lunes, 17 de diciembre de 2012

¿ QUIÉN ES EL RESPONSABLE DE LA MASACRE ?

Escrito por Luis Roca Jusmet

Dos nuevos datos sobre la masacre. La primera es sobre la madre. Participaba totalmente de este imaginario USA que consiste en ver al otro como un peligro y que la única defensa es armarse individualmente para protegerse de él. Es un imaginario paranoide, persecutorio y que ensalza una estética de lo militar, de las armas. Por lo tanto era en lo real de la madre y no en lo imaginario ( juegos virtuales) donde estaba atrapado. Esto confirma el elemento sicológico tan bien descrito por Michel Moore en su película. Elemento cultural que dtermina las leyes. Estas deben cambiarse pero también hay que combatir el soporte ideológica que las sostiene.
 Segundo dato. Su hermano dice que tiene Síndrome de Asperger. La expresión me parece, ya de entrada, espeluznante. los conceptos siempre clasifican pero de lo que se trata es de que han de servir para orientar, no para clasificar. Cuando se habla de neurosis o de psicosis estaría bien plantearse si es conveniente decir es un psicótico o un neurótico o bien tiene una neurosis o una psicosis. De entrada digamos que si partimos de la diferencia entre el sujeto de la enunciación, que es el que habla, y el del enunciado, el yo al que se refiere, lo que constituyen características del yo son cosa que somos y no cosas que tenemos. Yo digo que soy emotivo, o rígido, o primario. Si hablamos de estos conceptos clínicos que son estructurales de nuestra manera de ser deberíamos utilizar el ser. El síndrome de Asperger es por tanto una expresión totalmente nefasta porque defines a una persona por un síndrome y por el nombre del Otro que lo inventó.
 ¿ Qué es el síndrome de Asperger ?

 El pediatra Hans Asperger, paralelamente al psiquiatra Leo Kanner, describe un cuadro clínico similar al descrito por éste último como autismo. Aunque el DSM lo incluye en el espectro autista se mantiene el nombre de síndrome y no de trastorno porque se considera una discapacidad. Serían entonces los sujetos con Síndrome de Asperger discapacitados sociales, personas sin empatía. No entienden lo que expresa el otro. Todo lo leen de manera literal.  Esto, mientras se considera como afectados por Síndrome de Asperger a Bill Gates, Steven Spilberg o Tim Burton. O se populariza con uno de los protagonistas de la serie de adolescentes "Big Bang". Todo parece formar parte de la misma ceremonia de la confusión.
 Pero el problema último es el de la responsabilidad. ¿ Quién es el responsable de lo que pasó ? Legalmente no sabemos si se hubiera considerado responsable o no al joven Adam. En todo está la cuestión difícil de establecer cuando un trastorno desresponsabiliza de los propios actos. ¿ Fué su madre responsable, o el padre que quizás lo abandonó ? Es el segundo problema : ¿ hasta que punto la responsabilidad afecta a los padres ? ¿ Quienes son los responsables sociales ? ¿ Los promotores de la sociedad del rifle, que siempre han defendido activamente la legalidad de la compra de armas de fuego ? Seguro que sí.  ¿ Los dos grandes partidos, el demócrata y el republicano, que no han tenido la convicción o el valor de prohibir la venta indiscriminada de armas de fuego ? Seguro que también. En todo caso, nadie pagará por estas muertes.

28 comentarios:

  1. Juan Carlos Álvarez17 de diciembre de 2012, 22:47

    Hola, Luis. Estupendo artículo, como los demás, y muy clarificador. EEUU se ha convertido en un lugar donde hay una masacre a tiros cada mes. Éste es el resultado más palpable del liberalismo, la verdad última del capitalismo liberal: la producción de asesinatos en serie por el mero hecho de asesinar.

    En esta página hay una lista macabra de los tiroteos ocurridos en EEUU desde la tristemente célebre masacre de Columbine:

    http://thinkprogress.org/justice/2012/12/14/1337221/a-timeline-of-mass-shootings-in-the-us-since-columbine/?mobile=nc

    Vemos que, en efecto, actos como los de Columbine y este último se producen cada mes en EEUU, aunque pocos han tenido el eco mediático de estas dos masacres.

