jueves, 11 de octubre de 2012

¿ ES UN TIMO EL NACIONALISMO ?




Reseña

El nacionalismo ¡ vaya timo ! http://2.bp.blogspot.com/-rqQcK83bxcE/T1jBO3fgtxI/AAAAAAAAA1w/JGDX20WnBtQ/s320/naicopmaklsompo.jpg
Roberto Augusto
Pamplona : Editorial Laetoli, 2012

Escrito por Luis Roca Jusmet

Antes de entrar en este libro en concreto, quiero dejar claro mi opinión sobre la colección de la que forma parte. Esta opinión es ambivalente. Por una parte me parece muy bien que se analicen con rigor creencias sociales que se aceptan sin una reflexión crítica. Por otra parte me disgusta la arrogancia de los títulos. No me parece en absoluto adecuado la expresión que siempre aparece ¡ vaya timo !. ¿ Porqué no me lo parece ? Porque timo quiere decir gente de mala fe que quiere engañar e incautos que lo permiten. La colección habla de cosas totalmente diferentes, muchas de las cuales merecen un mínimo respeto porque la gente implicada cree en lo que hace y dice y esta creencia tiene unas bases. Comparar el yeti, la sábana santa, las abduciones con la homepatía o el psicoanálisis me parece un timo. Porque estas últimas están argumentadas y tienen una consistencia, aunque evidentemente es interesante problematizarlas desde un pensamiento crítico hay detrás un cientifismo que me parece dogmático.
Respecto al temas del nacionalismo no me parece tampoco pertinente tratarlo de timo. El nacionalsimo es, como bien señala Wallerstein, una de las grandes ideologías de la modernidad. Que pueda criticarse es algo positivo y yo comparto la crítica. Que haya sido utilizado con mala fe para movilizar a masas identificadas con la creencia es cierto. Pero el tema es mucho más complejo. Nadie que sea nacionalista leerá un libro con este título. Y debería hacerlo porque el libro da materiales interesantes para pensar el tema. En unos momentos como los actuales en los que el nacionalismo, el derecho de autodeterminación y la independencia de Cataluña están en primera línea estudios como este tienen un indudable interés. Veamos los puntos claves, algunos más acertados que otros.
Roberto Augusto da una definición de los diferentes nacionalismos. Hace una clasificación exaustiva, algo formalista, pero se olvida la distinción entre nacionalismos agresivos y defensivos, esencial para entender los imperialismos y fascismo por un lado y los movimientos anticoloniales por otro. No hay un encaje histórico del tema. Aunque lo relaciona con la aparición del Estado no sitúa a éste dentro del sistema mundial capitalista. Su idea de nación como comunidad imaginada, basada en el estudio imprescindible de Percy Anderson, son muy pertinentes. La comparación con las nociones de etnia y de raza también lo son, aunque creo que la noción de cultura merece un estudio más crítico y profundo.. Contrapone igualmente las concepciones políticas ( de raíz ilustrada) y espirituales ( románticas) de la idea de nación. Falta la cultural. Recomiendo en este aspecto un libro excelente, del sociólogo Gerd Baumann, que se titula El enigma multicultural, en el que hace un análisis muy riguroso y esclarecedor de las ideas de nación y de la cultura como mitos modernos La referencia a la elaboración de Fichte y Renán son muy sintéticas y utiles.
Me parece que es particularmente actual su cuestionamento del derecho de autodeterminación, de la manera uniltaeral que se está planteando hoy, como el derecho básico de una comunidad de decidir su futuro. Augusto le da la vuelta para plantearlo como lo que realmente es : el derecho de una parte de un país a la secesión. Porque el país es España : lo es en términos políticos, de Estado. Cuestiona la utilización forzada, yo diría que ridícula, del término Estado español. Porque si nos referimos a la forma de Estado es el Reino de España. El derecho a la secesión es cuestionable porque hay que ver quien es el sujeto que debe decidir. ¿ Puede la parte de un país decidir separarse ? ¿ En base a qué ? Solo las colonias paises sistemáticamente agraviados este derecho es indiscutible. Decir que en base a las decisiones individuales de sus mienbros es un argumento liberal. Decir que es una nación previa al Estado implica una cuestión previa problemática. Porque entonces la nación lo sería por cuestiones culturales, que al final se reducen a la lengua. Pero Cataluña es bilingüe, guste a no a los nacionalistas catalanes, tanto a nivel oficial como real. Aunque desde las instituciones y la enseñanza quiera imponerse el monolingüismo del catalán. El autor cuestiona también lo de "lengua propia", que incluso muchos sociolingüistas catalanes consideran una expresión inconsistente. Pero no nos precipitemos a considerar a Roberto Augusto como un nacionalismo español. Esta es una de las falacias del nacionalismo, como bien señala : decir que solo puede criticarse un nacionalismo desde otro nacionalista. Por ello hace en primer lugar una crítica a los españolista que asumen posiciones victimistas en Cataluña. Y tanbién hace una crítica muy precisa del nacionalismo español, tal como lo mantiene Gustavo Bueno en su penosa deriva política.
En estos moemntos en que en Cataluña se impone el pensamiento único del nacionalismo y de la independencia está bien recurrir a textos como el que nos ocupa.


