miércoles, 6 de octubre de 2010

UN RECUERDO PARA CARLOS CASTILLA DEL PINO

A Carlos Castilla del Pino no lo conocí personalmente, por lo cual el vínculo que me une a él es exclusivamente desde mi imaginario. La reflexión a partir de su muerte será, por tanto, más mental que emocional. Pero estará lejos de ser lo que acostumbran a ser estas necrológicas de hombres públicos : una formulación de vidas ejemplares. Sólo recuerdo a Gregorio Morán como el que tuvo el valor de criticar a un hombre público después de su muerte, mientras que los demás se deshacían en elogios, que es lo que nos pide la ideología políticamente correcta como versión actual de la hipocresía social.
Carlos Castilla del Pino me iluminó en mi primera juventud, en los años 70. A falta de maestros vivos y directos uno tiene que recurrir a la letra escrita, que aunque como decía Platón es letra muerta, no por ello nos deja de transformarnos. Y esto es lo que hizo Castilla del Pino con los libros que leí con avidez y placer. Su libro sobre “La incomunicación” fue especialmente relevante para entender mi vida cotidiana; su “Estudio sobre la depresión” que todavía recuerdo para entender este malestar tan de la época, tenía un rigor y una lucidez que todavía supera casi todo los que se ha escrito posteriormente. Su “Psicoanálisis y marxismo” fue una excelente puerta para entrar en Freud y en Marx y también para entender con un mínimo de seriedad a Marcuse, que nos entraba mal por la vía confusa de la “contracultura”. Luego he leído poco de él pero recuerdo sus extraordinarios prólogos a autores heterodoxos Grodeck o Deleuze. Me hubiera gustado leer sus memorias y espero hacerlo en algún momento, aunque como ya expliqué en otro escrito prefiero siempre los diarios, que me parecen más auténticos. Tampoco pude leer porque enseguida se descatalogó su estudio sobre el delirio, al que devolvía un estatuto de dignidad como algo propio de la condición humana y no una simple perturbación mental a eliminar. Me encantó que dijera que Cervantes fue uno de los mejores psicólogos de todos los tiempos, para escándalo del cientifismo estrecho.
Pero Carlos Castilla del Pino era muy sincero, tanto que lo que dijo en la última entrevista que dio hace pocos años en el suplemento de “El País” constituyó un escándalo. Dijo que “la muerte de su padre había sido una liberación, que le había afectado más la pérdida de una cátedra que la muerte trágica de una hija y que la muerte trágica de cinco de sus siete hijos, siempre en un proceso de autodestrucción, había sido una fatalidad de la que no se sentía culpable.” A partir de entonces lo he asociado con la paternidad en su dimensión trágica. El drama de la paternidad, tan caro a la tradición psicoanalítica que inspiró a Carlos Castilla del Pino aunque sin encadenarle a ella, se transforma en su caso tragedia. Porque es la muerte lo que resulta trágico por su carácter fatal mientras que el drama nos sitúa en un escenario en que nuestras acciones voluntarias conducen al conflicto, a la culpa y al sufrimiento. Vivir la muerte del padre como una liberación se sitúa en este drama pero resulta extraño entender la muerte de los hijos como una fatalidad sin culpa, sin conflicto, sin sufrimiento. Como él mismo dijo esta fue la parte oscura de su vida, la familiar, mientras que su parte clara la encontramos en su trabajo, en su obra, en su lucha, en su amistad.
El recuerdo final de Carlos Castilla del Pino, que me ayudó con sus escritos a avanzar en la comprensión del mundo gris en que viví mi juventud, me remite entonces a un hombre brillante pero con su parte oscura, como todos, no a un santo que seguramente ni él pretendió ser.
La muerte de Carlos Castilla del Pino no por esperada ( por edad y enfermedad) remite otra vez a la tragedia de la condición humana, este “ser-para-la muerte” ( como decía Heidegger, si me lo permiten sus inquisidores). Los animales nacen, viven y perecen. Nosotros morimos, es decir, cumplimos el plazo anunciado de nuestra finitud, del que no podemos nunca olvidarnos. Acabaré este artículo con una reseña de su último libro publicado.

Conductas y actitudes.

Carlos Castilla del Pino
Ed. Tusquets, Barcelona, 2009.
273 páginas

  Escrito por Luis Roca Jusmet

Carlos Castilla del Pino, fallecido hace pocos meses, nos iluminó a muchos de los que fuimos jóvenes en los años 70 y padecimos el desierto cultural del franquismo. Su “Psicoanálisis y marxismo” fue una excelente puerta para entrar en Freud y en Marx y también para entender con un mínimo de seriedad a Marcuse, que nos entraba mal por la vía confusa de la “contracultura”. Otros libros sobre temas cotidianos, como la incomunicación o la depresión, proporcionaron valiosas claves para entendernos mejor a nosotros y a nuestros semejantes. Con un claro compromiso político de izquierdas (que le ocasionó serias dificultades en su carrera académica) fue también una referencia para la psiquiatría renovadora en nuestro país. Tuvo la libertad de espíritu como para decir que Cervantes fue uno de los mejores psicólogos de todos los tiempos, para escándalo del cientismo más dogmático y estrecho.
“Conductas y actitudes” es un buen libro, aunque no es el testamento teórico de Castilla del Pino que muchos hubiéramos deseado. Es un conjunto de escritos interesantes pero sobre los que no hay que hacerse una expectativa desmesurada. Con un hilo conductor que es la conducta humana y sus motivaciones, recoge algunos artículos ya publicados y otros inéditos. Todos ellos merecen ser leídos y son una buena introducción para esta psicología mundana, no académica, que a todos nos interesa.
Los dos primeros (“La cara y el rostro” y “Ver y mirar”) son, de manera complementaria, muy sugerentes y originales. El tercero (Teoría del personaje. La identidad) que es el artículo más ambicioso del libro, resulta a mí entender el más fallido. El tema, extraordinariamente rico y complejo) queda resuelto de una manera parcial y algo pretenciosa. Los siguientes artículos, en cambio, teniendo menos expectativas teóricas, me parecen mucho más consistentes. El estilo claro y sintético continua con “La extravagancia”, “La impostura” y “La obscenidad”, también muy válidos en el análisis de problemáticas más específicas. El dedicado a “La sospecha, suspicacia, paranoia” vuelve, sin demasiadas aportaciones, sobre una temática ya bastante tratada desde la psicología y la psiquiatría
Los dos artículos que me parecen más potentes son los dedicados a “La envidia” y a “El odio”, ambos tratados con una profundidad y un rigor que no excluye la necesaria claridad. Son temas imprescindibles de analizar con libertad crítica, ya que la corrección política lleva a veces a ocultarlos, o a presentarlos como anomalías cuando son sentimientos humanos, que con más o menos intensidad tienen un carácter universal. Pero hay detrás de estos análisis una teoría del sujeto y de los sentimientos con los que mantengo alguna discrepancia. En primer lugar me parece que la teoría del sujeto se centra demasiado en lo imaginario, olvidando la fecunda distinción que hace Lacan entre lo simbólico y lo imaginario. Esta diferencia se basa en la consideración de que lo simbólico es el lenguaje humano y la consideración de que el sujeto es, en cierta manera, un efecto del lenguaje simbólico. Hay sujeto porque hablamos y lo hacemos incluso de nosotros mismos, del propio yo. Por otra parte Castilla del Pino identifica explícitamente los sentimientos con las emociones. Me parece que da más juego el planteamiento del gran neurocientífico Antonio Damasio, que plantea que la emoción es la reacción corporal y el sentimiento la idea y la conciencia mental de esta emoción. Diferencia que, entre otras cosas, nos permite considerar los sentimientos como específicamente humanos y las emociones como ampliables al mundo animal.
Podemos concluir esta reseña diciendo que es un libro que merece ser leído porque los temas que trata, con rigor y con claridad, interesan a cualquier sujeto humano que quiera comprenderse a sí mismo y a sus semejantes más allá de los tópicos imperantes. Castillo del Pino ha ido ganando con el tiempo en la utilización de un lenguaje más coloquial que el que utilizaba en sus primeros escritos. El lector inquieto disfrutará con esta lectura, ya que además de interesante en su contenido es un libro que, como todos los de su autor, está muy bien escrito.

2 comentarios:

  1. interesante tu reseña. de Castilla del Pino yo he leído sus memorias y desde mi particular punto de vista en el momento en el que las leí saqué mis conclusiones. Las puse en mi blog, no tienen tanto que ver sobre cuestiones psicológicas, sino político-religiosas de nuestro país. El asunto de su fallida cátedra en cuatro ocasiones, cátedra más que merecida y que sólo casi a punto de jubilarse le otorgaron los socialistas. Es penoso como funciona el poder en España con respecto a la intelectualidad.
    http://sinmiedoalopusdei.blogspot.com.es/search/label/castilla%20del%20pino

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana. Tomo nota de tu comentario

    ResponderEliminar

Temas

. .LUIS ROCA JUSMET ABUSOS SEXUALES A NIÑOS ADA COLAU. AFECTO AGUSTIN BASAVE AGUSTIN GARCIA CALVO AGUSTIN GARCIA CALVO. AJOBLANCO ALAIN BADIOU ALBERT CAMUS ALBERTO MONTERO ALBERTO ROYO ALEGRÍA; DOLOR ALEJANDRO TEITELBAUM ALEXANDER KÒJEVE ALEXANDER NEHEMAS ALFONSO GALINDO ALFRED HITCHCOCK AMADOR FERNANDEZ-SAVATER AMARTYA SEN AMOR AMSTERDAM ANA AZANZA ANALISI POLïTICO ANALISIS POLITICO ANDRÉ MALRAUX ANDREA GREPPI ANGEL DIAZ DE RADA ANNA QUINTANAS ANTONIO DAMASIO ANTONIO J. ANTON FERNANDEZ ANTONIO MUÑOZ MOLINA ANTONIO ORIHUELA ANTROPOLOGIA ARISTOTELES ARISTÓTELESARISTOTELES ARLIE RUSSELL HOCHSCHILD ARNOLD i. DAVIDSCON ARNOLD i. DAVIDSON ARTE ARTES MARCIALES ARTHUR ROSENBERG ATEISMO AUTOBIOGRAFIA AUTORIDAD BALTASAR GRACIAN BANSKY. BARCELONA BELLEZA BERLIN BERTRAND RUSSELL. BIOETICA BIOPOLITICA BRIAN GOLDWIN BRUCE ROSENBLUM BRUNO BETTELHEIM BUDAPEST BUDISMO CARL J. JUNG ) CARLO SAVIANI CARLOS CASTILLA DEL PINO CATHERINE MILLOT CESAR RENDUELES CHANTAL MOUFÉE CHARLES TAYLOR CHARLES TILLY CHINA CHRISTINE ANGOT CIBERESPACIO CIBERGUERRA CIBERSEXO CINE CINISMO CIORAN CIUDADANO BIOLOGICO CLAUDE LEFORT CLAUDIO NARANJO CLEMENCE ROSSET CLEMENCE ROSSET. ClÉMENT ROSSET COMUNISMO CONFUCIO CORNELIUS CASTORIADIS COSMOPOLITISMO CUERPO CULPA DANIEL BLANCHARD DANIEL COHEN DANIEL GOLEMAN DANIEL KAHNEMAN DARIAN LEADER DAVID H. FINKENSTEIN DAVID HELD DAVID HUME DAVID HUME. DAVID LYNCH DELIRIO DEMOCRACIA DEPORTE DERECHO DERECHOS HUMANOS DESCARTES DESEO DIANA S. RAVINOVICH DIDACTICA DE LA FILOSOFIA DIGNIDAD DOLOR DOLOR. SLAVOJ ŽIZEK DOLORES PAYÁS DOMENICO MORO ECONOMIA CRITICA EDUARDO GALEANO EDUCACION EJERCICIOS ESPIRITUALES EL CUIDADO DE SI EL VIEJO TOPO ELEANOR ROSCH EMOCIONES ENEAGRAMA ENRIQUE UJALDÓN ENSAYO EPICTETO. EPICUREISMO EPISTEMOLOGIA ERASMO DE ROTTERDAM ERICH FROMM ERNESTO LUCLAU ERNST CASSIRER. ERNST JÜNGER ESCRITURA ESCUELA DE KYOTO ESQUIZOFRENIA ESTADIO DEL ESPEJO ESTADO ESTETICA ESTOICISMO ETA ÉTICA EUGENIO TRÍAS EUSKADIKO EZQUERRA EUTANASIA EVA ILLOUZ EVAN THOMPSON EXPERIENCIA FALANGE FASCISMO FELICIDAD FELIPE MARTINEZ MARZOA FÉLIX GUATARI FELIX GUATTARI FÉLIX OVEJERO. FERNANDO DIAZ FERNANDO SAVATER FILOSOFIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA FILOSOFIA DE LA CIENCIA. FILOSOFIA DE LA CULTURA FILOSOFIA DEL CUERPO FILOSOFIA DEL LENGUAJE FILOSOFIA ESPAÑOLA FILOSOFIA MORAL FILOSOFIA MORAL. FILOSOFIA Y CHINA FILOSOFIA Y FISICA FILOSOFIA Y LOCURA FILOSOFIA Y MEDICINA FILOSOFIA Y PSICOANALISIS FRANCESC TOSQUELLES FRANCISCO J. VARELA FRANCISCO VAZQUEZ GARCIA FRANÇOIS ANSERMET FRANÇOIS CHENG FRANÇOIS JULLIEN FRANÇOISE DOLTO FRED KUTTNER FREUD FREUD. FRITZ PERLS GAIZKA FERNANDEZ SOLDEVILA GEOGRAFIA GEORGES BATAILLE GEORGES BATAILLE.ELISABETH ROUDINESCO GEORGES CANGUILHEM GEORGES DIDI-HUBERMAN GERARD GUILLERAULT GERARD MENDEL GERARDO PISARELLO GERD BAUMANN GILLAD ATZMON GILLES DELEUZE GILLES LIVOPETSKY GIOGIO COLLI GIORGIO AGAMBEN GIORGIO COLLI GIOVANNI ARRIGHI GLOBALIZACION GOETHE GONÇAL MAYOS GRÉGOIRE LALIEU GREGORIO LURI GUILLEM MARTINEZ GUINEA ECUATORIAL GUSTAVO BUENO GUY DEUTSCHER HAIKU HANNA ARENDT HAQ HEGEL HERVE TANQUERELLE HISTORIA HOBBES HOLANDA HOLDERLIN HUMBERTO MARTURANA. IAN HACKING IAN PARKER IDENTIDAD IDENTIFICACIÓN IDEOLOGIA IDEOLOGÍA IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO IGNASI ALBADI ILLYA PRIGOGINE IMAGINACIÓN IMAGINARIO IMMANUEL KANT IMMANUEL WALLERNSTEIN INDIA INTELIGENCIA EMOCIONAL INTELIGENCIAS MÚLTIPLES INTERCULTURALISMO INVIERNO JACOBO MUÑOZ JACQUES LACAN JACQUES LACAN; SLAVOJ ŽIZEK JACQUES LACAN. JACQUES RANCIÈRE JAIME PASTOR JAVIER PÉREZ ANDÚJAR JAVIER PETEIRO JEAN ALLOUCH. JEAN FRANÇOIS BILLETER JEAN MARIE GUYAU JEAN OURY JEAN PAUL SARTRE JEAN-LOIS BEAUVOIS JEREMY CORBIN JEROME KAGAN JESÚS ESQUERRA GÓMEZ JOAQUIN ABELLAN JOHN GRAY JOHN LOCKE JOHN NART JOHN READ JOHN SCOTT JOHN STUART MILL JOHN STURAT MILL JORDI AMAT JORDI RIBA JORDI ROCA JUSMET JORGE ALVAREZ YAGÚE JORGE LUIS BORGES JOSÉ ALVAREZ JUNCO JOSE ANGEL RODRIGUEZ RIBA JOSE ANTONIO CERRILLO JOSE ANTONIO PEREZ TAPIAS JOSE LUIS MONEREO JOSE LUIS MORENO PESTAÑA JOSE MANUEL NAREDO JOSE MANUEL ROCA JOSE Mº TORTOSA JOSEBA ARREGI JOSEP FONTANA JOSEP MOYA JUAN CARLOS USÓ. DROGAS JUAN COLOMAR JUAN MANUEL NAREDO JUDITH SHAKLAR JULIAN MARÏAS JUNG JUSTICIA KANT KAREN AMSTRONG KARL MARX KARL POLANYI KATE PICKETT KIERKEGAARD KOJIN KARATANI KWAME ANTHONY APPIAH KWANE A. APPIAH LEIBNITZ LEIBNIZ LEON BLUM LEOPARDI LESLIE JAMISON LEY LIBERALISMO LIBERTAD LIGA COMUNISTA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA LIONEL SHRIVER LO REAL LOCURA LOGICA LOREN M.MOSHER LOUIS ALTHUSSER. LUDWIG WITTGENSTEIN LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET LUIS ROCA JUSMET. LUIS VEGA REÑÓN LYNNE RAMSAY MANUEL ATIENZA MANUEL FERNANDEZ BLANCO MANUEL SACRISTAN MAQUIAVELO MARC PERELMAN MARCO AURELIO; MARGARITA VON TROTTA MARIO IZCOVICH MARIO MONTINARI MARK FISCHER MARQUES DE CONDORCET MARTIN ALONSO MARTIN GARDNER MARTIN HEIDEGGER MARX. MASSIMO RECALCATI MATTHEW STEWART MAURICE MERLAU PONTY MAURICE MERLEAU PONTY MECANICISMO MENCIO MICHEL FOUCAULT MICHEL FOUCAULT. MICHEL J.SANDEL MIGUEL ABENSOUR MIGUEL BASSOLS MIGUEL MOREY MIGUEL POVEDA MIQUEL BASSOLS MIRCEA ELIADE MOHAMED HASSAN MONTAIGNE MONTSERRAT GALCERAN MONTSERRAT RODRIGUEZ MULTICULTURALISMO MULTINACIONALES MUNDOS PARALELOS MÚSICA NACIONALISMO NAZISMO NEOLIBERALISMO NEPAL NEUROCIENCIAS NICOLAS SANCHEZ VARELA NIETZSCHE NIKOLAS ROSE OCTAVE MANNONI ODIO ONTOLOGIA OPUS DEI ORTEGA Y GASSET PABLO CIACCIARI PABLO IGLESIAS. PACO FERNANDEZ BUEY PARANOIA PARRESIA PASIOMES. PASIONES PATERNIDAD PAUL RICOUER PAUL THOMAS ANDERSON PECADOS CAPITALES PEDAGOGIA PEDRO LAIN ENTRALGO PERCEPCIÓN PERE SABORIT PERE SABORIT. PEREZA PERSONA. PERVERSiÖN PHILIP PETTIT PHILIPPE PETTIT PIERRE BAYLE PIERRE CLASTRES PIERRE HADOT PIERRE MAGISTRETTI PLACER PLATON PLATON. PODEMOS PODEMOS UNIDOS PODER PASTORAL PODER; LIBERTAD POESIA POPPER POPULISMO: PRIMAVERA PSC PSICOANALISIS PSICOANALISIS Y MEDICINA PSICOANALISIS Y NEUROCIENCIAS PSICOANALISIS Y POLITICA PSICOANALISIS. PSICOLOGIA PSICOSIS PULSION PULSIÓN DE MUERTE QUENTIN MEILLLASOUX RAFAEL BURGOS RAFAEL DIAZ SALAZAR RAFAEL LÓPEZ ROMO RAMON CASARES RAMON RODIGUEZ PRADA RAYMOND ARON RAYMOND DEPARDON RECONOCIENTO REMO BODEI REPUBLICANISMO RESPETO RESPONSABILIDAD RICARDO ESPINOZA RICHARD A. CLARKE RICHARD P. BENTALL RICHARD PEET RICHARD RORTY RICHARD RORTY. RICHARD SENNETT RICHARD WIKINSON ROBERT K. KNAKE ROBERTO AUGUSTO ROBERTO ESPOSITO ROBERTO MUSIL ROBERTO SAVIANA ROGER BARTRA ROUSSEAU RUDIGER DAHLKE SALVADOR LOPEZ ARNAL SAMI-ALI SAMURAI SANDOR MARAI SANTIAGO CASTELLANOS SANTIAGO LOPEZ PETIT SCHOPENHAUER SENECA SENSACIONES SENTIMIENTOS SEXUALIDAD SHAKESPEARE SHELDON S.WOLIN SIGMUND FREUD SIMBOLICO SIMONE WEIL SIRIA SISTEMA ELECTORAL. SLAVOJ ŽIZEK SOCIALDEMOCRACIA SOCIEDAD SOCIOLOGIA SOCIOLOGIA. SOCRATES SÓCRATES. SPINOZA STEVEN B. SMITH SUICIDIO SUJETO SUPERYO. SYRIZA TAISEN DESHIMARU TAOISMO TEORIA POLITICA TEORÍA POLíTICA TERAPIA GESTALT TERRY EAGLETON THORDWARLD DETHLESFSEN TIEMPO TIM JACKSON TOMAS R. VILLASANTE TONY JUDT TOTALITARISMO TRANSICION TRASTORNOS ALIMENTARIOS TRSTEZA TTIP TZEVAN TODOROV TZVETAN TODOROV VALENTIN GALVAN VEJEZ VERANO VERDAD VERGUENZA VIAJES VICENTE SERRANO LOBATO VIENÇ NAVARRO VIOLENCIA VITALISMO W.O. QUINE WALTER BENJAMIN WALTER SCHIMID WITTGENSTEIN YAMAMOTO TSUNETOMO. YIDAHISMO; YIHADISMO ZYGMUND BAUMAN