    Por otro lado, el arma utilizada por Adam Lanza, y que éste poseía legalmente, es un rifle Bushmaster de calibre 223, utilizado por los marines del ejército usamericano en Afganistán e Irak, nada más ni nada menos. En casa de la madre se encontró asimismo un arsenal de armas de uso militar, cuya única utilidad sería la de combatir en una guerra; es decir, que no eran precisamente escopetas de caza ni pistolas para la defensa personal. Una sociedad y un sistema político que permite que la gente corriente tenga acceso a tecnología bélica avanzada está profundamente enfermo, y además de una enfermedad terminal. No hace falta buscar causas imaginarias en la cabeza de la gente: la causa está en el propio sistema.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Carlos. Me alegro mucho de volver a tenerte aquí, con tus excelentes comentarios. Quería comentarte que he recibido un libro, no sé si lo conoces, sobre Zizek. Está escrito por un joven filósofo, que ya ha traducido algún libro de Ziziek, que se llama Antonio J.Antón Fernández. Por otra parte acabé el libro de Viviendo en tiempos interesantes y lo he enviado a El VT. Luego hay otros artículos nuevos de los que me gustaría, como siempre, saber tu opinión.
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por añadir algo más a lo que ya dije. Bueno, igual me repito. Voy pensando sobre la marcha a partir de lo que me suscitan vuestras aportaciones. Yo estoy bastante seguro de que lo primero que nos condiciona es el tipo de sociedad en el que nacemos. A partir de ahí las cosas siguen dependiendo de lo social pero se complican, son más complejas. Nuestras “características” biológicas, su interrelación con la microsociedad familiar, después con la escolar, amistades, social más próxima… Y siempre presente el denominado por algunos sociólogos como el “tercer padre”: la influencia educativa social dominante de los media, el cine, la TV, Internet, las iglesias, los partidos, los tertulianos, las personalidades de cualquier ámbito, etc. Influencias, interrelaciones, que cada uno “a nuestra manera” procesamos-interiorizamos personalmente, tanto a nivel de sentimientos y emociones como a otros niveles más racionales.

      Por lo que he observado y observo, la sociedad USA tiene todos los boletos para dar un alto porcentaje de comportamientos reiterados como el que nos ocupa, aunque estos sigan siendo minoritarios. Porque la mayoría de las personas de ese país, a pesar de los pesares, no se lía a tiros, aunque incluso disponga de armas. En tiempos pasados, no sé ahora, creo que los suizos tenían un sistema de defensa nacional que les permitía guardar en casa un fusil del ejército, por si eran movilizados en caso de agresión militar extranjera, pero nunca he leído nada sobre que ello motivara una alta criminalidad.

      Aunque estoy de acuerdo con ser muy estrictos con la venta de armas a particulares y con la concesión de licencias, no pienso que la tenencia de armas en sí sea el principal problema. Lo es si, como pasa en EE.UU, va de la mano de valores y comportamientos cultural-psicológicos y morales de amplia difusión, que producen, además del negocio del armamento, un número cualitativamente apreciable de hombres (sí, hombres) asesinos. Unos patológicos y otros no tanto. El estudio individual de éstos nos pueden dar algunas claves sobre su mundo interior y sacar algunas conclusiones aplicables a la prevención, pero poco se podrá hacer dentro de una sociedad bastante “enferma” como la actual estadounidense.

      Luis, le voy a pasar este debate a mi amigo Jim de Arizona (que es un tío muy majo), a ver si nos da una opinión de autóctono.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Por añadir algo más a lo que ya dije. Bueno, igual me repito. Voy pensando sobre la marcha a partir de lo que me suscitan vuestras aportaciones. Yo estoy bastante seguro de que lo primero que nos condiciona es el tipo de sociedad en el que nacemos. A partir de ahí las cosas siguen dependiendo de lo social pero se complican, son más complejas. Nuestras “características” biológicas, su interrelación con la microsociedad familiar, después con la escolar, amistades, social más próxima… Y siempre presente el denominado por algunos sociólogos como el “tercer padre”: la influencia educativa social dominante de los media, el cine, la TV, Internet, las iglesias, los partidos, los tertulianos, las personalidades de cualquier ámbito, etc. Influencias, interrelaciones, que cada uno “a nuestra manera” procesamos-interiorizamos personalmente, tanto a nivel de sentimientos y emociones como a otros niveles más racionales.

      Por lo que he observado y observo, la sociedad USA tiene todos los boletos para dar un alto porcentaje de comportamientos reiterados como el que nos ocupa, aunque estos sigan siendo minoritarios. Porque la mayoría de las personas de ese país, a pesar de los pesares, no se lía a tiros, aunque incluso disponga de armas. En tiempos pasados, no sé ahora, creo que los suizos tenían un sistema de defensa nacional que les permitía guardar en casa un fusil del ejército, por si eran movilizados en caso de agresión militar extranjera, pero nunca he leído nada sobre que ello motivara una alta criminalidad.

      Aunque estoy de acuerdo con ser muy estrictos con la venta de armas a particulares y con la concesión de licencias, no pienso que la tenencia de armas en sí sea el principal problema. Lo es si, como pasa en EE.UU, va de la mano de valores y comportamientos cultural-psicológicos y morales de amplia difusión, que producen, además del negocio del armamento, un número cualitativamente apreciable de hombres (sí, hombres) asesinos. Unos patológicos y otros no tanto. El estudio individual de éstos nos pueden dar algunas claves sobre su mundo interior y sacar algunas conclusiones aplicables a la prevención, pero poco se podrá hacer dentro de una sociedad bastante “enferma” como la actual estadounidense.

      Luis, le voy a pasar este debate a mi amigo Jim de Arizona (que es un tío muy majo), a ver si nos da una opinión de autóctono.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Encantado, Agustín, que intervenga Jim de Arizona ( el nombre tiene miga y gracia). Estoy de acuerdo : las leyes son el efecto y no la causa. Pero a nivel inmediato se ha de exigir la prohición : por lo menos que lo tengan más dificil. La película de Michel Moore, que paso cada año a mis alumnos de secundaria,lo explica muy bien, comparando EEUU con Canadá.
      Un abrazo

      Eliminar
    4. Juan Carlos Álvarez18 de diciembre de 2012, 19:24

      AGUSTÍN:

      Porque la mayoría de las personas de ese país, a pesar de los pesares, no se lía a tiros, aunque incluso disponga de armas.

      En cualquier sociedad conocida, el porcentaje de quienes violan las reglas explícitas o implícitas de la comunidad es siempre minoritario. Esto lo explica sencillamente la teoría de juegos: si el porcentaje de quienes infringen las normas fuera mayoritario, las sociedades sencillamente se desmoronarían. De todos modos, un porcentaje minoritario de crímenes puede hacer que una sociedad sea un auténtico infierno, aunque tal porcentaje sea muy minoritario --hay que tener también en cuenta el efecto del miedo, la coacción, el chantaje y otras formas de coerción que suelen caracterizar el contexto de tales sociedades; por otra parte, a la cantidad de crímenes hay que añadir la naturaleza de los mismos: las masacres a sangre fría cometidas contra niños y contra las personas más débiles e inocentes son mucho más frecuentes en EEUU que en ningún otro país del Occidente "civilizado". La tasa de criminalidad de EEUU es también una de las más altas del mundo. 'Anonymous' ha filtrado los datos de crímenes en EEUU en 2012 y son sencillamente escalofriantes, muy superiores a los oficiales.

      En tiempos pasados, no sé ahora, creo que los suizos tenían un sistema de defensa nacional que les permitía guardar en casa un fusil del ejército, por si eran movilizados en caso de agresión militar extranjera, pero nunca he leído nada sobre que ello motivara una alta criminalidad.

      Pero Suiza tiene la mayor tasa de Europa de suicidios por arma de fuego de toda Europa. Por otra parte, Suiza no es un buen ejemplo, porque es un auténtico "estado canalla" y el centro mundial del blanqueo de dinero de las mafias, el tráfico de armas y de drogas y la trata de blancas (también contiene buena parte de la riqueza que los nazis robaron a los judíos exterminados en el Holocausto). Habría que ver la oscura y obscena relación que pueda existir entre la libertad suiza de guardar armas en el armario (sólo de guardarlas, no de utilizarlas como en EEUU) y la libertad de guardar dinero procedente del crimen en los depósitos de los bancos suizos.

      no pienso que la tenencia de armas en sí sea el principal problema. Lo es si, como pasa en EE.UU, va de la mano de valores y comportamientos cultural-psicológicos y morales de amplia difusión,

      Yo sí pienso que la libre tenencia de armas es el principal problema, al menos ahora, a corto plazo. Y no estoy de acuerdo en que el problema sean los "valores". El problema es el funcionamiento objetivo del sistema capitalista, que sencillamente corroe y destruye todos los vínculos sociales. Me parece que la mayoría de las personas a nivel mundial son conscientes, en mayor o menor medida, de que el sistema es corrupto y brutal y de que sus valores son una mierda, pero siguen la lógica de la negación fetichista: "Yo sé muy bien que el capitalismo es perverso, pero aun así me amoldo a él y actúo como si no lo fuera".

      El estudio individual de éstos nos pueden dar algunas claves sobre su mundo interior y sacar algunas conclusiones aplicables a la prevención

      No estoy de acuerdo. Cada vez más pienso que el estudio individual no nos aporta más que banalidades intrascendentes. Y no hay tal cosa como el "mundo interior". El único mundo que existe es el mundo externo, el de las relaciones sociales de producción. Un saludo.

      Eliminar
    5. EStán bien tus precisiones, Juan Carlos. pero sí hay, creo, un mundo interior. Hay una realidad psíquica constituida por la red de recuerdos, deseos, pensamientos, sentimientos conscientes e inconscientes. Aquí soy, en este sentido, dualista. Las relaciones sociales condicionan este mundo individual y éste se manifiesta a través de relaciones sociales. ¿ De producción ? ¿ De qué producción hablamos ? Si son las relaciones económicas es parcial.
      Un abrazo

      Eliminar
    6. Juan Carlos Álvarez19 de diciembre de 2012, 11:05

      Luis, me parece que no hay ningún "mundo interior". Esa "realidad psíquica" de recuerdos, emociones, deseos, pensamientos, etc., es tan exterior como el mundo de los objetos físicos. Hasta el propio Lacan (al menos, en una interpretación) lo reconoce así cuando dice que "el inconsciente está fuera", y además propone eliminar el concepto de "intimidad" y sustituirlo por el de "extimidad". Aquí me sitúo en el terreno de la fenomenología: la "intencionalidad", el hecho de que los deseos, pensamientos y demás procesos mentales siempre apunten o estén referidos a algo externo a ellos, es una característica estructural de los mismos. No existe el "pensamiento a secas", sino el "pensamiento de algo (externo a ese pensamiento)" --el "pensamiento que se piensa a sí mismo" sólo era posible en el Dios de Aristóteles.

      Las relaciones sociales de producción no son sólo económicas. Son las relaciones que entablan los seres humanos en cuanto agentes del proceso de producción, no sólo de mercancías sino también de otras personas (a través de la reproducción) e incluso de significado (a través del lenguaje); estas relaciones son independientes de la voluntad de los agentes productivos y pueden tener un carácter técnico, social o simbólico. Constituyen la realidad fenoménica (imaginaria-simbólica, en términos de Lacan). Un saludo.

      Eliminar
  3. Juan Carlos Álvarez18 de diciembre de 2012, 12:00

    No conocía el libro sobre Zizek. Bienvenido sea. Seguramente lo compraré. Sin duda será un soplo de aire fresco para la filosofía en español que, no sé si es sólo mi impresión, no se encuentra precisamente en muy buen estado. Yo intento leer toda la filosofía que puedo, pero me parece que en general los filósofos que escriben en español no están a la altura de lo que se escribe fuera del mundo hispánico --por supuesto, con notables excepciones. En cambio, en inglés no dejo de encontrar libros de filosofía absolutamente fascinantes, como el de Adrian Johnston titulado Zizek's Ontology: A Transcendental Materialist Theory of Subjectivity, Zizek and Theology de Adam Kotsko, Slavoj Zizek: An Introduction de Ian Parker, etc... Lo que falta en español es una buena introducción a la obra de Alain Badiou, sin el que es casi imposible entender a Zizek. Ahora mismo estoy leyendo una introducción titulada Badiou: Key Concepts, y cada vez me parece más asombrosa y fascinante la obra de Badiou.

    Siento no tener tiempo para comentar casi nada, Luis. Tampoco tengo tiempo, ni ganas, ni ningún interés para llevar un blog, y menos en español. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos Álvarez18 de diciembre de 2012, 12:27

    A propósito, hablando de filósofos que escriben en castellano, hace poco leí la Historia de la Filosofía (I y II) de Felipe Martínez Marzoa, publicada por Fundamentos Maior. Me pareció impresionante, y llena de gran interés hasta para un lego en filosofía como yo.

    También he leído El orden de 'El Capital', de Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero, e igualmente me ha impresionado por su profundidad, su erudición enciclopédica y su gran claridad, en la que los autores del famoso texto crítico me parecen unos auténticos maestros.

    ¿Has leído estos libros u otros de estos autores, Luis? Si es así, ¿qué juicio te merecen? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro de Ziziek me pardece que estará bien. Alain Badiou es una asignatura pendiente. Un amigo me dijo hace poco que me regalará un libro suyo en francés. Tengo uno suyo, algo antiguo, sobre la filosofía que cogeré en cuanto pueda. También hay una diálogo Zizek/Badiou sobre filosofía que, ahora que lo dices, leeré.
      Felipe Martinez Marzoa es hoy el único filósofo español que merece la pena, una vez muerto Agustín García Calvo.Quizás Toni Doménech dentro de la filosofía de orientación analític-marxista. El libro de Historia de la Filosofía es el mejor que se ha escrito en español. En mi blog tengo una conferencia suya sobre Spinoza y un artículo mí que la resume. De estos dos autores tengo mis reservas por lo que he leído ( aunque no referido a este libro) pero tomaré nota.
      Me sabe mal que te hayas desanimado con el blog. Bueno, ya sabes que aquí siempre eres bien recibido.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Aparte del problema de las armas en USA, la enfermedad mental existe, y en muchos casos no recibe otra salida o solución que la cárcel, en vez de las terapias que serían necesarias. El darwinismo social que va dejando por el camino a los que no se ajustan a la plantilla prediseñada, las familias que acaban quemadas porque no hay salida a la violencia de los hijos, cuando esa violencia es intermitente pero enorme, con amenazas de suicidio y violencia ejercida contra los propios padres...evidentemente el niño, adolescente o joven no está en sus cabales. Mal diagnosticado, pero solucionado, las autoridades recomiendan la cárcel a los padres...en vez de hacerse cargo del problema desde el punto de vista médico, psicosocial...etc
    Estos chicos con gran capacidad intelectual sin embargo no son adultos en más de un signficativo sentido, funcionan como avatares, no desde una personalidad, Las descripciones del sujeto, vestido siempre igual, andando pegado a las paredes, arrastrando su cartera como quien lleva un oso de peluche, incapaz de detectar el dolor físico...encajan en una persona con un trastorno y sin el tratamiento adecuado. Que no es sólo ingresarlo en un centro o en la cárcel...problemas de los que nos enteramos cuando estallan con toda su gravedad.
    De todo ello se habla aquí
    http://enlightenedcatholicism-colkoch.blogspot.com.es/2012/12/its-not-just-about-guns-its-also-got-to.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+EnlightenedCatholicism+%28Enlightened+Catholicism%29

    ResponderEliminar
  6. Me dejé sin poner la coma: Jim, de Arizona.

    ResponderEliminar
  7. Está bien tu comentario Ana, me parece una reflexión muy pertinente. Pero desgraciadamente no podré seguir el blog porque no leo en inglés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos Álvarez18 de diciembre de 2012, 18:08

    Respecto al concepto de "enfermedad mental", me parece que siguen siendo válidos los brillantes análisis del psicoanalista Thomas Szasz, como en El mito de la enfermedad mental. La creencia en "enfermedades mentales" es la brujería de nuestro tiempo: de hecho, muchísimos autores no sólo han cuestionado tal concepto sino que han propuesto que sea definitivamente eliminado de la terminología científica. Y no sólo se trata de autores representativos de la anti-psiquiatría (Szasz, Laing, etc.) sino autores consagrados del establishment académico de la psicología cognitivo-conductual.

    De hecho, si consultamos los manuales más reconocidos de psicopatología, como el de David H. Barlow o el de Amaparo Belloch, vemos que generalmente comienzan su primer capítulo con una crítica del concepto y el término de "enfermedad mental", muy asociado con el reduccionismo biologicista. Los psicólogos conductistas proponen hablar de "conducta desadaptativa", mientras que los cognitivistas hablan de "disfunciones cognitivas". Los psicoanalistas utilizan diferentes términos según la escuela. No se trata de un mero cambio terminológico, sino de algo esencial: referirse a las "conductas desadaptativas" o socialmente reprobadas como "enfermedad" implica la aplicación mecanicista y simplista del modelo médico a una realidad social y cultural que no se aviene de ningún modo a ser diagnosticada con categorías médicas. Una vez más, es el modelo bio-eco-eticista y cientificista denunciado por Zizek, entre otros.

    La "enfermedad mental" no existe, porque la "mente" es en sí una abstracción. Lo que enferma es en todo caso el cerebro, no la "mente", tal como señala Szasz, entre otras cosas porque la "mente" no existe más que como idea abstracta (ver El fantasma en la máquina de Gilbert Ryle). Un concepto abstracto no puede "enfermar". Y si es el cerebro el que enferma o el que sufre una lesión, entonces no podemos hablar de "enfermedad mental", sino sencillamente de enfermedad cerebral. Y ninguna de las categorías diagnósticas del DSM-IV ha podido demostrarse que sea una enfermedad o una lesión cerebral de ningún tipo. Repito: NINGUNA.

    ResponderEliminar
  9. Juan Carlos Álvarez18 de diciembre de 2012, 18:08

    Del hecho de que los psicofármacos afecten a la conducta de personas diagnosticadas con trastornos psiquiátricos (y también de personas no diagnosticadas) no se deduce que estos "trastornos" tengan un origen biológico. En primer lugar, toda conducta tiene un correlato neurológico (esto es obvio, si somos materialistas, es decir, racionalistas). En segundo lugar, que determinadas personas presenten conductas que no son aceptadas socialmente como "normales", bien porque no se adecuen a la realidad o porque no respeten normas sociales, no debería ser un asunto de la medicina ni de la psiquiatría, y ni siquiera de la psicología entendida desde el modelo médico. Que las ideas de uno se correspondan o no con la realidad es una cuestión ontológica y no médica; y que la conducta de uno respete o no normas sociales básicas (sobre todo implícitas) es una cuestión de moral (en el sentido de mores o costumbres).

    Las categorías diagnósticas del DSM-IV (lo que erróneamente suele llamarse "enfermedades mentales") son construcciones sociales y culturales. Por supuesto, esto no implica que no sean reales: por el contrario, son bien reales, pero su naturaleza es cultural y no biológica. Son, en cierto modo, instituciones. En este sentido, Szasz analiza las "enfermedades mentales" como roles sociales interiorizados dentro de un sistema altamente competitivo que sólo muestra cierta compasión para quien se "sale del juego". La psiquiatría y los psicofármacos son iatrogénicos: es decir, ellos mismos producen las enfermedades que dicen curar. Sólo así se explica que el DSM-IV haya triplicado el número de "enfermedades mentales" en los últimos años, incluyendo entre esas enfermedades el "rechazo de la psiquiatría (biológica)" (lo que recuerda a la psiquiatría soviética que encerraba a opositores al régimen político haciéndolos pasar por "enfermos mentales").