18 comentarios:

  1. Mis felicitaciones para tí porque sé que no es nada fácil en el caldeado ambiente en el que vives osar escribir estas reflexiones ponderadas.
    Muy interesantes lecturas sugeridas sobre las idealizaciones de la nación, cultura, raza. Hacer pasar a cualquier trozo de España por una Argelia cualquiera es una falacia histórica que no resiste la mínima experiencia del que cruza el Pirineo por Port Bou y comprueba en todo, no sólo en el idioma, que efectivamente acaba de pasar una frontera, sensación que no se tiene en ningún caso cuando se cruza la "frontera" hacia otra comunidad autónoma española.

    Pero en un país en el que se está echando a la gente a la calle y se le hace pagar una casa en la que no puede vivir, me parece casi frívolo enzarzarse como lo estamos haciendo en estas discusiones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario y totalmente de acuerdo en tu comentario, amiga Ana.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. una alegría volver a escucharte, Juan Carlos. Te echaba a faltar. hay algún artículo más sobre el que me gustaría saber tu opinión : el de Zizek sobre la izquierda, el de las elecciones.
    Me han interesado mucho tus anotaciones.
    Por cierto ¿ que ha pasado con tu blog ? parece que ha desaparecido. Incluso Alfredo lucero me preguntó por él.
    Por cierto, en el blog Gramsciana ha aparecido tu traducción del texto de Zizek sobre Spinoza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo no le doy muchas vueltas al tema. Hay un territorio X con su población Y y ésta, en un momento dado y por las razones que sean, mayoritariamente (trabajadora) exige el derecho a decidir constituirse en estado, incluso aspirando a separarse de otro territorio estatal en el que actualmente está incluida. De un lado y del otro podemos resolverlo o militarmente (dictatorialmente) o políticamente (democráticamente). Y sí, bien, se me pueden citar a personalidades y personas entendidas de uno y otro signo, leyes de aquí y de allá. Tomo nota, pero irreverentemente no les doy más importancia que a mi valoración personal, que estoy en el meollo de la situación concreta. Que los pequeñonacionalistas y pequeñoindependentistas están equivocados, abducidos por su derecha, que van a contracorriente de un mundo mestizo y sin fronteras, que quieren sacar su lengua adelante y por encima, etc., etc. Que soy yo el que está en lo cierto y lo de ellos me parece algo fuera de lugar a estas alturas, que en el fondo me resulta molesto, que vaya la que me hacen teniendo que aprender otra lengua, que mira que son cazurros con lo suyo y no consigo convencerles… ¿Y qué? Están ahí planteándolo y tengo que confrontarme con ellos de la manera más humana posible (democrática). Tienen derecho y yo también, pero desde luego, ni por activa ni por pasiva me voy a apoyar para nada en una Constitución que legaliza la intervención militar en caso de… A España y a los españoles se les ve y se ven como algo natural porque llevan ya los años suficientes de existencia para verse y ser vistos como tales. Si por no sé qué correlación de fuerzas geopolítica internacional futura, ahora poco o nada probable, Catalunya o Euskadi fueran estados independientes y mantuviesen el tinglado los años necesarios para adquirir carta de naturaleza, también serían vistos así, con naturalidad, y ya nadie se lo cuestionaría. Como a los santos y santas de las fiestas patronales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gustavo Bueno siempre fue un nacionalista español señor Roca.Ya lo era cuando en los ochenta Izquierda Unida le ofreció un puesto como independiente en sus listas.

    Sé de lo que hablo.

    Lo que pasaba es que como muchas personas de izquierdas creía - creíamos- que el "cleavage" izquierda-derecha asociado más o menos vagamente a una política de clase tenía una primacía politica insoslayable.Y que los "pequeños chovinismos" ibéricos eran cosa folclórica.

    El drama de este hombre es que, como se aprecia en algunos textos suyos recientes sobre la empresa o la teoría económica, ha estado de espaldas a todo lo que ha producido la cultura de izquierdas a partir de los ochenta especialmente en economía política, que ha sido mucho y bueno.

    No entraré en las razones.

    Y es una lástima porque tenía lo que los alemanes llaman "formación". Yo no conozco en la tradición marxista nada comparable a sus análisis lógicos sobre la relación amo-esclavo o sobre el fetichismo. Son de la época de "Lógica y sociedad" de Elster. Sin embargo nunca profundizó esa via . Lástima grande.

    Yo creo , también Gaspar Llamazares o Puente Ojea lo han dicho, que el materialismo moderno tiene que tomar en serio la Teoría del Cierre Categorial. Bueno es un maestro aunque haya envejecido mal.

    Pero no ha tenido ninguna deriva.Siempre fue un nacionalista español.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Agustín. Tampoco quería insistir sobre el tena. Robeto Augusto me envió ekl libro para hacerle una reseña y lo hice. Me parece interesante aunque no me identifico en todo lo que dice.de acuerdo en lo que dices sobre la supuesta naturalidad en función del hábito, de la historia, finalmente de la ideología hegemónica.También en la crítica a la constitución. Mi posiciòn frente a las elecciones ya ves enn el otro artículo que no es antiindependentista.
    Karl Nill. Reconozco que lo de deriva no estaba suficientemente documentado. Gracias por la información sobre Gustavo Bueno, que es, en todo caso, un pensador al que hay que considerar.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Por favor, Luis, discúlpame tú y te ruego que borres mis últimos comentarios, porque no aportan nada al debate. Como siempre, haces gala de una paciencia y de una bondad infinitas.

    La verdad es que la persona de Roberto Augusto no tiene nada que ver con esto; el único problema es su ideología, que comparte con los restantes autores de la colección '¡Vaya Timo!¡: el cientificismo dogmático. Es una ideología que se ha convertido en una nueva religión, y que puede llegar a ser sumamente agresiva y dogmática, independientemente de las características personales de sus practicantes. Creo que al cientificismo se le aplica lo que dijo Steven Weinberg: "Sólo se necesita una cosa para hacer que una persona buena cometa actos malos: la religión". El cientificismo es una religión, con sus mitos, su dogmática y sus textos sagrados. Cualquier atisbo de crítica de estos mitos y dogmas provoca en el cientificista la inmediata represión y censura de las ideas molestas, la cerrazón y la negativa radical a debatir. Una vez más, conviene señalar que esto no tiene que ver con la calidad ética ni con la valía intelectual de la persona: es un rasgo propio de la estructura ideológica supraindividual.

    Respecto a la colección de Laetoli, coincido contigo en que el título es completamente inadecuado, y que no tiene ningún sentido equiparar cosas tan heterogéneas como la parapsicología, los OVNIs, la religión, la homeopatía, el psicoanálisis y el nacionalismo. Dicho esto, la calidad de los libros de la colección es muy variable: el que trata sobre psicoanálisis es un panfleto sin el más mínimo rigor científico, por ejemplo, mientras que el libro de Gonzalo Puente Ojea sobre la religión es una obra seria y rigurosa, como todo lo que ha escrito Puente Ojea. El resto de libros, exceptuando el de Mario Bunge (un pensador siempre muy interesante y provocativo a pesar de sus excesos), me han parecido bastante mediocres. Todos ellos (salvo los dos mencionados de Puente Ojea y de Bunge) se basan en el típico mito gnóstico o maniqueo de la Ciencia como Luz que barre las Tinieblas de la Superstición y la Ignorancia (en las que entrarían no sólo la religión y la superstición propiamente dicha, sino también todo lo que no es considerado "Ciencia" por el establishment, como el psicoanálisis, el marxismo, la inmensa mayoría de las ciencias sociales y las humanidades, y también la filosofía que piensa por sí misma y que no se limita a ser un elogio o un mero resumen acríticos de la "Ciencia oficial").

    Por ejemplo, en el libro sobre la homeopatía se señala acertadamente que las medicaciones homeopáticas sólo funcionan por el efecto placebo, pero se omite cuidadosamente que casi dos tercios de los medicamentos de la "medicina oficial" tienen la misma eficacia que la homeopatía: es decir, cero (salvo el efecto placebo). Por el contrario, el libro asume acríticamente que todos los contenidos de la llamada "medicina científica" son verdades absolutas e indubitables, y que todas sus técnicas y tratamientos son exitosos --lo que es un contrafáctico, tal como han señalado entre otros el biólogo Richard Lewontin y el neurocientífico Steven Rose. Se trata de ideología cientificista en estado puro.

    En el libro de Roberto Augusto, yo señalaría como defecto principal su desprecio hacia las teorías marxistas del nacionalismo, sin las que realmente no se puede entender qué es el nacionalismo. También es un gravísimo fallo del libro de Roberto Augusto el criticar el nacionalismo españolista atacando una forma muy minoritaria y nada representativa del mismo, como es el nacionalismo español de Gustavo Bueno --que por muy criticable que sea es desde luego un nacionalismo español sumamente atípico, aunque sólo sea porque se define a sí mismo como ateo, materialista y republicano jacobino.

    ResponderEliminar
  12. Hola Juan Carlos. No importa, a veces he reaccionado igual. Lo importante es acalarar las cosas. Eres un amigo que aprecio y valoro y tus aportaciones son hoy para mí una parte esencial en mi blog.
    Coincido en tus críticas al cientifismo, ya lo sabes. Hay un libro de un amigo, nédico gallego, Javier Pereiro, que se llama "El autoritarismo científico" , que está muy bien.
    La verdad es que el tema de nacionalismo, antes del 11 de septiembre, lo tenía paracado. Roberto Augusto, al que no conozco personalmente, me envió su libro. También lo hizo la editorial la Oveja Roja con el libro de jaime Pastor. A raíz del debate que empezamos leí el libro de Augusto. Lo hice en u n momento muy reactivo contra el nacionalismo y por esto mi crítica fue, seguramente, bastante benigno. Comparto lo que dices. Ahora estoy leyendo el de Pastor para entender mejor esta visión marxista a la que aludes.
    Pronto colgaré la reseña de "psicologica como ideología". ESpero tus comentarios.
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
  13. Sobre la intervención de Juan Carlos, yo pienso que el problema está en que muchos de estos científicos se obsesionan por querer extrapolar y trasladar mecánicamente los métodos de investigación (y su posibilidad de resultados más exactos) del mundo físico al sociocultural-humano. Con los virus se podrá hacer ciencia de la de ellos al 100%, pero con las personas la cosa es mucho más complicada y las conclusiones puede que en ocasiones estén cogidas con alfileres. Lo cual no quita para esforzarse en hacer ciencia social y psicológica, con sus propias y diferentes características. En cuanto a la homeopatía, creo que le es de aplicación la misma metodología científica (“física”) que a los fármacos y, si sometida a ella, se demuestra que es un azucarillo en el Mediterráneo, pues se la incluye en el catálogo de las sugestiones que quizá nos alivien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a ti, Luis. Lo mismo digo.

    Conozco el libro de Javier Pereiro y está en la lista de mis lecturas próximas. En inglés la bibliografía es mucho más amplia que en castellano, y el lector de ebooks me ha abierto la posibilidad de leer publicaciones en inglés a las que hace unos años ni siquiera podía soñar con acceder. Por ejemplo, hace poco leí un libro titulado Aping Mankind: Neuromania, Darwinitis and the Misrepresentation of Humanity ("Convertir al hombre en mono: Neuromanía, Darwinitis y la Falsa Representación del Hombre'), de un médico y profesor universitario inglés llamado Raymond Tallis, que también contiene una crítica muy dura del cientificismo, al que acusa de ser una ideología que ofrece una imagen falsa y tergiversada del ser humano, además de presentarse a sí mismo como infalible y como un reflejo fiel y exacto de la realidad.

    Un buen antídoto contra este cientificismo simplista y brutal es la filosofía de la ciencia desarrollada por el antropólogo y filósofo francés Bruno Latour. En La esperanza de Pandora, Latour señala que todos los objetos o entidades que estudia la ciencia (partículas subatómicas, ácidos nucleicos, proteínas, especies animales, sinapsis neuronales, etc.), lo mismo que los instrumentos y tecnologías científicas, son en realidad "híbridos ontológicos", es decir, entidades mixtas de naturaleza y cultura, de mundo y de pensamiento. Por tanto, tienen sin duda una existencia independiente de la mente humana y de los sujetos humanos, pero a la vez han sido creados por éstos. Como dice Latour, una catedral gótica o una vasija de barro son creaciones del hombre, aunque no por ello dejan de ser objetos externos e independientes de su creador. Según Latour, lo mismo se aplica a todos los conceptos y objetos estudiados por las ciencias, desde las partículas subatómicas a las taxonomías biológicas: si las ciencias no los hubieran producido, simbolizado e institucionalziado, tales objetos no existirían como tales, sino sólo como parte de un Real indiferenciado, pre-ontológico y pre-simbólico (lo Real de que hablaba Lacan). Por eso dice Latour que la ciencia es la creación humana más sofisticada y que debemos "creer" en ella, pero sin seguridades ni certezas absolutas y sin fundamentos de ningún tipo, porque la ciencia no deja de ser un producto cultural (es decir, justo lo contrario de lo que afirma la ideología cientificista, que sitúa a la Ciencia en el lugar mismo de Dios, del gran Otro, con todas sus características de omnipotencia y de omnisapiencia). Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. A raíz del debate que empezamos leí el libro de Augusto. Lo hice en un momento muy reactivo contra el nacionalismo y por esto mi crítica fue, seguramente, bastante benigno.

    Te entiendo perfectamente, Luis: yo mismo simpaticé con el libro cuando lo compré y lo leí (ahora lamento haber tirado el dinero), precisamente porque se presentaba como crítico de los nacionalismos --aunque no de todos por igual. Lo malo del libro de Roberto Augusto no es que sea anti-nacionalista --de hecho, que el nacionalismo y la izquierda son contradictorios es algo obvio, salvo que se trate de un social-liberalismo muy descafeinado como el que defiende Roberto Augusto. Lo malo es que los razonamientos centrales de Augusto son simplistas y erróneos, aunque la conclusión última sea cierta. No se puede analizar el nacionalismo sin hablar en profundidad de las revoluciones burguesas de los siglos XVIII y XIX que los produjeron: en caso contrario, lo más probable es que se escriba una especie de homilía moralizante sobre lo malos que son los nacionalistas y lo buenos y listos que somos los que rechazamos esa ideología. A ello se reduce en última instancia el libro de Augusto: a una catequesis fundamentalista que no analiza las causas últimas (económicas, sociales, políticas, históricas) de los nacionalismos y se queda en la superficie, psicologizando el fenómeno nacionalista y considerándolo como una especie de "error cognitivo o de razonamiento". A esta misma estrategia ideológica de psicologización sirve en general toda la colección de Laetoli (lo cual enlaza asimismo con el libro de Ian Parker): la religión, la homeopatía, el psicoanálisis, el nacionalismo, la creencia en yetis y las curaciones de Lurdes se deberían en exclusiva a patologías mentales, a mentes que habrían perdido toda capacidad de raciocinio y que se creerían todos los "timos" inventados por estafadores o por locos. La colección '¡Vaya timo!' es, así pues, un ejemplo perfecto de ideología en estado puro, que es aquella ideología que no se presenta a sí misma como ideología sino como un descripción objetiva de la realidad. Una vez más, el fundamentalismo científico ahoga la racionalidad y aun la ciencia misma. Habría que escribir un libro titulado ¡La Colección 'Vaya Timo' de Laetoli, ¡eso sí que es un timo!. Pero no merece la pena perder el tiempo con algo tan infame como la mentada colección.

    Te agradezco una vez más, Luis, que me permitas escribir esto aquí, ya que fue lo que Roberto Augusto me censuró en su blog.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo con lo que dices, Agustín. Aunque la homeopatía se merece un debate amplio. También estoy de acuerdo con lo de la colección, Juan Carlos. Celebro conocerla para descartarla Iy nada más. Creo que el hecho que me enviara amablemente el libro y el momento me condicionaran para una crítica muy suave. Gracias, Juan Carlos, por tus aportaciones, que me han permitido ampliarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Agustín:

    yo pienso que el problema está en que muchos de estos científicos se obsesionan por querer extrapolar y trasladar mecánicamente los métodos de investigación (y su posibilidad de resultados más exactos) del mundo físico al sociocultural-humano.

    Sin duda, éste es uno de los problemas principales. Por ejemplo, el filósofo Daniel Dennett (que por otra parte es un "cientificista" inteligente que evita las simplezas habituales en otros) anunciaba en su libro La peligrosa idea de Darwin la "darwinización total del mundo", y la conversión de las ciencias sociales y humanas en ramas de la biología evolutiva.

    Con los virus se podrá hacer ciencia de la de ellos al 100%, pero con las personas la cosa es mucho más complicada y las conclusiones puede que en ocasiones estén cogidas con alfileres.

    Ni siquiera con los virus es posible hacer ciencia al 100%, como demuestra sin ir más lejos la investigación sobre el cáncer: fíjate que hace unos años decían que los "virus oncogénicos" eran la causa del cáncer; como la comunidad científica no ha sido capaz de descubrir el menor rastro de tales "virus oncogénicos", ahora han pasado a decir que el cáncer tiene causas genéticas, sumándose así a toda la histeria del Proyecto Genoma Humano, un proyecto que lleva años estancado. Creo que habría que abandonar por completo la visión de la ciencia (incluida la físico-natural) como un conocimiento objetivo que ofrece un reflejo especular de la realidad. Esto último es imposible.

    Aunque la homeopatía se merece un debate amplio.

    Luis, tienes razón en lo de la homeopatía. Habría que estudiarla más en profundidad y no descartarla sin más porque el establishment oficial de la "medicina científica" así lo diga (el argumento de autoridad vale para los cientificistas, pero no para las personas que hacen un uso público de la razón). Como si ese mismo establishment médico oficial no hubiera cambiado constantemente de posturas acerca de miles de asuntos (como lo ha hecho recientemente en el tema del cáncer, cuyas causas sigue desconociendo por completo).

    De todos modos, hay algo que no me gusta en la homeopatía, al menos en la que yo conozco: su auto-presentación como sabiduría ancestral New Age, muy vinculada en algunos casos al misticismo del psicoanálisis junguiano. Recordemos las advertencias de Zizek, por ejemplo, al respecto de este pretendido saber New Age y de las mistificaciones de Jung.

    ResponderEliminar
  18. Bien, para que aparezca el concepto de Nación, el concepto de Patria en su sentido más abstracto, donde todos los hombres, por ejemplo, somos argentinos, pertenecemos a la Patria, y por lo tanto a la Nación en la medida en que tenemos la definición del documento de identidad. En ese sentido en nuestra Nación existiría una forma de comunismo, que es la que todos somos argentinos, por pertenecer a este sitio. Pero la tierra , el territorio nacional no esta comunizado; si bien todos somos argentinos, hay una parte de argentinos que son los propietarios de la tierra, de la cual nosotros estamos excluidos. Entonces ¿qué sentido tiene el ser argentino? ¿Qué sentido tiene decir pertenezco a esta Nación, esta es mi Patria?. Si siempre la Patria es la referencia a un territorio, yo soy argentino porque pertenezco a esta porción de geografía determinada en sus fronteras por un cierto espacio dentro del cual todos nosotros vivimos. Entonces si yo pertenezco a la Argentina es porque, previamente, materialmente se definió mi ser individual, corpóreo, como perteneciente a un cierto campo geográfico, material de la naturaleza. Pero si ese es el cuerpo común que tenemos todos los argentinos, que lo da la naturaleza, cómo es posible que yo sea pura subjetividad, sin objeto en el sentido que hablamos, sin naturaleza, y se pretenda decirme que soy argentino cuando me quitaron el fundamento material que me permite serlo.
    En última instancia, la concepción espiritualista del nacionalismo, cristiano en la Argentina, lo que pretende afirmar es la pertenencia espiritual a la Nación, pero sobre el fondo de ocultar la pertenencia material de la cual fuimos despojados.

    Esto es lo que la izquierda no ve. La izquierda cuando habla no quiere utilizar el término Nación, porque sigue pensando con las categorías de la derecha


    http://www.icarodigital.com.ar/numero7/entrevistas/rozitchner.htm

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALBERTO SANTAMARÍA ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANÁLISIS POLÍTICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CAPITALISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET CLEMËNT ROSSET. COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO LASURDO. DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO COLINA FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOIS JULLIEN: FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER GUY STANFING HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEANNE CARLIER JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE MARIA ÁLVAREZ JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN ARROYO JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS ROCA JUSMET. PIERRE HADOT LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL CANDEL MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET OTOÑO PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERSONALIDAD PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO RODRIGUEZ ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA T TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEMPERAMENTO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VICTOR HUGO LÓPEZ MARTÍN VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN