morales. La diferencia entre ética y moral es confusa y cada cual la entiende a su manera. Yo prefiero entender por ética lo que tiene que ver con los propios hábitos y actitudes, la manera de hacer, y moral las obligaciones hacia los otros. la difeencia aquí viene bien porque tú mismo dices que no tenias un impedimento moral ( no perjudicabas a los otros) pero sí ético ( tu manera de hacer).
    Es muy fácil criticar la corrupción cuando uno no tiene la posibilidad de ser un corrupto . La palabra, como dije, suena mal). hay un aspecto ético-moral importante pero lo que quiero decir con el artículo es que hay matices y que la solución no es solo moral, como tú también apuntas.
    De todas maneras el control mutuo tiene sus peligros, no me gustaría sentirme controlado por mis vecinos, por decirlo así. Es un tema delicado. Lo mejor, por supuesto, es la transparencia. Si todo es transparente es muy diferente que si las cosas son opacas. hay márgenes, como dices, que son inevitables. pero esto hay que aceptarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la intervención de Agustín Salvador, eso es tocar tierra. Hablemos claro. Además agradezco tu sinceridad. De todas formas para centrar el tema, limítemenos a los que tienen responsabilidades políticas, a los cargos electos. Esa es la cuestión que veo más sangrante, controles, responsabilidades penales, tribunal de cuentas independiente, que se examinen y se inspeccionan con pelos y señales, al dedillo ingresos, gastos, sueldos de organismos, instituciones, responsables políticos. No 6 años después y cuando los posibles delitos ya han prescrito.
    De personas que "temporalmente" tienen una responsabilidad cívica de primer nivel, de eso estamos hablando. Ya está bien de machacar al de abajo y que ascender a un cargo, sirva en especial para autobeneficiarse, aunque sea uno director de instituto.

    Pongo ese ejemplo no porque piense que haya corrupción en los directores de instituto, sino porque creo que en este asunto de la corrupción late algo más profundo ¿cómo se entiende el ejercicio del poder en nuestra sociedad?, eso es lo que no marcha, lo que no está "destilado", "purificado" de adherencias del pasado. En lo que no se ha evolucionado. Por eso incidí en mi primera frase del anterior comentario: la política como un ejercicio temporal de un cargo, un servicio real al resto de conciudadanos. No un lugar para servirse y servir a la parentela, de favores, favorcillos, favorazos.
    Parece que todo el que llega arriba se aviene a que las cosas no pueden ser de otra manera, y que para llegar arriba hay que pasar por ahí. Estos temas deberían de salir a la palestra más abierta y profundamente.

    No me parece normal ni sano que las personas se eternicen en los cargos de responsabilidad. Así no hay democracia real desde la base, así seguimos en las pequeñas tiranías de cada día tan típicas de esa península.

    ResponderEliminar
  8. En primer lugar, Luis, gracias por mostrarme tu forma de entender la ética y la moral. Me aclara la cuestión. Me la apunto. En cuanto al “control”, de acuerdo contigo. Me refería más bien a mecanismos democráticos de inspección, auditoría, denuncia, etc., propios de un sistema de libertades y Estado de Derecho. Junto con los de transparencia que tu señalas y otras medidas que ya expusiste y las que ahora aporta Ana (gracias a ti también). Pero siendo conscientes de que siempre habrá que estar al tanto de actualizaciones, según evolucione “la bicha”. La búsqueda del provecho (me aprovecho) propio “si cuela” es cultura milenaria, desgraciadamente bastante interiorizada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente, Ana, la intervención de agustín ha sido muy buena porque nos obliga a las concreciones y no perdernos en discusiones demasiado teóricas. Celebro también que el texto haya sido el inicio de un debate, que es lo que pretendía, ya que tampoco tenía nada demasiado nuevo que decir.
    En primer lugar estoy de acuerod que hay que separar lo público de lo privado. Coincido con un filósofo francés que se llama Marcel Conche en que la moral debe ser universal y empezar por el respeto al otro. la ética tienen un aspecto más singular ( lo que cada uno hace con su vida, su estilo y proyecto) pero también particular, de grupo. En este sentido es necesaria una ética del político y del funcionario, que son los que tienen responsabilidades públicas. Debe ser un compromiso explícito. No es lo mismo engañar a una empresa que aprovecharse de un cargo público. Aquí entraríamos en otra cuestión que es que tampoco creo ( aunque yo lo tenga) en el estatuto del funcionario. Creo que se deberían hacer oposiciones y a partir de aquí un contrato laboral indefinido, como el resto de los trabajadores. La mentalidad de algunos funcionarios de que me he ganado una plaza me parece nefasta. Defender lo público quiere defir defender su eficacia y aquí los sindicatos tienen posturas muy corporativas.
    El ejemplo que pones, Ana, me interesa. Yo fui director de un instituto durante tres años y en este caso no tuve ningún margen de corrupción, ni tan solo de corruptelas o clientelismo. Ahora están dando más poder a los directores y esto es ambivalente. Bien entendido los directores pueden utilizarlo para mantener una plantilla que funcione y mal entendido para favoritismos y clientelismos. Depende de la ética del director pero sobre todo de los mecanismos democráticos del resto de profesores, que haya transparencia. Digo mecanismos democráticos y no funcionamiento democrático porque un instituto público no es una cooperativa y no son los profesores los que deben decidir ( aunque sí en algunas cosas y manteniendo un control por la exigencia de transparencia9.
    Bien amigos, creo que hay tema para continuar el debate.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Agustín, hemos escrito simultáneamente. Esta diferencia entre ética y moral es la que me resulta más operativa pero ni es la que se acostumbra a utilizar. En general o se consideran sinónimos o bien se entiende la ética como estudio o refelxión sobre la moral.
    Hay un tema sobre el que escribiré cuando pueda que tiene que ver con lo que hablamos, que es la hipótesis de que hemos pasado de una sociedad disciplinaria a una sociedad de control. Tengo un reseña que publicaré en un par de días y un artículo sobre el tema, pero como te decía tengo pendeinete otro más en profundidad. Aparte de las cuestiones más genéricas de la condición humana creo que hay en España una cultura muy clientelista y caciquil que viene de siglos y que está muy interiorizada incluso en la izquierda institucional.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Navaja de Ockham….
    Decadencia es la respuesta. El promedio de “morales” y “éticas” individuales arrojan el resultado actual .Y en el ruedo nadie es completamente culpable ni completamente
    inocente. Bradbury apuntó que el Siglo XX sería definido como aquel en que se fornicaba y se leían periódicos. Tal vez se impone añadir al presente siglo el continuous “robaba”.
    ¿Leyes? Vélez Sarsfield, el redactor del Código Civil argentino dijo: De este lado de la biblioteca están los libros que recogen las leyes y del otro lado los que enseñan a violarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay, Inés, responsabilidades diferentes. no me ha gustado nunca la moral de kant porque para seguirla tienes que ser un santo ( y sus raices son ciertamente protestantes). No quiero entrar en el maniqueismo y en esto estoy contigo. Lo agridulce, la ambivalencia, el clarooscuro, así somos los humanos. Quizás me taches, como niezscheana, de descafeinado, de tibio.Pero me importa hacia donde se inclina la balanza y en esto no todos somos iguales.
      las leyes, por supuesto, por sí solas no son la solución. Pero deben ser las adecuadas, las más justas y las que dejan menos margen para violarlas.
      Un abrazo ( y recuerdos a Salomé)