    ResponderEliminar
  10. De acuerdo en que el término "enfermedad mental" no es adecuado. Enferma el cuerpo como estructura funcional, que incluye el cerebro. El Alzheimer es una enfermedad cerebral, por ejemplo. Ahora bien, hay estructuras clínicas,como plantea el psicoanálisis lacaniano. Son cuatro : la neurótica ( con sus variantes : histeria, neurosis obsesiva, fobia); la psicótica ( esquizofrenia y paranoia); la perversa y la autista. Son cuatro posiciones delante del trauma de la socialización, del paso de la naturaleza a la cultura. Por lo tanto no hay personas sanas por una cuestión estructural. A partir de aquí cada uno lleva su problemática lo mejor que puede.Freud decía que que "sano" era el que tenia capacidad de decidir y gozar. El neurótico muchas veces sufre y se siente impotente y necesita ayuda. El perverso hace sufrir. El autista necesita ayuda porque no está en el mundo en que el que debe sobrevivir. El psicótico sufre delirios y alucinaciones y no supera la prueba de realidad. Yo he conocido psicóticos y cuando tienen un brote deben ser mediacados porque no tienen limite y destruyen y se destruyen.

    ResponderEliminar
  11. Juan Carlos Álvarez19 de diciembre de 2012, 10:53

    Ahora bien, hay estructuras clínicas,como plantea el psicoanálisis lacaniano.

    Pero, ¿estructuras de qué? ¿De síntomas, de relaciones, de significantes, de todo esto a la vez? De Lacan hay varias interpretaciones posibles, y de hecho las distintas escuelas lacanianas mantienen posturas totalmente encontradas sobre éste y otros temas. Me parece que la interpretaciçón más culturalista de Lacan y la más alejada del modelo biomédico es la más adecuada. Pero, más que hablar de "estructuras" (término ambiguo donde los haya), deberíamos hablar de constructos socio-culturales. Ahora bien, los constructos socio-culturales no por ello dejan de ser entes reales, con peso ontológico e insertos en el orden positivo del ser; pero no son entidades físicas o biológicas.

    Yo he conocido psicóticos y cuando tienen un brote deben ser medicados porque no tienen limite y destruyen y se destruyen.

    No se puede llegar a conclusiones generales sobre la base de un caso concreto. Yo he conocido a psicóticos que empeoraban con la medicación antipsicótica y que sólo mejoraban con un tratamiento estrictamente conductista (con contingencias de refuerzo bien definidas). Para demostrar que la medicación antipsicótica (¡ojo, la específicamente antipsicótica, porque obviamente las aspirinas, los tranquilizantes y otros medicamentos paliativos funcionan en todo el mundo sin excepciones!) es efectiva para disminuir las conductas calificadas de "psicóticas" es necesario un estudio estadístico y experimental con miles de muestras, doble ciego, metaanálisis, etc. Y lo cierto es que estos estudios existen, y no han logrado demostrar la efectividad de la medicación psicótica. Más aún, en muchos casos han encontrado que esta medicación aumenta los síntomas psicóticos, incluyendo la agresividad y los intentos de suicidio. El catedrático de Psicología Marino Pérez Álvarez ha investigado mucho este tema, desde una perspectiva que incluye tanto el conductismo skinneriano como la fenomenología y el existencialismo, y que sería una psicología crítica distinta de la de Ian Parker:

    http://primeravocal.org/escritos-sobre-la-esquizofrenia-de-marino-perez-alvarez/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Juan Carlos, mucho y muy interesante lo que planteas. Comentaré lo primero y luego continuo 8 se me acaba el tiempo).
      Para Lacan las estructuras son psíquicas y universales ( ni biomédicas ni culturales). Es la manera como el sujeto humano articulo lo simbólico ( significantes), imágenes ( identificaciones) y lo real ( lo que se escapa a la simbolización y a la representación).
      Yo no defiendo la medicación antipsicótica, pero me baso en lo que dicen las personas que tratan habitualmente con psícóticos y tienen para mí un planteamiento crítico. Lo que dicen es que cuando hay un brote hace falta. Por lo tanto yo no tengo una opinión propia ni puedo tenerla porque, como dices, los casos son singulares. Lo que si tengo claro es que no es una solución y que tiene muchos efectos secundarios. Repito, no puedo afirmar nada más.
      Consultaré la página que dices, aunque mis afinidades téoricas, van, de entrada, más cerca de lo que dice Parker.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Juan Carlos Álvarez19 de diciembre de 2012, 14:44

      De acuerdo con mucho de lo que dices, Luis. La concepción de Lacan es interesante, aunque no acabo de entenderla del todo.

      Consultaré la página que dices, aunque mis afinidades téoricas, van, de entrada, más cerca de lo que dice Parker.

      La verdad es que hay varios puntos en común entre la psicología crítica de Ian Parker y la de Marino Pérez Álvarez. Por ejemplo: la crítica del cientificismo, del individualismo metodológico y de las pretensiones de "normalización". Tanto Parker como Pérez Álvarez son marxistas y ambos defienden el papel fundamental de la filosofía para la reconceptualización de la psicología. Parker usa sobre todo el deconstruccionismo de Derrida; Pérez Álvarez usa la fenomenoogía de Merleau-Ponty y el existencialismo de Sartre. Un saludo.

      Eliminar
    3. Quizás no acabamos de entenderla del todo porque algo siempre se escapa, Juan Carlos, y esto es lo real. En todo caso me una teoría más fecunda que cualquiera de las que conozco. Permite entender mejor y de manera más compleja y matizada el psiquismo humano.
      Por lo que he leído de los últimos trabajos de Ian Parker su base teórica es lacaniana. No conozco a Derrida más que de oídas por lo que no puedo opinar sobre su influencia.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Juan Carlos Álvarez19 de diciembre de 2012, 10:53

    Ese texto de Marino Pérez me parece fundamental, y además sus conclusiones están basadas en una infinidad de investigaciones empíricas y no en la pura especulación. Respecto a la medicación antipsicótica, esto es lo que dice:

    Como dijo un paciente de esquizofrenia, se habla mucho de química, pero la química que más me ha ayudado a mí fue la que tuve con mi psicoterapeuta. Sin embargo, como es sabido, el tratamiento de elección para la esquizofrenia es la medicación llamada «antipsicótica». El tratamiento psicológico está plenamente reconocido, pero como adjunto a la medicación. Dentro de que difícilmente se puede prescindir de ella, la medicación antipsicótica presenta tres problemas para ser el tratamiento de elección:
    1) Es meramente sintomática, de manera que deja fuera las circunstancias que han llevado a la crisis, por lo común, de un adolescente. La experiencia que tienen los pacientes de la medicación es de indiferencia ante los síntomas, y ante todo lo demás, no precisamente una experiencia de recuperación del sentido del yo y del normal contacto con la realidad.
    2) El comienzo por la medicación puede «marcar» el destino de enfermo crónico. La medicación se convierte en el tema de las siguientes visitas, para mantenerla, subirla, bajarla, cambiarla, etc., lo que se llama «escuchar al fármaco», en vez de propiamente a la persona. Acaso esto tenga que ver con el peor pronóstico en los países más desarrollados, donde la medicación no suele faltar.
    3) La medicación impide llevar una auténtica terapia psicológica. El estado de indiferencia ante los síntomas impide terapias psicológicas que tratan de explorar, confrontar y entender las experiencias psicóticas. Asimismo, el objetivo de la psicoterapia no es necesariamente eliminar los síntomas, sino cambiar la relación con ellos y desarrollar una compresión de su sentido (Pérez-Álvarez, García-Montes, Perona-Garcelán y vallina-Fernández, 2008).


    Es decir, no se trata de dejar por completo la medicación. De lo que se trata es de usar correctamente la medicación, algo que los psiquiatras actuales no hacen en general. El uso de la medicación con pacientes psicóticos o de cualquier otro tipo diagnóstico debe cumplir tres requisitos:
    1) Debe usarse con fines paliativos, entendiendo que los psicofármacos no curan. Por ejemplo, no hay problema en suministrar un tranquilizante a un "psicótico" que tiene un ataque de agresividad.
    2) El uso de psicofármacos debe ser estrictamente temporal y puntual. Lo que no debe hacerse es cronificar esa medicación y suministrar al paciente tranquilizantes, antidepresivos o antipsicóticos durante años y años o aun de por vida (que es lo que se hace hoy en día). De hecho, como señala Marino Pérez, esto impide o dificulta llevar a cabo la psicoterapia.
    3) El uso de psicofármacos, en la medida de lo posible, requiere ser aceptado voluntariamente por el paciente y no ser obligatorio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tengo tiempo para una primera respuesta. Estoy totalmente de acuerdo, Juan Carlos. Yo me refiero a medicación en un brote alucinatoria y delrante que hay que parar. Continuaremos.

      Eliminar
  13. Juan Carlos,

    Perdona, pero no me había dado cuenta hasta ahora que me habías contestado expresamente. Cuando hay muchas intervenciones, suelo empezar de la mitad para abajo y me he liado con la que os traéis Luis y tú (ahí sí que me pierdo) y no me había dado cuenta de tu réplica.

    Bueno, yo dejaría a los suizos (la culpa fue mía por citarlos) que se pegan un tiro en su ”estado canalla”, y no me saldría de hablar sobre el tema planteado: por qué un chaval estadounidense de 20 años ha hecho esa barbaridad criminal. Sobre muchas de las características de la sociedad U.S.A. y lo que condicionan, más o menos nos podríamos poner de acuerdo. Pero para mí es también muy importante, si queremos tener un conocimiento más completo, dentro de un tipo de sociedad, investigar “la banalidad” de ese “mundo interior” de la persona, que tú afirmas no existe remitiéndome al supuestamente único y exclusivo “externo” (que yo nunca desconsidero, ni mucho menos) y a las “relaciones de producción”. Con esto último, y no me lo tomes a mal, me has matado, me has retrotraído a los tiempos de los manuales marxistas para los militantes de base. Y por supuesto que la tenencia indiscriminada de armas (¡y qué armas!) aporta lo suyo a que pase lo que pasa. Creo haber opinado a favor de su rigurosa restricción. Pero tiene que haber mucho más, y de peso, que influya (algunos apuntes ya se han hecho), que se “haga veneno” en uno mismo y vaya a la armería de la esquina. Y hay patologías individuales, “enfermedades mentales”, o como queramos llamarlo. ¡Claro que las hay! Y hay factores que a efectos de estudio parcial denominamos físicos, síquicos y sociales (pero que forman una unidad inseparable) que concurren, unos con más incidencia que otros (según el caso), a la hora de asesinar a un montón de gente. Creo que Ana A nos ha mostrado una vía a seguir que no se puede descartar. Apelar a la fácil coartada del “funcionamiento objetivo del sistema capitalista” sin tener en cuenta, entre otras cosas, las variadas y amplias subjetividades (entre ellas,“valores”) que transmite al personal, precisamente para esa corrosión y destrucción que tú mismo señalas, me parece que es no ir más allá. Sinceramente me suena a economicismo puro y duro.

    Te veo un persona preparadísima y que sabes mucho. Flipo con la conversación que lleváis Luis y tú, y oigo campanas que nunca había oído. Me viene muy bien. Me aporta. Pero a veces, este oficinista jubilado con 4º de bachiller y un poco leído, tiene la sensación (puro “mundo interior” mío) de que, en ocasiones, te puedes alejar de la realidad (vaya palabrita ¡eh!) y perderte un poco por los vericuetos de tantos referentes filosóficos, psicológicos, sociológicos... Hay que bajar un pelín de la nube. Sin caer en el comodín “del capitalismo”, etc., etc., a los efectos de lo que hoy tratamos. Lo digo con todo el respeto del mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Juan Carlos Álvarez19 de diciembre de 2012, 21:34

    P.D.:

    A propósito, Agustín, tu anti-comunismo visceral me parece una postura francamente reaccionaria. El comunismo es el proyecto político más democrático que existe, mucho más que vuestro insulso "socialismo democrático", tan dado a capitular ante los másters del capital, el mercado y la propiedad privada. Los comunistas queremos eliminar completamente el mercado y la propiedad privada, sin medias tintas, porque los consideramos la fuente de todos los males. Si tu modelo es Felipe González o Tony Blair, esos adalides del socialismo democrático, evidentemente no estamos en la misma trinchera.

    Un saludo y, ahora sí, hasta nunca. Ésta es mi última intervención aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima, Juan Carlos, que una mente brillante como la tuya distorsione tanto las cosas, la verdad.Claro que no estás en la misma trainchera que Agustín y que yo, Juan Carlos.No escuchas lo que decimos, solo oyes las teorías. Estuvo bien mientras duró, Ahora ya está claro que ya no eres bienvenido en mi blog. No lo digo por este mensaje sino por el que he suprimido porque no caepto insultos.

      Eliminar
    2. Vaya, Juan Carlos, esto si que no me lo esperaba. Lo siento mucho. Te equivocas conmigo de pe a pa. Me encantaría debatir contigo sobre tu versión del comunismo y la mía del socialismo democrático, pero ya veo que esa no es tu actitud ni vas a poder soportar una libre confrontación de ideas y prácticas. Como ya hace muchos años, jocosamente, me dijo un amigo historiador: “ Líbreme dios de que gente como ésta tome el poder”.

      Saludos "camarada".

      Eliminar
  15. Hola Agustín. Olvídate de Juan Carlos. Le he suprimido comentarios posteriores insultantes hacia tí y hacia mí, que no tienen sitio en este blog. Sigamos, amigo, nuestros debates. Por lo menos yo aprendo de lo que vamos discutiendo y también aprendí con Juan Carlos hasta que cambió el tono. Me gustaría saber tu opinión sobre último post que he escrito : el derecho a decidir.
    un abrazo

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN