jueves, 18 de octubre de 2012

DEMOCRACIA Y REFERÉNDUM

El referéndum parece ser el mantra de la democracia. Es como si hubiéremos descubierto una forma mágica de democracia directa frente a la representativa. En nuestra sociedad dbe prevalecer la democracia representativa, aunque debe mejorarse. contra la profesionalidad de la política, eliminar la publicidad electoral, exigir listas abiertas, formas de control de los elegidos, eliminación de privilegios. hay que buscar formas de democracia directa, de las que el referéndum es una si está bien planteada. pero los referéndums han de tener unas determinadas condiciones para ser un ejercicio democrático :

 La primera es que debe contemplar todas las opciones de una manera clara y precisa, La segunda es que, como decía John Stuart Mill, los derechos individuales no pueden someterse a votación. Por ejemplo, para mí es evidente que debe legalizarle la eutanasia, el aborto y el matrimonio homosexual.
 Se está planteando hoy dos referéndum. Uno es en Cataluña sobre la independencia y otro es el que plantean los sindicatos sobre los recortes. Analicemos los dos casos.
 El primero se basa en el derecho de autodeterminación de los pueblos, tema complejo porque exige la definición previa de lo que entendemos por pueblo soberano. La mejor solución es exigir, en el caso de España, una mayoría parlamentaria de la comunidad autónoma que lo pidiera. No hablamos entonces ni de Països Catalans ni de Euskadi, hablamos entonces de Cataluña y de País Vasco, que no es lo mismo. En todo caso también habría que preguntar a los otros. Es un planteamiento ciudadano que se aleja de consideraciones etnicistas o de supuestos derechos históricos.

 ¿ Esto que significa democráticamente ? Lo primero que habría que eliminar de la Constitución el artículo que habla de la unidad de España. Lo segundo que cuando el Parlamento de una comunidad autónoma se pronuncia por un referendum este debría realizarse contemplando todas las opciones y teniendo un resultado vinculante. Lo que no tiene sentido es plantearlo ahora, con unas expectativas ilusorias sobre lo que pasaría en el caso de una declaración uniltaeral. habría que dar tiempo a los fedearalistas a que elaboraran una propuesta. 
 En el caso de los sindicatos me parece pura demagogia. Es evidente que tendrían que plantear otra alternativa económica. También es evidente que esto no es trabajo de los sindicatos sino de los partidos. Lo cual quiere decir que es la izquierda la que debe formular programas claros, pero esto solo puede plasmarse en unas elecciones, no en un referéndum. O constituir a nivel ciudadano comisiones o mesas que propongan alternativas.
 Lo que sí es un derecho democrático es el derecho a la insurrección, es decidir, a salir a la calle y exigir paralizar unas medidas. Que es lo que se ha hecho con el movimiento de los indignados y con las huelgas generales. Es la democracia como movilización, como práctica de los que no tienen el poder. Esto siempre considerando que los sindicatos son elementos impulsores de las huelgas generales y que su seguimiento no es un apoyo a lo que hacen ni a lo que dicen. Simplemente simbolizan la lucha obrero y punto. No es su poder el queremos apuntalar,son solo un vehículo para expresar en la calle nuestro no a la política del gobierno. No es un referendum lo que necesitamos sino cambiar la política d elos que mandan. Con la lucha y con las elecciones.

9 comentarios:

  1. Hola Luís,

    El único problema que veo a un referéndum de tres preguntas es el siguiente: imaginemos que la opción independencia saca el 30% de los votos; la federalista otro 30%; y la de seguir como hasta ahora un 40%. Gana la última opción a pesar de que la mayoría (un 60%) quiere ir más allá.

    O al revés: los partidarios de seguir como hasta ahora sacan un 30%; los federalistas otro 30% y los independentistas un 40%. Ganan los independentistas a pesar de que la mayoría (40%) no quiere ir tan lejos.

    Saludos,

    Toni

    ResponderEliminar
  2. El primero se basa en el derecho de autodeterminación de los pueblos, tema complejo porque exige la definición previa de lo que entendemos por pueblo soberano.

    El "derecho de autoderminación" es complejo y también contradictorio. Las contradicciones de tal derecho no son fallos o insuficiencias en su conceptualización, sino contradicciones inherentes a tal derecho (si es que efectivamente se puede calificar como "derecho", lo que es muy discutible), y completamente insolubles. Por eso todas las discusiones sobre la definición, extensión y alcance del derecho de autodetereminación están abocadas a un callejón sin salida, a un punto muerto. Por tanto, no debería ser éste el punto de partida para la reflexión.

    La mejor solución es exigir, en el caso de España, una mayoría parlamentaria de la comunidad autónoma que lo pidiera.

    Esto ya sería otra cosa. Es decir,en vez de plantear un "derecho a la autodeterminanción" en abstracto para un "pueblo" también abstracto y que no se sabe lo que es (y que podría servir, por ejemplo, para que los independentistas catalanes reclamaran Valencia, Baleares y hasta parte de Murcia y de Aragón, Andorra, el Rosellón y Cerdeña), partiríamos de una unidad administrativa ya existente (la Comunidad Autónoma de Catalunya) y lo que reconoceríamos sería la legitimidad de convocar un referéndum sobre el modelo político-administrativo o estatal de dicha comunidad si existe una mayoría suficiente de su población que así lo reclama, tanto más si dicha reclamación toma la forma de un movimiento político o de una serie de fuerzas políticas que tienen mayoría en el parlamento de la comunidad (lo que otorgaría legitimidad democrática a dicha reclamación, tal como ocurrió en Quebec y como sucede ahora en Escocia).

    Aquí estoy de acuerdo con las propuestas del profesor Lorenzo Peña, quien propone permitir la convocatoria de referéndums de independencia no en virtud de un abstracto "derecho de autodeterminación" (cuyos contenidos etnicistas y sus contradicciones internas son insoslayables), sino en virtud del pragmatismo negociador que exige que, en una situación de conflicto civil o político (sea cruento como ocurrió en Euskadi, o incruento como en Catalunya), cada una de las partes renuncie a algunos de sus principios yo exigencias, que ceda un poco cada una en su propio terreno, algo que es absolutamente imprescindible en cualquier negociación para llegar a un acuerdo. En este caso, para alcanzar un acuerdo entre españolistas y catalanistas y que el conflicto no se encone y empeore cada día más, los españolistas deberían ceder en el asunto del referéndum, y los catalanistas deberían ceder en el asunto de la "autodeterminación de la autodeterminación", es decir, que haya partes o enclaves dentro de Catalunya que puedan seguir formando parte del Estado español si una mayoría suficiente de sus habitantes así lo expresa en las urnas. Si cada una de las partes en disputa --nacionalistas españoles y nacionalistas catalanes (incluidos los independentistas catalanes que, aunque sean nacionalistas, no se reconocen como tales, como tampoco se reconocen asílos nacionalistas españoles)-- no cede en algunas de sus pretensiones y reivindicaciones, entonces el acuerdo no será posible jamás. La única solución racional es la negociación y la cesión por cada una de las partes.

    ResponderEliminar
  3. El problema es que si lo planteamos en términos de independencia sí o no queda excluida la opción federalista.

    Aquí no estoy de acuerdo. El referéndum de Quebec y el de Escocia no incluyen una tercera opción o una cuarta opción, que sólo servirían para crear incertidumbre y confusión entre el electorado. Un referéndum de autodeterminación debe incluir una pregunta muy sencilla: "¿Independencia: Sí o No?". El federalismo es otra cuestión distinta, que cabría abordar y resolver si el resultado del referéndum fuese mayoritariamente contrario a la independencia.

    Por supuesto, en la campaña a favor o en contra de la independencia, las distintas fuerzas políticas plantearían sus argumentos , que no tienen por qué coincidir aun en el caso de que defiendan la misma respuesta a la pregunta del referéndum. Por ejemplo, aunque CiU y el CUP son ambos independentistas, sus razones para la independencia no son las mismas: CiU hace más hincapié en los aspectos etnicistas e identitarios ("Catalunya es una gran nación histórica oprimida por España"), y el CUP en los sociales ("en el actual marco constitucional, el Estado español es demasiado retrógrado y reaccionario como para hacer posible una reforma social profunda desde su interior, y por eso hay que romperlo"). Del mismo modo, aunque españolistas y federalistas coinciden en apoyar la unidad, sus argumentos para defenderla son contrapuestos: para el PP, UpyD y Ciutadans, los argumentos son etnicistas e identitarios ("España es una gran nación milenaria acosada por perversos enemigos internos que siempre han deseado destruirla"), mientras que para los federalistas (IU y el PSC), los argumentos son de tipo social, político y democrático ("la enorme pluralidad y diversidad de los colectivos y comunidades de España exige una profunda descentralización administrativa y el autogobierno dentro de una federación, lo que permitiría una representación política más efectiva de los habitantes de cada comunidad o territorio").

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me habeis convencido, amigos. De hecho, yo he mismo he puesto esta opción, que era la del PSUc-viu, poco convencido. Gracias por las paortaciones.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, Luis, por la clarificación conceptual que introduces en tus textos, y que nos ayuda a reflexionar con más precisión y rigor sobre todos los temas que planteas. De hecho, creo que tampoco había tanta diferencia entre nuestras posturas iniciales. Por otra parte, este asunto es muy complejo y seguramente hay varias alternativas distintas que pueden ser igual de correctas y bien fundamentadas. En cualquier caso, Luis, tus posturas siempre están muy bien argumentadas y fundadas y son muy ponderadas y lúcidas, y siempre merecen una atenta consideración. De hecho, Luis, creo que yo nunca hubiera llegado a una conclusión mínimamente clara sobre este asunto si no hubiera leído tus textos y los de Lorenzo Peña. Pero el asunto es muy confuso y contradictorio de por sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creí haber enviado este escrito hoy por la mañana (18.11.2012), pero al no verlo publicado tengo ahora mis dudas:

    En esto de los mecanismos de gestión democrática, pienso que el tamaño sí importa. La democracia directa puede funcionar a nivel de grupos pequeños y hasta medianos. Hablar de mi pueblo con unos 28.000 habitantes, es hablar de democracia representativa. No digamos ya de un estado de millones de habitantes. Me refiero además a una democracia que funcione, con un gobierno que gobierne, que sea operativa a gran escala. Que dé margen a la reflexión templada frente a los calentones directos. Eso sí, la mejor democracia representativa, siempre perfeccionable. Complementada con cauces participativos, abiertos a la ciudadanía que en cada caso quiera intervenir. Porque también hay que respetar y asumir que no todo el mundo y en todo momento y lugar va a querer participar. Y por supuesto bajo la jurisdicción de una Constitución Democrática que garantice los Derechos Humanos. No está de más añadir que la, sacralizada por algunos, democracia directa puede ser igualmente muy manipulable y dar lugar a verdaderas luchas intestinas por dirigirla. Yo lo viví en los años 70. No hay que idealizarla y es imposible en sociedades de gran tamaño. El derecho al referendum consultivo y decisorio es otro buen complemento, ha de ser regulado y, por supuesto, nunca podrían ser sometidas a consulta medidas que atentaran contra los citados Derechos Humanos constitucionalmente reconocidos.

    Si partimos de que el derecho a autodeterminarse de las personas es uno de los Derechos Humanos que no puede ser sometido a votación, en el caso de la autodeterminación de las que componen una Comunidad Autónoma, directamente habría de pasarse al procedimiento para decidir la independencia o no de esa Comunidad, sin ningún peaje previo de “decidir si se puede decidir”. En cuanto a la consulta, creo que con toda claridad hay que plantear la separación o no. Introducir una tercera pregunta de unión federal (o alguna otra más), no daría mayoría suficiente a ninguna de las opciones y quedarían las cosas como están, esto es, a favor del unionismo. Y una vez más se barrería el problema bajo la alfombra. Por otra parte pienso que la descentralización-federalización del Estado es una profundización de la democracia que quienes sinceramente se sienten incómodos en el Estado de las Autonomías, tenían y tienen que pelearlo de motu propio en todo momento, sin dar la impresión de sacarlo de la chistera y usarlo como escudo cuando los independentistas pasan a la ofensiva.

    Por lo que respecta al referendum que solicitan algunos sindicatos, me remito a lo mismo: son personas asociadas a las que les reconozco el derecho democrático a tramitarlo. Esté o no de acuerdo con su pretensión, me guste o no, o considere si es o no su cometido. Las urnas pondrán a cada uno en su sitio.

    Referirse a la insurrección como derecho democrático me parecen palabras mayores y es tratar peligrosamente a la ligera el concepto. A no ser que califiquemos erróneamente de insurrección a las movilizaciones y huelgas que se están dando actualmente en Europa. Para mí, una insurrección es una sublevación en toda regla con implicaciones violentas, ajena a cualquier derecho legislado.

    “…y con las elecciones”. Ahí le duele. Porque luego resulta que sólo con la suma de los votos del PP y del PSOE desaparece el espejismo de “las mayorías” en las plazas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Agustín. De acuerdo en mucho spuntos. matices en otros. El derecho de autodeterminación de los pueblos, de acuerdo. El problema es quien es el pueblo. ¿ España ? ¿ Cataluña ? ¿ Els Països catalans ? ¿ País Vasco ? ¿ Euskadi ? Por esto yo creo que son los representantes de una comunidad los que deberían solicitarlo cuando o bien la propia comunidad con firmas suficientes. De acuerdo que se debería reformar la Constitución para contemplar este derecho.
    De acuerdo que la palabra "insurrección 2 es excesiva. me refeía a manifestarse en las calles.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Echo en falta debatir sobre la democracia representativa, participativa y directa. ¿Qué opináis sobre lo apuntado por mí en el primer párrafo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. perdona Agustín, no he dicho nada porque estoy completamente de acuerdo. he estado trabajando teorias radicales de la democracia, como la de Cornelius Castoriaids y Jacques Rancière ( están en el blog). Castoriaids defiende la democracia directa, es seductor pero he acabado pensando olo mismo que tú. Rancière habla de la democracia como movilización. Está bien pero lo que importa es el gobierno. La mejor definición me parece la de Charles Tilly : es la consulta amplia,protegida y vinculante a los ciudadanos. Tú lo has concretado muy bien.
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. ZYGMUND BAUMAN