      Eliminar
  12. Ich liebe nicht Kant...i tu ets increïblement innocent i bona persona.
    Un gran abraçada ...
    Prometo no interrumpir ..., hasta el próximo blog...

    ResponderEliminar
  13. Inés, Inés... No interrumpes, tus comentarios siempre son interesantes y bien recibidos. Espero que sea hasta el próximo post y no el próximo blog. Perfecto catalán.
    una abraçada molta forta

    ResponderEliminar
  14. Pues a mí Kant no me cae del todo mal, aunque efectivamente en él se basó el nazi Eichmann para justificar sus trenes de la muerte "cumplir el deber por el deber", pero no es el tema. Es el otro espectro tan alejado de nuestra mentalidad mediterránea que no hace falta ni mencionarlo.

    Otro pequeño detalle por concretar más, no me parece normal que cada vez que cambia un gobierno haya tal número de "cargos disponibles", pero ¿esto qué es? ¿qué tiene que ver el director del Instituto Cervantes, por decir algo, con si gobiernan unos u otros? hay cantidad de cargos que se debían de cubrir por méritos, muchos más, por concurso, y no ser regalos, compromisos y favores y te pongo en New York o te mando a Berlín. No me he puesto a hacer un listado de cargos que nada tienen que ver con la política y que sin embargo cambian de manos porque cambia el gobierno, sin que venga a cuento. Cierta estabilidad a las instituciones y despolitización de muchos ámbitos, el uso del español y su promoción por el mundo, por centrarme en algo, debería de interesar por igual a cualquiera que llegue a la Moncloa. También la educación debería despolitizarse porque no es cuestión que tenga que ver con nada, no debería tener que ver con nada, la formación de ciudadanos, la formación básica del español para un empleo, un trabajo y ser una persona de bien y medianamente culta, ni siquiera en eso somos capaces de llegar a una estabilidad.

    Explica por favor la diferencia cuando hablas del instituto entre mecanismo y no funcionamiento democrático.
    No sé como será por ahí, por aquí las personas se eternizan en los cargos, me hablaron de uno que lleva 26 años al frente de un centro público en esta ciudad. Eso no lo veo ni normal ni sano desde muchos puntos de vista, pero responde a lo que es la España profunda de la que estamos hasta el gorro, cuanta telaraña e inercia.

    ResponderEliminar
  15. Lo de los cargos es un escándalo de este país, en Europa no pasa en casi o en nigún otro sitio. Los cargos técnicos deben ser funcionarios preparados. Otra cosa son las directrices políticas que existen, incluso en educación. la diferencia entre derecha e izquierda es que la primera defiende lo privado o concertado y los segundo lo público. Otra cosa es la Ley educativa, que debe ser consensuada.
    Aquí los directores duran poco. El claustro y el consejo escolar tienen todavía bastante poder, aunque kla tendencia es a disminuirla.
    un abrazo

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANÁLISIS POLÍTICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CAPITALISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET CLEMËNT ROSSET. COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO LASURDO. DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO COLINA FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOIS JULLIEN: FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER GUY STANFING HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEANNE CARLIER JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE MARIA ÁLVAREZ JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN ARROYO JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL CANDEL MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET OTOÑO PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERSONALIDAD PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO RODRIGUEZ ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA T TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEMPERAMENTO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN